Algarroba a la taza

¡Muy buenas!

¿Cómo va todo?

Aprovecho que hace unas semanas impartí un taller sobre cocina saludable con algarroba, para el Espai Ebre Km0, del Ajuntament d’Amposta, para compartiros una de las recetas que más triunfaron en la sesión: la algarroba a la taza.

Una receta sencilla, rápida y perfecta para cualquier tarde de otoño e invierno, cuando apetece algo calentito que nutra y refuerce. Además, sabes que está hecho con los mejores ingredientes. Así que es muuucho más saludable que el chocolate a la taza convencional: sin lácteos, sin azúcar. Y sólo necesitas 4 ingredientes base (+ algún extra opcional) que fácilmente tendrás en casa.

Antes de empezar con la receta, te quería presentar un poquito a nuestra amiga la algarroba, que es no es más que el fruto del árbol llamado algarrobo. Resulta que desde hace miles de años que ha estado vinculado al paisaje de la costa mediterránea. ¿No tienes memorias, de cuando eras peque, de ir al campo y chupar una vaina de algarroba?

Sí, desde siempre la algarroba ha estado en nuestros campos (los que están más cerquita del mar Mediterráneo). Y, de hecho, España es el país con más producción de algarroba a nivel mundial. Aunque también goza de mucha popularidad en otras partes del mundo, como Argentina, Perú, Marruecos y varios países mediterráneos.

La algarroba pertenece a la familia de las leguminosas, y tiene forma de vaina de color marrón oscuro que contiene, a su vez, una tierna pulpa y las semillas, más duras. Para obtener la harina de algarroba, que es el modo en el que más se suele encontrar la algarroba para consumo humano, se separa la pulpa, se tuesta y se tritura hasta obtener el polvo que conocemos. Con las semillas, se elaboran otros preparados también muy interesantes, como la goma de garrofín, que actúa como gelificante natural y es conocido en el mercado como E-410.

Propiedades

Lo que, sin duda, me parece más interesante de este fruto es, por un lado, que es local, con lo cual con su elección favorecemos un consumo consciente. Y, por otro lado, sus beneficios para nuestro organismo:

  • Y es que, a diferencia del cacao, la algarroba no contiene teobromina y, por lo tanto, no excita ni resulta adictiva. Es perfecta para toda la familia y, en especial, para los más pequeños de la casa. Si notas que a tu hij@ le excita el cacao/chocolate, te recomiendo que evites el cacao a partir de cierta hora de la tarde y optes por elaboraciones, más suaves, a partir de la algarroba.
  • A diferencia del cacao, no contiene ácido oxálico, que inhibe la absorción de hierro y calcio.
  • Además, la algarroba es muy baja en grasas, en comparación con su compañero el cacao. Ideal para quien siga una dieta pobre en grasa.
  • También es muy rica en taninos, con lo cual tiene un gran poder astringente. Perfecto para casos de gastroenteritis y diarreas.
  • Su sabor es dulce, con lo cual no necesitaremos añadir tanto endulzante como si usáramos cacao en polvo. Puedes utilizarla como sustituto del cacao en cualquier receta. Sólo te recomiendo empezar con menos cantidad de dulce e ir añadiéndole el endulzante poco a poco, hasta encontrar su punto.

Hoy empezamos con una receta bien sencilla para ir familiarizándonos con ella, si es que aún no la conoces: la algarroba a la taza, un “chocolate caliente” ideal para estos días tan fresquitos. 😉 Funciona de maravilla como merienda, es vegana, sin gluten, sin edulcorantes refinados. Y además con todos los beneficios de la algarroba (por supuesto, también la puedes hacer cambiando la harina de algarroba por cacao en polvo puro).

Pues bien, te dejo con la receta:

Ingredientes (para 2 personas)

  • 2 tazas de bebida vegetal de arroz (500 gr)
  • dos cucharadas de harina de arroz (20 gr)
  • 2 cucharadas de harina de algarroba (20 gr)
  • Una pizca de canela
  • 2 cucharadas de melaza de arroz (50 gr)
  • Nata de coco (opcional) a partir de una lata de leche de coco ecológica

Elaboración

  • Para la nata de coco, ponemos la lata de leche de coco a la nevera la noche anterior, para que se separe la parte sólida de la parte líquida.
  • Para preparar la algarroba a la taza, empezamos poniendo a calentar una taza y media de bebida vegetal en un cazo, al fuego.
  • Mientras tanto, mezclamos en un bol la media taza de bebida de arroz que quedaba, la harina de arroz, la harina de algarroba, la melaza y la canela. Y lo batimos todo con las varillas.
  • Cuando la leche del cazo empiece a hervir, introducimos la mezcla que tenemos en el bol. Y vamos mezclando con las varillas, hasta que empiece a hervir y espesar. Apagamos el fuego y servimos.
  • Podemos decorar con un poco de nata de coco. Se hace batiendo, en un bol, la parte de arriba (la parte sólida) de la lata de leche de coco y listos.

Observaciones

  • Puedes cambiar la bebida de arroz por cualquier leche vegetal de tu agrado. En este caso, posiblemente tendrás que ajustar la cantidad de dulce que añades a tu algarroba a la taza. Y es que la leche de arroz es bastante más dulce que otras, como la de avena o la de soja natural.
  • Puedes cambiar la canela en polvo por chile en polvo o la raspadura de media vaina de vainilla. A mí, personalmente, me encanta el chocolate con chile 🙂
  • También puedes cambiar la melaza de arroz por tu endulzante favorito. Te recomiendo este en particular porque es muy suave y bastante equilibrado. Si usas, por ejemplo, sirope de ágave, tendrás que utilizar mucha menos cantidad, porque su poder endulzante es enorme.

 

Para esta receta, vas a necesitar:

Batidor de varillas

Este batidor de varillas de silicona platino, de la marca Lurch, es una gran opción, porque el material es seguro, y es muy cómodo de usar y limpiar. Lo puedes encontrar en Conasi aquí, y si es tu primera compra, tendrás un 5% de descuento con el código CNS-NATURALMENTE.

Olla SKK de calidad superior

SKK es una marca en quien confío plenamente. Porque sus ollas y sartenes están fabricadas con materiales libres de tóxicos y sin PFOA. Esta que te enlazo aquí es el modelo pequeño, indicado para todo tipo de cocinas excepto inducción. Tienes un montón de tamaños y toda una gamma especial para inducción.

Bol de acero inoxidable

Me gustan los boles de acero inoxidable porque son libres de tóxicos y mucho más cómodos de manejar que los de vidrio. Por eso, para cocinar uso boles de acero inoxidable, como estos de “A slice of green”, fabricados en acero inxocidable de la mejor calidad — los puedes encontrar aquí. Y, para servir, prefiero un bonito bol de cristal, como este de aquí.

Y si te ha gustado la receta…

Seguro que te van a gustar estas recetas dulces y a base de cacao. Te recuerdo que puedes cambiar el cacao por algarroba siempre que quieras ;):

 

¿Me echas una mano y compartimos la receta? 😉

Helado de chocolate casero

Ya que parece ser que ha llegado el verano de golpe, quería compartir contigo una de esas recetas que, sí o sí, vamos a querer hacer durante nuestros días de más calor: el helado de chocolate. Todo un clásico en su versión más saludable.

Y es que sí, los helados apetecen, y mucho, a partir del momento en el que las temperaturas suben. Nuestro cuerpo nos pide refrescarnos y, ¿qué mejor manera de hacerlo que con un buen helado fresquito?

Pero a la vez, los helados convencionales también tienen sus desventajas. Los que encontramos en el mercado suelen estar hechos a base de azúcar, natas, lácteos y aditivos artificiales, para conseguir el sabor y la textura deseadas. Por suerte, hay algunas marcas ecológicas que ya empiezan a comercializar helados elaborados a partir de leches vegetales y melazas orgánicas, pero son una minoría y suelen ser más difíciles de encontrar.

Por eso, mi propuesta es muy sencilla: hazte tú mism@ tus helados. Tú controlas los ingredientes y así te aseguras de que tu helado va a ser delicioso para tu paladar y para tu salud. Además, con la técnica que voy a enseñarte vas a necesitar poquísimos ingredientes, fáciles de encontrar, y vas a tener hecho el helado en menos de 10 minutos.

 

Antes de empezar, quería comentarte que existen varias técnicas para hacer helados. Lo importante es conseguir una textura cremosa. Tradicionalmente se obtiene usando huevo, pero en cocina saludable se suele trabajar sobre estos métodos:

  • Espesando la mezcla con agar-agar y kuzu, maicena o cualquier otro espesante natural.
  • Usando leche de coco como base, que ya de por sí tiene una consistencia cremosa.
  • Usando plátanos congelados como base para nuestro helado.

Precisamente con esta última técnica es con la que vamos a trabajar. En primer lugar, porque solo necesitas plátanos congelados, y no te lías con cocciones. En segundo lugar, porque si no tienes heladera es una forma muy cómoda de hacerte un súper helado sin tener que pasar horas volviendo al congelador a triturar la mezcla.

 

Hoy te dejo con una receta muy fácil y absolutamente deliciosa que va a gustar a toda la familia. Un recurso perfecto para hacer más llevadero el calor del verano de manera saludable y económica.

 

Ingredientes (para 3 personas)

  • 3 plátanos maduros congelados
  • 1 chorrito de bebida de coco o cualquier otra bebida vegetal
  • 2 cucharadas de cacao puro sin azúcar
  • 2 cucharadas de crema de cacahuete sin azúcares añadidos (opcional)
  • 4 cuadraditos de chocolate negro ecológico (endulzado con Stevia o sirope de ágave)

 

Topping de nuestro helado de chocolate:

  • ½ vaso de bebida vegetal
  • 1 cucharadita de harina de arroz
  • 2 cucharaditas de cacao puro
  • 2 cucharaditas de melaza de arroz o 1 de ágave
  • Nibs de cacao para decorar

 

Elaboración

  • Sacamos los plátanos del congelador (personalmente, me gusta congelarlos pelados y enteros), los partimos en dos y los metemos en el vaso de la batidora. Trituramos hasta obtener una crema fina, incorporando un chorrito de leche de coco y el cacao.
  • Añadimos la crema de cacahuete y el chocolate. Esta vez, trituramos solo un poquito, porque queremos que nos queden trocitos de chocolate enteros.
  • Ponemos la mezcla en un recipiente y mantenemos en el congelador mientras preparamos la salsa de chocolate caliente.
  • En un cazo pequeño, calentamos todos los ingredientes (excepto los nibs de cacao), y llevamos a ebullición. Mezclamos continuamente para que no se formen grumos y para que no se enganche la mezcla al fondo del cazo.
  • Dejamos hervir un par de minutos hasta que la salsa espese. Reservamos.
  • Servimos el helado junto con un poco de la salsa caliente por encima. Decoramos con unos nibs de cacao.

¡Buen provecho y a disfrutar del calorcito 😉 !

 

Para esta receta, he usado:

Vitamix Ascent 2500i

Vitamix es una batidora muy potente, ideal para la receta de hoy, porque para triturar las frutas congeladas necesitamos una máquina que tenga potencia. De hecho, con las batidoras convencionales vas a necesitar añadir más líquido a los plátanos para no estropear las cuchillas. Así que, luego, vas a tener que volver a poner la mezcla en el congelador, porque el helado ya no estará helado una vez triturado todo.

Con Vitamix, te aseguras de que los helados y smoothies quedan perfectos.

Te dejo con el enlace de afiliados a Conasi aquí y acuérdate de tu descuento del 5% por tu primera compra con el código CNS-NATURALMENTE.

 

Si te gustan las recetas cremosas a base de frutas, te recomiendo que le eches un vistazo a este delicioso smoothie bowl de frutos rojos. Te va a encantar 🙂

Galletas caseras de avena, arándanos y nueces

¡Buenas!

¿Qué tal estás?

Hace unas semanas que no escribo –he ido a tope de trabajo, entre cursos y retiros—, así que no he tenido tiempo para más. Pero hoy que ya estoy un poco más tranquila, quería aprovechar para compartir contigo esta receta que hace semanas que me venís pidiendo: las galletas caseras de avena, nueces y arándanos.

La verdad es que tenía muchas ganas de encontrar un ratito para compartir esta súper receta contigo, porque es una de esas recetas que cuando la encuentras… bueno, simplemente sabes que has encontrado LA RECETA de galletas de avena.

Durante mucho tiempo he estado haciendo pruebas con galletas a base de avena y plátano. Son rápidas de hacer, te requieren pocos ingredientes y de calidad. Pero siempre me salían demasiado pegajosas o no me acababa de gustar la textura.

Estas, sin embargo, inspiradas en una receta de Lole Salas (@datesandavocados), son diferentes a todas las demás. Sí que vas a necesitar unos cuantos ingredientes más que en la versión fácil de “avena + plátano” (10, en total), pero merece la pena, ya verás.

En estas galletas encontrarás:

  • El punto de crujiente que necesitas, de las nueces.
  • Cremosidad, gracias al aceite de coco.
  • Dulce natural, del plátano y los dátiles. ¿Qué mejor que la propia fruta para endulzar nuestras elaboraciones?
  • Aromas tropicales, gracias al coco rallado.
  • Frescura de los arándanos, que aportan balance a un postre de horno.
  • Consistencia, gracias a los copos de avena y las semillas de chía.

Así que sí, tenemos 10 ingredientes pero te aseguro que cada uno de ellos tiene su función y inciden espectacularmente bien en el resultado.

Te dejo con la receta para que lo compruebes por ti mism@:

Ingredientes (para 12 galletas)

  • 1 taza y ½ copos de avena
  • ¼ taza nueces troceadas
  • ¼ taza coco rallado
  • Una pizca de sal marina
  • ¼ taza leche vegetal (de avena o de arroz)
  • 2 c.s. chía
  • 1 plátano
  • 6 dátiles
  • 3 c.s. aceite de coco
  • ½ taza arándanos frescos (o ¼ de taza de arándanos secos)

 

Elaboración

  • En un vaso, ponemos la leche vegetal junto con las 2 cucharadas de chía, y dejamos reposar unos 10 minutos.
  • En el vaso de la batidora, introducimos el plátano, los dátiles, el aceite y la bebida vegetal con la chía, y batimos bien.
  • Incorporamos el coco, la avena, una pizca de sal, las nueces y los arándanos. Y volvemos a batir, pero esta vez a velocidad media y durante menos tiempo (queremos que nos quede algún grumito, para notar los trozos de copos de avena, las nueces y los arándanos).
  • Dejamos reposar la masa durante 20 minutos.
  • Mientras tanto, calentamos el horno a 170ºC con ventilación (o a 180ºC si no tenemos ventilación). Cubrimos una bandeja de horno con papel parafinado.
  • Nos mojamos las manos con un poco de agua, vamos dando forma a las galletas y las colocamos encima de la bandeja.
  • Horneamos 10 minutos por un lado y 10 minutos por el otro. Hasta que las galletas estén ligeramente doradas por ambos lados.
  • Dejamos reposar y tomamos a temperatura ambiente.
  • Las podemos guardar hasta 4-5 días en la nevera, en un tarro hermético.

 

¡Espero que las disfrutéis!

 

Para esta receta, he usado:

Vitamix Ascent 2500i

Para triturar todo lo que se te antoje, ideal para la receta de hoy, porque nos permite triturar incluso las semillas de chía. Una de las mejores batidoras del mercado. Encuéntrala en Conasi aquí y acuérdate de tu descuento del 5% por tu primera compra con el código CNS-NATURALMENTE.

Y, si te gustan las recetas con avena y chía, seguro que te va a encantar estos deliciosos pancakes veganos de avena. El desayuno perfecto para el fin de semana 🙂

 

¿Me ayudas a compartir la receta?

Pannacotta vegana

¡Buenos días!

Hoy quiero sorprenderte con una receta de postre muy especial, muy sencilla y de aires italianos: la pannacotta vegana.

Tradicionalmente, este postre está elaborado a partir de leche, gelatina y azúcar. Una vez cocinado, se deja enfriar y se sirve con mermelada de frutos rojos. Y, como sabrás, es uno de los postres más típicos de Italia, así que triunfa muchísimo. Qué simple, ¿verdad?

El postre que hoy te presento viene inspirado en el postre tradicional, pero adaptándolo al paladar más saludable: lo haremos sin lácteos, con agar agar (la gelatina de origen vegetal más interesante) y substituyendo el azúcar por sirope de ágave.

Para mí, es súper importante poder seguir haciendo las recetas de toda la vida, en versión saludable. Y es una de las cosas que más me piden mis client@s, también. Porque nos gusta el sabor de lo conocido y porque son los “clásicos” con los que triunfas seguro.

En realidad, y cómo te puedes imaginar, esta es una receta súper sencilla. Tiene 5 ingredientes y se hace en 10 minutos. Así que es perfecta para elaborar cuando tienes prisa y quieres un postre simple, ligero y refrescante, pero con todo el sabor que le pides a cualquier dulce. ¿El resultado? Una propuesta absolutamente deliciosa y fresca y que sienta estupendamente, ideal para sorprender con algo fácil cuando tienes invitados.

Te dejo con la receta:

 

Ingredientes (para 4 personas)

  • ½ litro de bebida de avena
  • 2 c.s. ágave (25 gr)
  • 1 c.p. agar agar en copos (4 gr)
  • 1 c.c. ralladura de limón
  • 1/3 taza de anacardos crudos
  • 4 c.s. mermelada de frutos rojos sin azúcar
  • Unas hojitas de menta para decorar

Elaboración

  • En un cazo, ponemos todos los ingredientes excepto la ralladura de limón y lo llevamos a ebullición. Dejamos que hierva 5 minutos a fuego medio, hasta que el agar agar quede disuelto por completo.
  • Apagamos el fuego, añadimos la ralladura de limón (siempre sin la parte blanca, que amarga) y trituramos con la ayuda de una batidora.
  • Ponemos la mezcla caliente en vasitos y dejamos enfriar una hora a temperatura ambiente y una hora más en la nevera.
  • Servimos con una cucharada de mermelada de frutos rojos por encima y unas hojitas de menta fresca.

Y, ¡tachán! Esto es todo 🙂 Solo nos queda disfrutarla en una buena compañía y saborear cada cucharada.

 

Para esta receta, he usado:

FB_2500i_2

Vitamix Ascent 2500i

Puedes triturar el resultado y, además, si usas su programa de sopas, puedes ahorrarte de ensuciar un cacharro haciendo la preparación directamente en ella.

Vitamix es una de las mejores batidoras del mercado. Encuéntrala en Conasi aquí.

Mermelada de frutos del bosque

Para las mermeladas, me gusta escoger las ecológicas y sin azúcares añadidos. Esta de Conasi es especialmente interesante porque está elaborada a partir de fruta, solo fruta, al 100%, sin ningún tipo de endulzante. Una opción súper interesante.

Encuéntrala en Conasi aquí y acuérdate de que tienes un descuento del 5% con el código CNS-NATURALMENTE al realizar tu primera compra.

Alga agar agar en copos

La mejor de las opciones para realizar cualquier gelatina, el alga agar agar es natural, fresca y muy depurativa. Es perfecta para esta receta. Al usarla en copos, tendremos que hervir durante 5-10 minutos hasta que esté completamente disuelta.

Encuéntrala en Conasi aquí y acuérdate de que tienes un descuento del 5% con el código CNS-NATURALMENTE al realizar tu primera compra.

Si te gustan las recetas de postres italianos, no puedes perderte este espectacular tiramisú vegano que he preparado para ti. Te va a encantar 🙂

Y, si te ha gustado la receta, compártela 😉 compartir es vivir.

Mona de Pascua sin gluten

¡Buenos días!

¿Cómo estás? ¿Disfrutando ya de la Semana Santa?

Como posiblemente sabrás, en Catalunya y el levante peninsular es tradición que los padrinos regalen la Mona a sus ahijados el Lunes de Pascua. Y este año vamos a celebrarlo por todo lo alto realizando nosotros mismos nuestra super mona de pascua sin gluten.

Mi hermana pequeña y ahijada es intolerante al gluten, así que he estado investigando un poco para adaptar la versión tradicional y, la verdad, estoy bastante contenta con el resultado. La masa ha quedado crujiente por fuera, esponjosa por dentro y de sabor suave, y casi ni te das cuenta de que es una mona sin gluten y sin azúcares refinados. Así que me doy por satisfecha 😊

Un poco de historia…

De monas, hay miles. En Catalunya especialmente, durante los últimos años han tenido mucho éxito las monas realizadas a base de chocolate, con grandes figuras de múltiples temáticas y super bien trabajadas.

El origen de esta moda, sin embargo, hay que buscarlo en la mona tradicional: una torta elaborada con masa de brioche y decorada con huevos duros. Con el tiempo, los huevos duros pasaron a ser huevos de chocolate, y, posteriormente, los pasteles se fueron modernizando y fue tomando más y más importancia el chocolate, hasta lo que conocemos hoy en día.

Una mona saludable y sin gluten

Para la receta de hoy, he optado por una torta tradicional con los huevos de chocolate. He querido mantener la tradición en la base, incorporando, eso sí, el elemento más moderno del chocolate a la hora de elaborar los huevos (siguiendo los gustos de las más pequeñas de la casa).

La receta de brioche tradicional lleva harina, azúcar, huevos, manteca o mantequilla, levadura, leche y ralladura de limón y es la receta que se usa en varios tipos de tortas tradicionales (coca de San Juan, roscón de Reyes, etc.). Resulta una masa poco dulce y un poco densa.

Para convertirla en una receta saludable, hemos sustituido el azúcar por sirope de ágave (también podemos hacerlo con melaza de arroz o de maíz, por ejemplo), la manteca por aceite de oliva virgen extra y la leche de vaca por bebida vegetal de arroz.

En nuestro caso, hemos mantenido los huevos, pero si quieres realizar una mona de pascua vegana, puedes sustituir los dos huevos de la receta por la mezcla de 20 gr de lino molido + 85 gr de bebida de arroz. Para realizarla, solo tienes que moler el lino, mezclarlo con la bebida de arroz y dejar reposar la mezcla durante 15 minutos mínimo.

Sobre la harina, hemos sustituido la harina de trigo convencional por una mezcla de harinas sin gluten. Si deseas hacerla con gluten, te recomiendo que uses harinas integrales ecológicas, como la de espelta o kamut, por ejemplo. Simplemente tendrás que sustituir la harina de la receta por la harina que más te apetezca, en las mismas cantidades.

Mezcla de harinas sin gluten

En la receta, vas a encontrar que, tanto para el prefermento como para la masa, he escrito “mezcla de harinas sin gluten”. La cuestión es que, cuando realizamos recetas sin gluten, ya sea en repostería o en panadería, lo que más se recomienda es hacer una mezcla de, como mínimo, tres tipos diferentes de harinas, mezclando harinas integrales con almidones u otros tipos de harina (de frutos secos, de legumbres, etc.) en las proporciones indicadas.

Si quieres más información sobre el tema, te recomiendo que leas los artículos que Conasi y Danza de Fogones tienen publicados. Son fuentes fiables y en ellas me he basado para la mezcla que te propongo hoy.

Mi recomendación es hacer una mezcla mayor de la que vamos a usar (en mi caso he realizado 1 kg de harina), la guardas en un tarro de cristal y así tienes para las próximas elaboraciones. Como que mi receta está pensada para niños, he aumentado la proporción de almidones hasta un 60% (lo más recomendado en general es que oscile entre un 40 y un 55%), para hacer la mezcla más suave.

En este caso, para 1 kg de mezcla de harinas sin gluten, he usado:

  • 300 gr de harina de maíz (almidón de maíz)
  • 300 gr de harina de arroz blanco
  • 150 gr de harina de trigo sarraceno
  • 100 gr de harina de arroz integral
  • 150 gr de harina de mijo

Mona de pascua sin gluten

Ingredientes

Para el prefermento:
  • 40 gr bebida vegetal de arroz
  • 50 gr mezcla de harinas sin gluten
  • 3 gr levadura seca de panadería
Para la masa:
  • 250 gr mezcla de harinas sin gluten (más la que se necesite para el amasado final)
  • 7 gr levadura seca de panadería
  • prefermento
  • 2 huevos ecológicos (o mezcla de 20 gr de lino molido + 85 gr de bebida de arroz)
  • 40 gr AOVE
  • 60 gr ágave (más 10 gr más para decorar)
  • ½ c.p. ralladura de limón

Elaboración

  • Empezamos con el prefermento. Mezclamos la harina, la bebida de arroz y la levadura en un tarro de cristal. Cerramos y conservamos en la nevera durante 12 horas.
  • Para hacer la masa, mezclamos todos los ingredientes en un bol. Primero batimos las claras a punto de nieve. Añadimos las yemas, el aceite, el ágave, el prefermento, la harina, la levadura y la ralladura de limón. Vamos mezclando a cada paso.
  • Cubrimos la mezcla con un trapo y dejamos reposar 1 hora.
  • En una superficie enharinada, trabajamos la masa para darle la forma de dos churros largos (de unos 25 cm).
  • En una fuente de horno cubierta con papel parafinado, disponemos las dos tiras de masa y vamos enroscándolas entre sí y dándoles forma de círculo (es importante que quede en medio un agujero de unos 5 cm de diámetro).
  • Puedes saltarte los dos últimos pasos haciendo simplemente un solo churro y dándole forma circular.
  • Dejamos reposar 1 hora más.
  • Precalentamos el horno a tope. Pintamos la mona con un poco de ágave y la metemos en el horno. Inmediatamente, bajamos el horno a 180ºC. Dejamos cocer 30 minutos.

Huevos de chocolate

Realizar tú mism@ los huevos de chocolate es una labor que, más que propia de la cocina, parece sacada de un libro de manualidades. Es divertido hacerlo con los más pequeños, porque te ensucias, y mucho y, si os estalla algún globo en la cara os reís un buen rato 😊

Necesitarás

  • Globos
  • Aceite
  • ½ tableta de chocolate negro ecológico (particularmente me gusta el que está endulzado con ágave) para 4 huevos medianos
  • Un poco de cacao para decorar
  • Dos cazos, uno más grande que el otro, para el baño maría
  • Una espátula para remover el chocolate
  • Un pincel apto para gastronomía
  • Hilos gruesos y pinzas

Elaboración

  • Calentamos el chocolate al baño maría. Es SÚPER importante que el chocolate esté templado, nunca caliente. Básicamente cuando está caliente es cuando explota el globo. Así que, a menos que quieras redecorar tu cocina y tu atuendo con unas bonitas tiras de chocolate, te aconsejo que lo dejes atemperar. Sabrás que está al punto cuando empieza a espesar y es más difícil trabajar con él.
  • Llenamos los globos hasta que hagan unos 10 cm de largo. Los cerramos y los limpiamos bien. Los secamos y los cubrimos con aceite (este paso es muy importante para que luego podamos sacar el globo sin dificultades).
  • Atamos los globos al extremo de un hilo y lo sujetamos con una pinza en algún lugar cómodo (yo los até a los tiradores de los armarios de la cocina). Aquí lo importante es que queden colgando en un espacio libre, que no les toque nada por ningún lado.
  • Pintamos los globos por todos los lados, dejando un poco de espacio en el nudo del globo. Esperamos hasta que esté completamente seca la primera capa.
  • Repetimos el proceso hasta tener tres capas de chocolate.
  • Pinchamos el globo y lo retiramos con cuidado. Cubrimos el espacio vacío con un poco más de chocolate. Espolvoreamos con un poco de cacao o canela por encima.
  • Colocamos los huevos encima de la mona.

 

Y, ¡voilà! Ya tenemos nuestra super mona de pascua sin gluten lista para degustar 🙂

Es un poco elaborada, pero merece la pena 🙂

 

 

Para esta receta, he usado:

chocolate

Chocolate negro

Chocolate negro 85% endulzado con sirope de ágave. De producción ecológica. Encuéntralo en Amazon aquí.

rallador microplane

Rallador de cítricos Microplane

Para rallar la ralladura de limón y otros cítricos, la mejor opción es un rallador de cítricos Microplane. Con él, además de evitarte la parte blanca del cítrico – y su amargor asociado -, consigues un rallado fino y aromático.

Encuéntralo en Amazon aquí.

Pincel de silicona

Pincel de silicona platino, antiadherente y libre de tóxicos. Las cerdas, al ser de silicona, no se desprenden ni absorben olores.

Encuéntrala en Conasi aquí y acuérdate de que, por ser la primera compra, tienes un descuento del 5% con el código CNS-NATURALMENTE.

Si te gustan los postres tradicionales catalanes, te recomiendo que le eches un vistazo a estos deliciosos panellets saludables. Son súper tiernos y riquísimos, te van a gustar, ya verás 🙂

Y, si te ha gustado la receta, te animo a que la compartas con quien más quieres 🙂 Compartir es vivir.

Tiramisú vegano

¡Buenos días!

Empezamos la semana con una receta bien dulce para darnos un súper capricho: el tiramisú vegano. Mi postre favorito.

Desde bien pequeña, el tiramisú ha sido mi postre favorito, sin lugar a duda. Cuando he estado en Italia no he podido parar de comerlo y me encanta ser súper estricta con el resultado: es un postre que, o se hace bien, o sale fatal (según mi punto de vista). Y no hay cosa que me alegre más el día que encontrar un sitio donde hagan “un buen tiramisú”.

Ahora bien, aunque la versión tradicional me resulte exquisita, a la vez me resulta muy pesada, y realmente prefiero la versión healthy. Por eso siempre estoy buscando la manera de hacer un tiramisú saludable, sin azúcares ni harinas refinadas y sin lácteos, de manera que lo digiera mejor y no resulte perjudicial para mi salud. Y, a la vez, y muy muy importante, que sepa a gloria. Porque por muy sano que sea, si el tiramisú no está delicioso no me va a convencer. Es lo que tiene ser una fanática del dichoso postre.

Pues bien, después de varios años de pruebas, he dado con LA RECETA (sí, en mayúsculas, has leído bien): cremosa, de textura increíble y sabor insuperable. Realmente creo que no tengo que seguir buscando, porque esta es perfecta.

Había probado con otros frutos secos (el sabor no es tan neutro), haciendo una crema de arroz (rico pero muy laborioso) incluso con amasake (también muy rico, pero se subía más de precio). Hoy, puedo decirte que esta receta, con anacardos, queda deliciosa y te va a encantar, seguro. A ti y a tus amigos, familia, compañeros… Hace menos de una semana que se acabó el que hice en casa y ya me están diciendo que lo echan de menos. No te digo nada más.

El secreto me lo han dado los chicos de Dimensión Vegana: dejamos a remojo los anacardos en la bebida vegetal durante varias horas, hacemos la crema y la dejamos reposar 8 horas más a temperatura ambiente, antes de formar las capas del pastel, para que fermente un poco la crema. Realmente, hace la diferencia.

Pero no te adelanto más y te dejo con la receta:

Ingredientes (para unas 8 raciones)

Para la crema:

  • 2 tazas y ½ de anacardos crudos
  • 2 tazas bebida de avena
  • Zumo de ½ limón
  • 1 c.c. pasta de umeboshi
  • 3 dátiles

Para el bizcocho:

  • 1 taza y ¼ de harina integral ecológica (100 gr)
  • ½ taza de ágave (70 gr)
  • 2 c.p. levadura ecológica
  • 1 c.c. ralladura de limón
  • 5 c.s. aove (40 gr)
  • 1 c.p. vinagre de manzana (5 gr)
  • 1 taza de bebida de avena (160 gr)
  • ½ c.c. canela en polvo

Extra:

  • Un vaso de café de cereales o café ecológico
  • 2 c.s. cacao en polvo puro para decorar

 

Elaboración

  • Tal y como te he avanzado, empezamos poniendo a remojo los anacardos en la bebida de avena durante una hora mínimo. Me gusta trabajar la bebida de avena – y no tanto la de arroz – en postres en los que necesito una leche que me aporte cremosidad, como es el caso. Pero si no tienes, puedes usar la de arroz sin ningún problema.
  • En el vaso de la batidora, ponemos los anacardos con la bebida y el resto de los ingredientes. Y trituramos a máxima potencia hasta obtener una crema cremosa y finita. Reservamos fuera de la nevera y dejamos reposar toda la noche (mínimo 8 horas).
  • Preparamos el café y lo dejamos enfriar. A mí me gusta usar café de cereales, porque no es estimulante y me aseguro de poder disfrutar del tiramisú también por la noche 😊. Pero si te gusta más tradicional, te recomiendo usar un buen café ecológico de producción justa.
  • Precalentamos el horno a 180ºC. Mientras tanto, mezclamos los ingredientes del bizcocho en un bol o bien lo trituramos todo en el vaso de la batidora. Untamos de aceite y harina un molde para horno – el mismo que vamos a usar para montar el tiramisú – y echamos la mezcla en él. Horneamos durante 40 minutos, hasta que esté dorado y hecho por dentro.
  • Dejamos enfriar. Sacamos el bizcocho del molde y, con un cuchillo largo, lo cortamos por la mitad horizontalmente. Limpiamos el molde y lo secamos.
  • En el mismo molde, untamos 1/3 de la cantidad de la crema, esparciéndola bien con la ayuda de una espátula.
  • Ponemos el café en un plato. Hundimos una mitad del bizcocho en él. A continuación, lo sacamos y colocamos encima de la crema.
  • Hacemos una segunda capa de crema (con otro tercio de la cantidad) y una segunda capa de bizcocho untado en café. Finalmente cubrimos con la última capa de crema. Dejamos reposar unas horas en la nevera, hasta que esté firme.
  • En el momento de servir, espolvoreamos un poco de cacao en polvo encima del tiramisú, con la ayuda de un colador pequeño para que quede bien esparcido.

¡A disfrutar!

 

Para esta receta, te recomiendo utilizar:

Molde desmontable de silicona

Molde desmontable de silicona sin tóxicos y con base de cristal, para que también puedas servir las tartas y quiches en el mismo molde en el que se ha horneado.

Súper práctico y fácil de usar. Creado para que no se te desmonte nada.

Encuéntralo en Conasi aquí.

FB_2500i_2

Batidora Vitamix Ascent 2500i

Para hacer la crema de anacardos, mezclar la masa del bizcocho y todo lo que se te antoje. Una de las mejores batidoras del mercado. Encuéntrala en Conasi aquí y acuérdate de tu descuento del 5% en tu primera compra con el código CNS-NATURALMENTE.

Espátula de silicona

Para aprovechar toda la crema y todo el bizcocho de la batidora, será imprescindible una buena espátula de silicona, libre de tóxicos.

Encuéntrala en Conasi aquí y acuérdate de que, por ser la primera compra, tienes un descuento del 5% con el código CNS-NATURALMENTE.

Si te gustan las tartas y pasteles en su versión más saludable y cremosa, te animo a que eches un vistazo a este delicioso pastel de arándanos y coco, te va a encantar, ya lo verás.

Y, si te ha gustado la receta, me sentiré super agradecida de que la compartas con quienes más quieras 🙂Namaste

Pastel cremoso de arándanos y coco

¡Buenos días!

Hoy te traigo una receta realmente deliciosa, un postre perfecto para celebraciones y para compartir: este cremoso pastel de arándanos y coco.

Me encanta la combinación del coco y los arándanos, y el otro día estaba pensando que quería crear un pastel que tuviera estos dos ingredientes como elementos principales. Quería hacer algo tipo vegan cheesecake pero al horno (no quería algo raw con base de anacardos) y suuper cremoso. Una galleta crujiente de base, el centro bien cremoso y ligero, una salsa abundante de arándanos al toque de limón y más nata de coco para darle más cremosidad al asunto. Esa era mi idea. Así que me puse a ello. Y el resultado, no está nada mal, ¿verdad?

En casa gustó un montón. Así que he querido compartirla contigo para que tú y los tuyos podáis disfrutar de ella también. Lo mejor: sin lácteos, sin azúcares refinados, sin harinas refinadas. Una tarta totalmente sin culpa. Puedes adaptarla a la versión sin gluten con facilidad y cambiar el endulzante (yo he usado ágave) por el que más te guste.

¡Espero que la disfrutes!

Ingredientes (para un molde de 24 cm de diámetro)

Para la galleta:

  • ½ taza de harina integral de trigo (80 gr)
  • 1 taza de copos de avena finos (90 gr)
  • ½ taza de nueces (60 gr)
  • 4 c.s. ágave (60 gr)
  • ½ taza aceite de coco o de girasol ecológico (75 gr)

Para el relleno:

  • 2 tazas leche de coco (400 gr)
  • ½ paquete de tofu firme (200 gr)
  • 4 c.s. ágave (60 gr)
  • 2 c.s. harina de arroz (30 gr)
  • 1 c.s. aceite de coco o de girasol ecológico (15 gr)
  • 1 c.p. ralladura de limón

Para la salsa de arándanos:

  • 3 tazas de arándanos (200 gr)
  • 1 taza de agua fría (200 gr)
  • 2 c.s. ágave (30 gr)
  • 2 c.s. harina de arroz (30 gr)
  • 1 c.s. jugo de limón (15 gr)

Para la decoración:

  • Crema de coco al gusto[1]
  • Ágave al gusto
  • Ralladura de limón

 

Elaboración

  • Calentamos el horno a 180ºC.
  • Mientras tanto, preparamos la galleta triturando ligeramente las nueces en el vaso de la batidora y mezclándolas con el resto de ingredientes. Extendemos la galleta en un molde redondo apto para horno y horneamos 15 minutos. Se adaptará mejor si sólo cubres la base, pero puedes hacer como en la foto y cubrir también las paredes, lo único es que necesitarás volver a montar las paredes a mitad de la cocción.
  • Mientras se hornea la galleta, trituramos el relleno en el vaso de la batidora, hasta obtener una crema fina y homogénea. Bajamos el horno a 175ºC, extendemos la crema encima la galleta y volvemos a meter en el horno. Ahora, durante 1 hora.
  • Finalmente, preparamos la salsa de arándanos poniendo todos los ingredientes, excepto el jugo de limón, en un cazo. Calentamos y vamos removiendo a menudo, para que no se agarre la harina al fondo. Dejamos que hierva unos 5-7 minutos hasta que la harina espese y los arándanos empiecen a soltar su jugo. Añadimos el limón, mezclamos, apagamos el fuego y echamos por encima del pastel.
  • Dejamos reposar durante unas horas a temperatura ambiente y unas más en nevera, para que adquiera consistencia.
  • Para servir, montamos un poco de crema de coco batiéndola en un bol junto con un chorrito de ágave. Y la añadimos por encima del pastel junto con un poco de ralladura de limón.

[1] La crema de coco la obtenemos de la parte de arriba de la lata de leche de coco, cuando la temperatura ambiente es fría o cuando hemos dejado la lata durante toda la noche en la nevera. Es la parte más sólida (se habrá quedado una parte totalmente líquida, acuosa, en la parte de abajo).

 

Para esta receta, te recomiendo usar:

Molde desmontable de silicona

Molde desmontable de silicona sin tóxicos y base de cristal, para servir las tartas y quiches en el mismo molde que se ha horneado. Súper práctico y fácil de usar. Creado para que no se te desmonte nada.

Encuéntralo en Conasi aquí.

Batidor de varillas de silicona

Para montar la nata de coco y mezclar la salsa de arándanos. Ideal para postres y pastelería. Puedes encontrarlo en Conasi aquí.

Y acuérdate de que tienes un descuento del 5% en tu primera compra en Conasi introduciendo el código CNS-NATURALMENTE

FB_2500i_2

Batidora Vitamix Ascent 2500i

Para hacer la galleta, triturar el relleno de coco y todo lo que se te antoje. Una de las mejores batidoras del mercado. Encuéntrala en Conasi aquí.

Si te gustan las tartas y pasteles en su versión más saludable y deliciosa, te animo a que eches un vistazo a este brownie de calabaza y coco, te va a encantar, ya lo verás.

 

Y, si te ha gustado la receta, me sentiré super agradecida de que la compartas con quienes más quieras 🙂 Namaste

Trufas de cacao

¡Buenos días!

Hoy te dejo con una receta que me encanta por la facilidad y sencillez con la que se prepara: estas deliciosas trufas de cacao y lino.

Tienen 4 ingredientes, con lo que son súper rápidas de elaborar, sin complicaciones; y, justamente, estos 4 ingredientes son súper energéticos, con lo que vas a llevarte un buen chute de energía cuando te las comas. Frutos secos, fruta seca y cacao, son una bomba de energía y calorías de buena calidad (pero no te las recomiendo si lo que quieres es depurar tu cuerpo).

En cambio, es una opción muy interesante para los niños (si se excitan mucho con el cacao puedes substituirlo por harina de algarroba), para hacer deporte o, simplemente, para cuando nos sentimos especialmente golosos, pues, aunque no lleve ningún endulzante, el resultado es muy muy dulce 😊 Incluso, si te invitan a comer a casa de alguien y quieres quedar bien, estas trufas son una gran opción, porque son, de lejos, mucho más saludables que las trufas tradicionales y además están riquísimas.

Y, si te quedas con ganas de más y te apetece descubrir otra receta energética, llena de frutos secos, dulzor y cacao, prueba con este salted brownie de calabaza y coco, ¡te vas a llevar una sorpresa!

Sin más que añadir, te dejo con la receta, ya verás que sencilla 😉

 

Ingredientes (para unas 15 bolas)

  • 15 dátiles sin hueso
  • ½ vaso de almendra en polvo
  • 2 c.s. de lino molido
  • 4 c.s. de cacao

Elaboración

  • En primer lugar, ponemos a remojo los dátiles un mínimo de 2 horas.
  • Pasado este tiempo, los colamos y ponemos en el vaso de la batidora. Trituramos.
  • Añadimos la almendra en polvo, el lino y 2 c.s. de cacao. Mezclamos bien hasta obtener una masa compacta, en el vaso de la batidora. Con la Vitamix funciona de maravilla pero también puedes hacerlo con una batidora convencional o con un brazo tipo minipímer.
  • Hacemos bolitas con las manos y las rebozamos con el resto de cacao.

¡Buen provecho!

 

Si te ha parecido interesante el artículo, no te olvides de compartir, escribir un comentario y darnos tu opinión.