Algarroba a la taza

¡Muy buenas!

¿Cómo va todo?

Aprovecho que hace unas semanas impartí un taller sobre cocina saludable con algarroba, para el Espai Ebre Km0, del Ajuntament d’Amposta, para compartiros una de las recetas que más triunfaron en la sesión: la algarroba a la taza.

Una receta sencilla, rápida y perfecta para cualquier tarde de otoño e invierno, cuando apetece algo calentito que nutra y refuerce. Además, sabes que está hecho con los mejores ingredientes. Así que es muuucho más saludable que el chocolate a la taza convencional: sin lácteos, sin azúcar. Y sólo necesitas 4 ingredientes base (+ algún extra opcional) que fácilmente tendrás en casa.

Antes de empezar con la receta, te quería presentar un poquito a nuestra amiga la algarroba, que es no es más que el fruto del árbol llamado algarrobo. Resulta que desde hace miles de años que ha estado vinculado al paisaje de la costa mediterránea. ¿No tienes memorias, de cuando eras peque, de ir al campo y chupar una vaina de algarroba?

Sí, desde siempre la algarroba ha estado en nuestros campos (los que están más cerquita del mar Mediterráneo). Y, de hecho, España es el país con más producción de algarroba a nivel mundial. Aunque también goza de mucha popularidad en otras partes del mundo, como Argentina, Perú, Marruecos y varios países mediterráneos.

La algarroba pertenece a la familia de las leguminosas, y tiene forma de vaina de color marrón oscuro que contiene, a su vez, una tierna pulpa y las semillas, más duras. Para obtener la harina de algarroba, que es el modo en el que más se suele encontrar la algarroba para consumo humano, se separa la pulpa, se tuesta y se tritura hasta obtener el polvo que conocemos. Con las semillas, se elaboran otros preparados también muy interesantes, como la goma de garrofín, que actúa como gelificante natural y es conocido en el mercado como E-410.

Propiedades

Lo que, sin duda, me parece más interesante de este fruto es, por un lado, que es local, con lo cual con su elección favorecemos un consumo consciente. Y, por otro lado, sus beneficios para nuestro organismo:

  • Y es que, a diferencia del cacao, la algarroba no contiene teobromina y, por lo tanto, no excita ni resulta adictiva. Es perfecta para toda la familia y, en especial, para los más pequeños de la casa. Si notas que a tu hij@ le excita el cacao/chocolate, te recomiendo que evites el cacao a partir de cierta hora de la tarde y optes por elaboraciones, más suaves, a partir de la algarroba.
  • A diferencia del cacao, no contiene ácido oxálico, que inhibe la absorción de hierro y calcio.
  • Además, la algarroba es muy baja en grasas, en comparación con su compañero el cacao. Ideal para quien siga una dieta pobre en grasa.
  • También es muy rica en taninos, con lo cual tiene un gran poder astringente. Perfecto para casos de gastroenteritis y diarreas.
  • Su sabor es dulce, con lo cual no necesitaremos añadir tanto endulzante como si usáramos cacao en polvo. Puedes utilizarla como sustituto del cacao en cualquier receta. Sólo te recomiendo empezar con menos cantidad de dulce e ir añadiéndole el endulzante poco a poco, hasta encontrar su punto.

Hoy empezamos con una receta bien sencilla para ir familiarizándonos con ella, si es que aún no la conoces: la algarroba a la taza, un “chocolate caliente” ideal para estos días tan fresquitos. 😉 Funciona de maravilla como merienda, es vegana, sin gluten, sin edulcorantes refinados. Y además con todos los beneficios de la algarroba (por supuesto, también la puedes hacer cambiando la harina de algarroba por cacao en polvo puro).

Pues bien, te dejo con la receta:

Ingredientes (para 2 personas)

  • 2 tazas de bebida vegetal de arroz (500 gr)
  • dos cucharadas de harina de arroz (20 gr)
  • 2 cucharadas de harina de algarroba (20 gr)
  • Una pizca de canela
  • 2 cucharadas de melaza de arroz (50 gr)
  • Nata de coco (opcional) a partir de una lata de leche de coco ecológica

Elaboración

  • Para la nata de coco, ponemos la lata de leche de coco a la nevera la noche anterior, para que se separe la parte sólida de la parte líquida.
  • Para preparar la algarroba a la taza, empezamos poniendo a calentar una taza y media de bebida vegetal en un cazo, al fuego.
  • Mientras tanto, mezclamos en un bol la media taza de bebida de arroz que quedaba, la harina de arroz, la harina de algarroba, la melaza y la canela. Y lo batimos todo con las varillas.
  • Cuando la leche del cazo empiece a hervir, introducimos la mezcla que tenemos en el bol. Y vamos mezclando con las varillas, hasta que empiece a hervir y espesar. Apagamos el fuego y servimos.
  • Podemos decorar con un poco de nata de coco. Se hace batiendo, en un bol, la parte de arriba (la parte sólida) de la lata de leche de coco y listos.

Observaciones

  • Puedes cambiar la bebida de arroz por cualquier leche vegetal de tu agrado. En este caso, posiblemente tendrás que ajustar la cantidad de dulce que añades a tu algarroba a la taza. Y es que la leche de arroz es bastante más dulce que otras, como la de avena o la de soja natural.
  • Puedes cambiar la canela en polvo por chile en polvo o la raspadura de media vaina de vainilla. A mí, personalmente, me encanta el chocolate con chile 🙂
  • También puedes cambiar la melaza de arroz por tu endulzante favorito. Te recomiendo este en particular porque es muy suave y bastante equilibrado. Si usas, por ejemplo, sirope de ágave, tendrás que utilizar mucha menos cantidad, porque su poder endulzante es enorme.

 

Para esta receta, vas a necesitar:

Batidor de varillas

Este batidor de varillas de silicona platino, de la marca Lurch, es una gran opción, porque el material es seguro, y es muy cómodo de usar y limpiar. Lo puedes encontrar en Conasi aquí, y si es tu primera compra, tendrás un 5% de descuento con el código CNS-NATURALMENTE.

Olla SKK de calidad superior

SKK es una marca en quien confío plenamente. Porque sus ollas y sartenes están fabricadas con materiales libres de tóxicos y sin PFOA. Esta que te enlazo aquí es el modelo pequeño, indicado para todo tipo de cocinas excepto inducción. Tienes un montón de tamaños y toda una gamma especial para inducción.

Bol de acero inoxidable

Me gustan los boles de acero inoxidable porque son libres de tóxicos y mucho más cómodos de manejar que los de vidrio. Por eso, para cocinar uso boles de acero inoxidable, como estos de “A slice of green”, fabricados en acero inxocidable de la mejor calidad — los puedes encontrar aquí. Y, para servir, prefiero un bonito bol de cristal, como este de aquí.

Y si te ha gustado la receta…

Seguro que te van a gustar estas recetas dulces y a base de cacao. Te recuerdo que puedes cambiar el cacao por algarroba siempre que quieras ;):

 

¿Me echas una mano y compartimos la receta? 😉

Desayuno de avena, chía e higos

O el clásico overnight oats con semillas de chía, tahín e higos

 

¡Muy buenas! ¿Cómo estás? Espero que muy bien 😊

Hoy te traigo una receta que te va a encantar, primero, porque es súper fácil de hacer y, segundo, porque es muy nutritiva y saludable: un delicioso desayuno de avena con chía e higos.

Este desayuno no es más que mi versión personal del clásico overnight oats: un desayuno que consiste en copos de avena remojados durante toda la noche (ya sea en agua, zumos naturales o leche o bebida vegetal) y que, últimamente, se ha puesto bastante de moda en el mundo healthy.

En cualquier caso, no es que este desayuno haya surgido de la nada. De hecho, la idea de dejar los copos de avena en remojo durante la noche ya hace décadas (incluso siglos) que se viene haciendo: el Bircher Muesli, un desayuno típico de Suiza, es donde se encuentra, en realidad, el origen del overnight oats actual.

El doctor suizo Max Oskar Bircher-Benner, creador del muesli, fue quien introdujo esta novedosa técnica de remojar los copos de avena y, en su propuesta, estos se mezclaban con manzana rallada a la hora de consumirlos. De ese modo, sus pacientes introducían más fruta en su consumo diario.

Actualmente, en Internet podrás encontrar mil versiones del overnight oats: con plátano y nibs de cacao; fresas y semillas de chía; zanahoria rallada, nueces y canela (al más puro estilo carrot cake); yogur y arándanos; cacao y mantequilla de cacahuetes; mango, piña y coco rallado (en su versión más tropical)… en fin, que tienes tantas posibilidades como se te ocurra. Además, siempre puedes hacer la receta con las frutas, semillas y frutos secos que tengas en casa, pues es una propuesta que funciona muy bien con casi cualquier ingrediente.

Hoy te propongo, para empezar, una receta más bien básica: el desayuno de avena con semillas de chía, higos y mantequilla de sésamo (tahín). Esta propuesta es perfecta para la temporada de finales de verano y otoño, el momento en el que empiezan a bajar las temperaturas, pero aún no ha llegado el frío invernal. Cuando llega invierno, te aconsejo que optes por un reconfortante porridge, calentito y reparador, el típico desayuno escocés también a base de copos de avena pero ya cocidos y que, por lo tanto, genera mucho más calor interior que la receta de hoy.

En la propuesta que tienes a continuación, he optado por esta combinación porque los higos combinan a la perfección con el tahín, ya lo verás. 😊 Además, le he añadido también semillas de chía para aportarle un poco más de textura crujiente a la preparación. En origen, el overnight oats se prepara con copos de avena gruesos, pero a mí personalmente me resultan mucho más digestivos los copos finos, y por eso en la foto verás que he usado estos últimos. La única diferencia a la hora de preparar la receta es que con los copos finos necesitarás poner un poco más de líquido al remojo que con los gruesos.

Una de las ventajas que me gusta destacar de la esta receta es que es el desayuno perfecto para llevar de viaje. Te preparas el tarro la noche anterior y te funciona de maravilla como desayuno o merienda del día siguiente. A mí no hay cosa que me siente mejor cuando estoy fuera de casa que un desayuno nutritivo y reparador 😉

Si tienes calor y te quieres refrescar, tómate este desayuno bien fresquito. Si hace frío fuera (y/o dentro de ti) y te apetece algo más reconfortante, puedes calentar tu overnight oats unos minutos en un cazo mediano. Queda también la mar de bien.

Te dejo ya con la receta, para que la disfrutes 😉

 

Ingredientes (para 3 personas)

  • 1 taza de copos de avena tradicionales
  • 2 c.s. semillas de chía
  • 1 c.c. canela en polvo
  • 2 tazas de bebida vegetal de arroz (hasta 2 tazas y ½ si utilizas copos de avena finos)
  • 1 taza de higos o fruta de tu elección cortada a trocitos para decorar
  • 2 c.s. mantequilla de frutos secos (con tahín o crema de cacahuete queda fenomenal)

Elaboración

  • Mezclamos los copos de avena, la canela, la chía, la mantequilla de frutos secos y la bebida vegetal en un recipiente. Y lo dejamos toda la noche en la nevera.
  • A la mañana siguiente, limpiamos los higos y los cortamos a trozos. Los colocamos en un vaso o pote de cristal grande y vamos añadiendo la mezcla de avena. Decoramos con unos higos más y un poco de mantequilla de frutos secos.

 

Para esta receta, he utilitzado:

Recipiente de cristal Centric

Para guardar la mezcla de copos de avena y bebida vegetal, mientras reposa, lo mejor es usar recipientes de cristal. Te enlazo a este de Conasi que tiene dos tapas, una en plástico libre de BPA que cierra herméticamente (ideal para transportar) y la otra de cristal (perfecta para usar en casa). Recuerda que tienes un descuento del 5% por tu primera compra en Conasi usando el código CNS-NATURALMENTE.

Tarro para conserva Weck

Para presentar el overnight oats, he optado por un tarro de cristal del estilo de los tarros para conserva Weck. Tienes el enlace aquí para encontrarlos en Conasi. Y recuerda que con el código CNS-NATURALMENTE, tienes un descuento del 5% en tu primera compra.

Cuchillo de cerámica Kyocera

Para cortar frutas y verduras, un buen cuchillo de cerámica es indispensable en mi cocina. Porque, además, no se desafilan y son más ligeros que los de acero.

Puedes encontrarlo en Conasi aquí. Y recuerda que tienes un 5% de descuento con el código CNS-NATURALMENTE al realizar tu primera compra en Conasi.

Si te ha gustado la receta…

y quieres descubrir recetas similares con copos de avena, te recomiendo que eches un vistazo a las siguientes recetas:

Te agradeceré un montón que compartas esta receta, le des un like o me dejes un mensaje en los comentarios para saber qué te ha parecido 😉

Galletas caseras de avena, arándanos y nueces

¡Buenas!

¿Qué tal estás?

Hace unas semanas que no escribo –he ido a tope de trabajo, entre cursos y retiros—, así que no he tenido tiempo para más. Pero hoy que ya estoy un poco más tranquila, quería aprovechar para compartir contigo esta receta que hace semanas que me venís pidiendo: las galletas caseras de avena, nueces y arándanos.

La verdad es que tenía muchas ganas de encontrar un ratito para compartir esta súper receta contigo, porque es una de esas recetas que cuando la encuentras… bueno, simplemente sabes que has encontrado LA RECETA de galletas de avena.

Durante mucho tiempo he estado haciendo pruebas con galletas a base de avena y plátano. Son rápidas de hacer, te requieren pocos ingredientes y de calidad. Pero siempre me salían demasiado pegajosas o no me acababa de gustar la textura.

Estas, sin embargo, inspiradas en una receta de Lole Salas (@datesandavocados), son diferentes a todas las demás. Sí que vas a necesitar unos cuantos ingredientes más que en la versión fácil de “avena + plátano” (10, en total), pero merece la pena, ya verás.

En estas galletas encontrarás:

  • El punto de crujiente que necesitas, de las nueces.
  • Cremosidad, gracias al aceite de coco.
  • Dulce natural, del plátano y los dátiles. ¿Qué mejor que la propia fruta para endulzar nuestras elaboraciones?
  • Aromas tropicales, gracias al coco rallado.
  • Frescura de los arándanos, que aportan balance a un postre de horno.
  • Consistencia, gracias a los copos de avena y las semillas de chía.

Así que sí, tenemos 10 ingredientes pero te aseguro que cada uno de ellos tiene su función y inciden espectacularmente bien en el resultado.

Te dejo con la receta para que lo compruebes por ti mism@:

Ingredientes (para 12 galletas)

  • 1 taza y ½ copos de avena
  • ¼ taza nueces troceadas
  • ¼ taza coco rallado
  • Una pizca de sal marina
  • ¼ taza leche vegetal (de avena o de arroz)
  • 2 c.s. chía
  • 1 plátano
  • 6 dátiles
  • 3 c.s. aceite de coco
  • ½ taza arándanos frescos (o ¼ de taza de arándanos secos)

 

Elaboración

  • En un vaso, ponemos la leche vegetal junto con las 2 cucharadas de chía, y dejamos reposar unos 10 minutos.
  • En el vaso de la batidora, introducimos el plátano, los dátiles, el aceite y la bebida vegetal con la chía, y batimos bien.
  • Incorporamos el coco, la avena, una pizca de sal, las nueces y los arándanos. Y volvemos a batir, pero esta vez a velocidad media y durante menos tiempo (queremos que nos quede algún grumito, para notar los trozos de copos de avena, las nueces y los arándanos).
  • Dejamos reposar la masa durante 20 minutos.
  • Mientras tanto, calentamos el horno a 170ºC con ventilación (o a 180ºC si no tenemos ventilación). Cubrimos una bandeja de horno con papel parafinado.
  • Nos mojamos las manos con un poco de agua, vamos dando forma a las galletas y las colocamos encima de la bandeja.
  • Horneamos 10 minutos por un lado y 10 minutos por el otro. Hasta que las galletas estén ligeramente doradas por ambos lados.
  • Dejamos reposar y tomamos a temperatura ambiente.
  • Las podemos guardar hasta 4-5 días en la nevera, en un tarro hermético.

 

¡Espero que las disfrutéis!

 

Para esta receta, he usado:

Vitamix Ascent 2500i

Para triturar todo lo que se te antoje, ideal para la receta de hoy, porque nos permite triturar incluso las semillas de chía. Una de las mejores batidoras del mercado. Encuéntrala en Conasi aquí y acuérdate de tu descuento del 5% por tu primera compra con el código CNS-NATURALMENTE.

Y, si te gustan las recetas con avena y chía, seguro que te va a encantar estos deliciosos pancakes veganos de avena. El desayuno perfecto para el fin de semana 🙂

 

¿Me ayudas a compartir la receta?

Smoothie bowl de frutos rojos

¡Buenos días!

¿Cómo va todo?

Hoy te presento una receta de desayuno ideal para la primavera: un delicioso smoothie bowl de frutos rojos. Con un plus de avena y chía para un aporte extra de energía.

Con la llegada del buen tiempo, el cuerpo nos pide cada vez alimentos más frescos, más verduras verdes, más frutas, cocciones más ligeras, que nos activan y nos llenan de vitalidad. No sé a ti, pero a mí cada vez me apetecen más los frutos rojos. En especial los arándanos, que están cargados de antioxidantes, nutren mi feminidad y resultan ideales para combatir los radicales libres y para mantenernos bell@s tanto por dentro como por fuera.

¿Y qué mejor propósito para la primavera, que el de nutrirnos de vitalidad, alegría y belleza, sintiéndonos en harmonía con la naturaleza que revive?

Y es que justamente son los ingredientes más estacionales los que nos aportan la dosis de vitaminas, minerales y antioxidantes que necesitamos para renacer con la primavera y sentirnos en sintonía con ella. Los que, de manera natural, alcalinizan nuestro PH y nos ayudan a mantenernos en bienestar, salud y belleza a todos los niveles.

La receta de hoy es muy sencilla y es muy rápida, así que es perfecta para empezar cualquier día a tope de energía. El plátano, la avena y la chía son ingredientes súper energéticos, te ayudarán a aguantar perfectamente hasta la comida y van de maravilla a la hora de practicar deporte. Las fresas y los arándanos aportarán el toque de color al batido. Mientras que la pera le atribuirá neutralidad al conjunto.

Para hacerla, sólo necesitarás una batidora potente y ganas de empezar bien el día. 😊 Si te fijas, no ponemos las frutas congeladas – como se suele hacer en la mayoría de smoothie bowls – porque aún estamos en primavera y no suelen apetecer aún cosas tan frías como en verano.

El punto de espesor que le darían las frutas congeladas lo conseguimos aquí con la chía y la avena. Lo ideal, pues, será dejar reposar el batido unos 10 minutos antes de tomarlo. Para que se asienten los ingredientes y espese un poquito más.

Te dejo con la receta:

 

Ingredientes (para 2 personas)

  • 1 plátano (+ 1 más para decorar)
  • 1 pera
  • 6 fresas ecológicas (+ 2 más para decorar)
  • ¼ vaso de arándanos (+ 16 más para decorar)
  • ¼ vaso de copos de avena finos (más 2 c.s. más para decorar)
  • 1 c.s. semillas de chía (+ unas pocas más para decorar)
  • ¾ vaso de bebida vegetal o agua
  • 1 c.c. açaí en polvo (opcional)
  • 4 onzas de chocolate negro ecológico (endulzado con ágave)

Elaboración

  • Ponemos el plátano, la pera, las fresas, los arándanos, la avena, la chía, el açaí y la bebida vegetal en el vaso de la batidora. Trituramos hasta obtener una textura fina. Dejamos reposar 10 minutos y servimos en dos cuencos.
  • Decoramos con unas rodajas de plátano, fresa, arándanos, copos de avena, chía y el chocolate.

 

¡Buen provecho!

 

Para esta receta, he usado:

chocolate

Chocolate negro

Chocolate negro 85% endulzado con sirope de ágave. De producción ecológica. Encuéntralo en Amazon aquí.

FB_2500i_2

Vitamix Ascent 2500i

Para hacer todo tipo de batidos y smoothies. Una de las mejores batidoras del mercado. Encuéntrala en Conasi aquí.

Cuchillo de cerámica Kyocera

Para pelar y cortar todas las frutas y todo lo que se te antoje, un buen cuchillo de cerámica es indispensable en mi cocina.

Puedes encontrarlo en Conasi aquí. Y recuerda que tienes un 5% de descuento con el código CNS-NATURALMENTE al realizar tu primera compra en Conasi.

Si te gustan los desayunos llenos de vitalidad y energía, te animo a que le eches un vistazo a este delicioso green bowl de avena y fresas. Ideal para los desayunos más verdes 🙂

Y, si te ha gustado la receta, comparte el amor 😉

Pancakes veganos de avena y chía

¡Buenos días!

Hoy te traigo una receta de desayuno de fin de semana: los pancakes, en una de mis versiones favoritas: veganos, con copos de avena, plátano, semillas de chía y sin ningún tipo de endulzante refinado, así que suuper saludables. No está mal, ¿verdad?

Recuerdo que esta es la primera receta que aprendí a hacer (estaba escrita en uno de los cuadernos prácticos de inglés de cuando era pequeña) y desde entonces ha estado bien presente en mi cocina. Primero, a la manera tradicional y, cuando descubrí el mundo de la macrobiótica y la alimentación saludable, corrí a realizarla en su versión más healthy.

De hecho, se puede realizar de un montón de maneras distintas y le puedes añadir todos los toppings que se te ocurran (en la foto los tienes con ágave, plátano y mermelada saludable de frutos rojos), pero también funciona a la perfección con ingredientes salados (personalmente me encanta la combinación dulce + salado en estas tortitas, está riquísima 🙂 ).

La receta de hoy está inspirada en los famosos pancakes del restaurante The juice house, en Barcelona, donde tuve la oportunidad de trabajar el año pasado. Sin duda alguna, una de las mejores versiones healthies de la tradicional receta con la que puedes encontrarte.

¡Espero que te gusten! Sin más preámbulos, te dejo con la receta de estas deliciosas tortitas:

 

Ingredientes (para 2 personas, unas 6 unidades)

  • ½ vaso harina de arroz (70 gr)
  • ½ vaso copos de avena finos (40 gr)
  • ½ c.c. canela en polvo
  • 1 vaso bebida vegetal (200 gr): mejor la de avena o la de arroz
  • 1 dátil
  • ½ plátano
  • 1 c.c. semillas de chía

Elaboración

  • En el vaso de la batidora, batimos todos los ingredientes y los dejamos reposar 10 minutos para que cojan consistencia.
  • Calentamos una sartén, la untamos con un chorrito de aceite y vamos haciendo los pancakes: echamos la masa de una tortita (la medida que cabe en un cucharón), dejamos que cueza unos pocos minutos a fuego medio y damos la vuelta cuando por arriba se empiece a cocer un poco. Cocemos por el otro lado y reservamos.
  • Repetimos el mismo proceso con todos los pancakes y servimos acompañado de lo que más nos guste.

 

 

Para esta receta, te recomiendo usar:

FB_2500i_2

Batidora Vitamix Ascent 2500i

Para triturar la masa de los pancakes y todo lo que se te antoje. Me gusta para las recetas que llevan chía porque te deja las semillas bien finitas.

Una de las mejores batidoras del mercado. Encuéntrala en Conasi aquí.

Sartén crepera Skk

Sartén certificada sin tóxicos, ideal para cocer los pancakes, crêpes y tortillas. Encuéntrala en Conasi aquí, y no te olvides de introducir el código de descuento 😉

Espátula de silicona

Para aprovechar hasta la última gota de la masa para los pancakes. Encuéntralo en Conasi aquí y aprovéchate del descuendo del 5% en tu primera compra con el código CNS-NATURALMENTE.

 

¿Te apetece acompañar esta receta con un cremoso batido? Pues échale un vistazo a este aterciopelado batido de frutos rojos red velvet (puedes cambiar los melocotones por fruta de la estación y medio plátano para que adquiera más cremosidad).

Y, si te ha gustado la receta, te animo a que la compartas 🙂 voy a estar más que agradecida.