Libros de cocina y alimentación saludable

Los mejores libros de cocina y alimentación saludable para regalar(te) en Sant Jordi o día del Libro

Se acerca mi día favorito del año: Sant Jordi, el día del Libro (y, para los catalanes, el día de los enamorados también). Y es que, en Catalunya, el 23 de abril tenemos nuestro propio “San Valentín”, una jornada con muchísima historia que venimos celebrando desde el siglo XV. Y la ocasión perfecta para regalar(te) un libro de cocina y/o de alimentación saludable.

Además, coincide con el día mundial del Libro, que se justamente se festeja desde principios del siglo XX. Así que, en Catalunya, este día la fiesta viene por partida doble: rosas y libros por doquier para celebrar el amor entre parejas (y en general entre cualquier ser querido) y el amor por la lectura.

¿Se te ocurre una mejor combinación? ¡A mí, no! Este día es mágico: las calles se llenan de paraditas repletas de rosas y de libros, la gente sale a la calle a divertirse y a empaparse de las novedades editoriales, los autores firman en varios puestos de la ciudad… Una gozada, vaya.

Con este delicioso pretexto, he decidido realizar esta lista de libros de cocina saludable para regalar y/o regalarte para el día de Sant Jordi o día del Libro (como prefieras llamarlo) o para cualquier día del año (que leer y enriquecerse con cositas bonitas es siempre bienvenido 😉). Es también esa bibliografía de alimentación y cocina saludable que suelo recomendar en mis talleres o cursos, o cuando cualquier alumn@ me pregunta sobre el tema.

En esta lista, encontrarás desde novedades editoriales hasta clásicos de otros tiempos, cargados de sabiduría, todos enfocados para ayudarte a llevar una alimentación más saludable, ya sea vegana, vegetariana, macrobiótica, energética o flexitariana. Encontrarás opciones para todos los gustos. Y te enlazo a sitios donde comprarlos, principalmente Amazon y/o Conasi, para que te sea más fácil encontrarlos.

He dividido la lista en dos grupos. En el primero, encontrarás los libros específicamente de cocina, más prácticos y repletos de recetas con las que se te hará la boca agua. Y en el segundo grupo, he incluido los libros sobre alimentación y nutrición, una aproximación más teórica para que te empapes de las bases para alimentarte mejor.

Empezamos:

Libros de cocina saludable

1.

Supervegano: más de 100 recetas del creador de Avant-Garde Vegan, de Gaz Oakley

Gaz Oakley destaca por su ingenio y vanguardismo en la cocina y, en este libro, nos deleita con un montón de recetas de origen 100% vegetal inspiradas en los platos más tradicionales del mundo anglosajón. Recetas saciantes, saludables, llenas de sabor y contrastes, versiones mejoradas de los mejores clásicos, para demostrarnos que la gastronomía vegana tiene mucho que ofrecer y va a conquistarnos con todos los sentidos.

2.

Quesos caseros sin lácteos, de Miyoko Mishimoto Schinner

El clásico en cuanto a quesos veganos se refiere. La autora, restauradora experta en cocina vegana, nos ofrece toda su sabiduría y experiencia en este libro, y nos presenta una recopilación de recetas de “quesos” para todos los gustos: fundibles, secos, cremosos, fermentados, rápidos… con multitud de ingredientes, naturales y saludables. Además, incluye recetas con ideas para introducir estas delicias y sacarle así todo su potencial.

3.

El gourmet vegetariano, de Yotam Ottolenghi

Yotam Ottolenghi es uno de mis cocineros favoritos (por eso no he podido decantarme por un solo libro aquí 😉). Nacido en Jerusalén y afincado en Londres, muestra con orgullo sus raíces y le da un protagonismo a las verduras espectacular, con recetas suculentas e intensas, mediterráneas y llenas de pasión y color. Esta recopilación incluye 120 recetas, muchas de ellas creadas para la columna “The New Vegetarian”, del periódico The Guardian.

4.

Exuberancia, de Yotam Ottolenghi

Otra obra maestra de Ottolenghi, donde el autor sigue explorando la cocina vegetariana con su enfoque más personal. Las recetas están clasificadas aquí por método de cocción e inspiradas en los clásicos que puedes encontrar en sus restaurantes en Londres. Recetas deliciosas, llenas de sabor y vibrantes, creadas para recobrar la exuberancia naturalmente presente en los vegetales.

5.

Fermentación, de Nerea Zorokiain

Fermentación es el primer libro de la profesora y experta en cocina macrobiótica Nerea Zorokiain. En él, nos ofrece las bases para descubrir el mundo de los probióticos y obtener todo tipo de productos fermentados, alimentos clave para regenerar nuestro microbiota intestinal. Nerea nos ofrece toda su experiencia en fermentación para crear todo tipo de recetas, desde una sencilla salmuera de zanahorias hasta un miso o ciruela umeboshi.

6.

Detox Sen, de Nuria Roura

Es el primer y más completo libro de la coach nutricional Nuria Roura. En él, encontrarás las bases para una alimentación Saludable, Energética + Nutritiva, con las claves para encontrar tu peso ideal y sentirte radiante por dentro y fuera. Es perfecto si lo que buscas es un cambio en tu vida, porque Nuria te acompaña en todo el proceso de desintoxicación holística, te enseña a eliminar los antojos y te aporta pautas para sentirte llena de energía.

7.

Ama, come, vive, brilla: cocina honesta para conquistar tu salud, de Elka Mocker

La cocina de Elka es limpia, fresca y revitalizante y su libro está repleto de su energía. En él, encontrarás propuestas saludables, con producto ecológico y de temporada. Además, sus recetas son tentadoras, divertidas y apetitosas, con la voluntad de acercarnos a una cocina saludable, que resulte cercana y atractiva, y de paso romper el prejuicio de que la gastronomía vegetal puede resultar aburrida. Incluye también un capítulo dedicado a los lácteos de origen vegetal 😉

8.

Vegan Gourmet, de Prabhu Sukh

Vegan Gourmet es una propuesta actual, fresca y gastronómica para todos los amantes de la cocina natural y consciente, de origen 100% vegetal. Con el toque oriental que le caracteriza, el chef aragonés Prabhu Sukh ofrece recetas armónicas, energéticas y creativas, en un recorrido culinario por los cinco elementos: tierra, aire, fuego, agua y éter. Fotografías increíbles al servicio de una estética impecable y unos sabores innovadores.

9.

Las delicias de Ella, de Ella Woodward

Primera obra de la popular bloguera británica Ella Woodward (Ella Mills en la actualidad), es el libro ideal para adentrarse en una cocina saludable de raíz vegetariana. En él, encontrarás propuestas sin gluten, azúcar refinado ni lácteos, perfectas para sentirte mejor en todos los aspectos. Además, su cocina resulta deliciosa y divertida, con lo que además de disfrutar de más salud, vas a disfrutar comiendo.

10.

Espiritual chef, de Javier Medvedovsky

Espiritual chef. Alimentos esenciales para el alma, es el libro perfecto si lo que quieres es adentrarte en el mundo de la alimentación crudivegana. En él, el autor argentino asienta las bases de la alimentación viva, toda una filosofía de vida que apuesta por alimentos sanos, naturales y consumidos con el mínimo proceso de destrucción de los nutrientes. Sus recetas son originales, sabrosas y frescas, veganas, ecológicas y sin gluten ni azúcar.

11.

Recetas y principios de la cocina vegetariana, Teresa Carles

Si te gusta la cocina del popular restaurante Flax & Kale, en Barcelona, y su predecesor Teresa Carles, este libro, escrito por la chef y propietaria del grupo Teresa Carles Healthy Foods, te va a encantar. En él, encontrarás volcada toda la sabiduría y experiencia de la autora, pionera en la restauración vegetariana en España. Las recetas están elaboradas con producto de proximidad y de la estación, favoreciendo así un consumo responsable.

12.

Desayunos saludables, de Martina Ferrer

El primer libro de la dietista-nutricionista Martina Ferrer, que nos acerca a el mundo de los desayunos con propuestas saludables que favorecen la digestión y que a la vez resultan deliciosas. Sus recetas son fáciles, variadas y adaptadas a tus preferencias/intolerancias, pues encontrarás opciones sin gluten, sin lactosa, veganas y sin azúcar añadido. También incluye consejos nutricionales para adquirir unos hábitos saludables y empezar el día con la mejor energía.

13.

Cómete el tarro: 60 recetas vegan-friendly para darle marcha al día, de Marta Vergés

Las propuestas de Marta Vergés son siempre frescas, atrevidas y deliciosas. En este libro, la autora nos ofrece suculentas recetas de origen vegetal, dándole máximo protagonismo a los vegetales y productos ecológicos, en el formato tan popular de los Mason Jars (o tarros de cristal). Una versión saludable y consciente de la tan socorrida “comida de tupper” que nos salva en más de una ocasión.

14.

Recetas sanas para cada día, de Jamie Oliver

Y, para acabar esta sección, no podía olvidarme del gran cocinero Jamie Oliver, que con tanta personalidad y pasión nos acerca al mundo de la cocina más reconfortante. He escogido este libro en particular porque, en él, Jamie se acerca a una alimentación más saludable, energética y nutritiva. Su propuesta personal es, probablemente, la menos “plant based” de toda la lista, pero no quería despedirme sin mencionar alguno de sus libros, precisamente porque creo que su cocina está muy bien cohesionada y resulta absolutamente deliciosa (cada cual que rescate lo que más le interese 😉).

Libros de alimentación saludable

15.

La alimentación natural y energética, de Montse Bradford

Revisión del primer libro La nueva cocina energética, esta es la edición revisada y actualizada, en la que encontrarás las bases de la alimentación energética. Descubrirás cuáles son las necesidades nutricionales de cada persona, en función de su sexo, edad, clima, actividad, etc. y cuáles son los grupos de alimentos a priorizar en una dieta equilibrada. También te enseña a aplicar estos conocimientos con recetas fáciles y completas, estacionales y sostenibles.

16.

Alquimia en la cocina y en la vida, de Montse Bradford

En este libro de alimentación saludable, ideado como una segunda parte de La nueva cocina energética, la autora da un paso más allá y nos describe las necesidades energéticas particulares, proponiendo soluciones específicas y a todos los niveles (emocional, físico, espiritual y, por supuesto, de dieta) para cada tipo de necesidad. Nos describe con detalle todos los síntomas para que reaprendamos a leer nuestro cuerpo y podamos vivir en sintonía con las leyes universales y naturales.

17.

El equilibrio a través de la alimentación, Olga Cuevas

Este es, sin duda, uno de los mejores clásicos sobre el tema, con el que nutrirte de las bases de la alimentación saludable. ¿Lo más interesante? Que Olga Cuevas encaja de manera magistral la visión oriental (basada en la Medicina Tradicional China) con la visión más Occidental de la dietética. Su espíritu integrador empapa toda la obra y esa es su mayor virtud, pues nos relata con sabiduría, filosofía y practicidad, con el objetivo de acercarnos a una alimentación sencilla, con base y fundamento.

18.

La digestión es la cuestión, de Giulia Enders

Libro de la joven científica alemana Giulia Enders, en el que descubrirás la importancia de la salud digestiva, un tema que, por suerte, ya está teniendo el revuelo social y mediático que se merece. De un modo ameno y divertido, nos habla de los intestinos, nuestro segundo cerebro, de cómo afecta su estado a nuestro bienestar o malestar a todos los niveles, y nos relata con todo detalle todos los procesos relacionados.

19.

Macrobiótica Zen, George Ohsawa

Macrobiótica Zen, el arte del rejuvenecimiento y la longevidad es la Biblia de la macrobiótica. Hoy en día es difícil encontrar la primera edición de 1965 (te enlazo con la nueva edición de 2016 versionada y mejorada), pero vale la pena indagar en esta obra maestra si lo que quieres es adentrarte en las bases de la macrobiótica más original. Por supuesto, muchos conceptos han quedado desfasados y el tono de Ohsawa puede sorprenderte (es tosco y radical), pero sigue siendo la pieza de referencia sobre el tema.

20.

El poder curativo de los alimentos, Annemarie Colbin

Annemarie Colbin, chef en alimentación vegetal en Estados Unidos y pionera en este campo, destaca en esta obra maestra la importancia que tiene la alimentación en nuestra salud. Trata de responder la relación entre enfermedad y mala alimentación y nos ofrece alternativas con la finalidad de comprender los procesos de nutrición, autocuración y bienestar.

21.

El detective en el supermercado, Michael Pollan

Best-seller mundial en el cual el periodista y profesor Michael Pollan analiza la paradoja americana moderna alrededor de la salud y nutrición: cada vez estamos más preocupados por la alimentación, pero a la vez estamos más gordos y enfermos. Critica la publicidad y el consumo de productos procesados y nos ofrece una guía práctica para comprender cuáles son los alimentos reales y cómo alimentarnos saludablemente a pesar de toda la información contradictoria con la que somos bombardeados en la actualidad.

22.

El libro de la macrobiótica, Michio Kushi

Michio Kushi, uno de los discípulos de George Ohsawa y difusor de la macrobiótica moderna en Estados Unidos, asienta en este libro las bases de la filosofía y dieta macrobiótica. Se adentra en el mundo de los cereales integrales, vegetales, legumbres y algas marinas, nos da consejos, pautas, menús y ejercicios para una vida saludable y llena de energía. Una guía completísima para adentrarnos en la macrobiótica más tradicional.

 

Y hasta aquí mi selección de libros de cocina y alimentación saludable, especialmente recopilados para el Día del Libro. Por supuesto, hay un montón de libros más que me encantan y que me gustaría recomendarte (algunos en inglés que no se han traducido al español, por ejemplo), pero entonces tendríamos ¡una lista inacabable! Y, por cuestiones prácticas, al final tenemos que marcarnos un número límite de libros a recomendar. Espero que te sirva de inspiración 😉

 

Y, si te ha gustado el artículo…

¿Te apetece echarle un vistazo a estos artículos, con ideas para regalar e inspirarte con la mejor cocina saludable?

¿Compartimos?

Ideas para regalos conscientes

¡Buenas! ¿Cómo va todo?

Por aquí yo estoy a tope con todos los preparativos navideños: esta semana tenemos 3 talleres dedicados a la cocina de Navidad. ¡Imagínate! Así que estoy ultimando todos los detalles, perfeccionando recetas, elaborando bases que luego servirán para las clases… Y, también, se me han ido acumulando un montón de ideas para regalos conscientes 😉

Sí, se acera la Navidad y no sé tú, pero yo voy a tope y tengo una lista infinita de cosas por hacer. Y es que, será por los regalos y/o por los preparativos de las comidas navideñas, que a menudo acabamos convirtiendo las fiestas en sinónimo de estrés (como mínimo los días antes), aunque no lo queramos.

Pues bien, como quiero hacerte la vida un poquito más fácil, y te quiero ahorrar algún quebradero de cabeza, he decidido que ya era el momento de crear esta lista de regalos conscientes, para que tengas ideas para regalar cositas bonitas, sostenibles y cuidadosas con el planeta. ¿Qué te parece?

En ella, encontrarás 7 ideas de regalos conscientes, para que, al dedicar ese regalo, contribuyas de un modo u otro a mejorar este mundo: ya sea porque apoyas a la investigación o al bienestar de personas más necesitadas, porque reduces el impacto medioambiental al minimizar el uso de plásticos o porque, simplemente, cambias hábitos e ingredientes y empiezas a cuidarte más gracias al regalo en cuestión.

Seguro que la lista podría ser muchísimo más completa, pero te dejo con lo que, para mí, son

las 7 mejores ideas de regalos con consciencia:

1.

algún artículo solidario

Como esta bolsa de algodón orgánico solidaria. Que, además de ayudar a recaudar fondos en la lucha contra el cáncer infantil, es preciosa, te sirve para llevar la compra y así le dices adiós a las bolsas de plástico. Un regalo 2 en 1.

2.

algo hecho por ti

Sí, ya sé que si no dispones de tiempo esta no es precisamente una buena idea. Pero es un regalo cuidado, detallista y con todo el amor. Y quizás… sí que dispones de un par de horas para currarte algo por ti mism@, y la persona que lo reciba va a estar encantada. Seguro.

Este año se me ocurre: ¿qué tal si preparamos turrones con ingredientes naturales, ecológicos y sin azúcares refinados, los envolvemos con un papel bonito y los presentamos como regalo?

3.

cosmética natural

Cremitas hidratantes, jabones en pastilla, aceites ecológicos, una maquinilla de afeitar reutilizable o un cepillo de dientes de bambú… productos con los que siempre quedas bien y que, además, son súper útiles, porque tarde o temprano se acabarán usando y, encima, pesando en la persona que te lo ha regalado.

Al escoger productos cosméticos sin parabenos ni siliconas, elaborados con ingredientes naturales y ecológicos, te aseguras la ausencia de tóxicos y, en consecuencia, mayor salud para ti y nuestro entorno.

4.

para quien come fuera de casa

Si la persona a quien le quieres hacer el regalo se pasa largas horas fuera de casa (ya sea por trabajo y/o por estudios), es probable que le venga bien alguno de estos artículos:

Una fiambrera de acero inoxidable para llevar la comida

Una bolsa de tela para llevar el bocadillo

Una botella térmica de acero inoxidable, para llevar el agua o cualquier otra bebida caliente o fría

Una pajita de acero inoxidable, para beber batidos o lo que te apetezca

5.

una experiencia

Un clásico para soñadores e idealistas. Sin duda, uno de mis regalos favoritos (a la hora de regalar y a la hora de ser regalada 😉). Piensa en esa persona, en lo que le gusta, en sus aficiones, y dedícale un día (o un fin de semana o los días que quieras) para sorprenderle con una actividad que le apasionará.

Por ejemplo: un fin de semana romántico en una casa rural, una cena para todos sus amigos con comida favorita, una actividad de aventura, un fin de semana surfeando en esa playa mítica, un billete de avión para ese destino soñado, un día de visita cultural a la ciudad, un día de alquiler de tablas de paddle surf para hacer una buena excursión por la costa…

6.

para jugar en la cocina

Para regalar a cualquier foodie, ¿qué hay mejor que un aparato con el que cocinar los mejores platos? Estos son los típicos regalos que, a mí, como buena amante de la cocina que soy, me fascinan:

Un rallador para cítricos

Un spirali, para hacer espaguetis de verduras

Un vegan milker para hacer tus propias leches vegetales

Un tarro germinador, para hacer tus propios germinados

Una batidora de calidad tipo Vitamix. El regalo de la vida.

Tienes más información sobre batidoras en mi artículo: cómo escoger la mejor batidora.

7.

un libro

Todo otro clásico. Piensa en la persona a quien le vas a hacer el regalo, en sus gustos y preferencias, y escoge un libro sobre esa temática. Un libro es un regalo que abre consciencias, culturiza, nutre. Es siempre una gran opción.

En cuanto a libros de cocina saludable, te recomiendo:

Fermentación, de Nerea Zorokiain

Artisan Vegan Cheese, Miyoko Mishimoto Schinner

El gourmet vegetariano, de Yotam Ottolenghi

Detox Sen, de Nuria Roura

Ama, come, vive, brilla: cocina honesta para conquistar tu salud, de Elka Mocker

Vegan Gourmet, de Prabhu Sukh

Las delicias de Ella, de Ella Woodward

Espiritual chef, de Javier Medvedovsky

Y si te han gustado las ideas…

Seguro que vas a encontrar más inspiración en estos artículos:

 

¿Me ayudas compartiendo la receta?

Guía práctica para vivir sin plástico

Guía práctica para vivir sin plástico (I): la cocina

 

Hace un tiempo que me vengo planteando una cuestión importante:

¿Cómo puede ser que generemos tal cantidad de residuos plásticos?

Durante los primeros meses de planteamiento, empecé a hacer consciencia de cada uno de los momentos en los que este material rodea nuestra vida cuotidiana y el uso que le damos. Y la verdad, la situación me resultaba cada vez más alarmante. En el supermercado, los alimentos que consumimos vienen presentados en envoltorios plásticos, muchas veces totalmente innecesarios.

Incluso llevando a cabo una alimentación esencialmente ecológica, me daba cuenta de que muchos de los productos que compraba vienen envueltos en este material. Leches vegetales, proteínas vegetales, verduras ecológicas en grandes superficies (gran exclamación especialmente en este punto), cereales integrales que vienen en bolsitas de plástico, etc. etc. etc. La lista es, sencillamente, infinita.

Poco después, empecé a ser bombardeada con imágenes sobre nuestros océanos, llenos de plástico. Observaba atónita cómo nuestras playas están cada vez más llenas de basuras, incluso aquellas que, aparentemente, parecen limpias. He hecho limpieza de playas, he viajado por países en los que te ves, literalmente, cubierto de desechos… Y después de todas estas constataciones, y muchas más, me doy cuenta de que, si tenemos el mundo de este modo, es porque NOSOTROS somos los que lo ensuciamos. Cada uno de nosotros. El exterior no es más que un reflejo del interior, de nuestros hábitos.

Por este motivo, me planteo lo siguiente: este uso (abuso, de hecho) del plástico tiene que cambiar. Así de simple. No podemos permitirnos seguir contaminando nuestra tierra de este modo. Tenemos que darle la vuelta al uso que hacemos de los materiales que utilizamos en nuestra vida diaria. O de lo contrario las consecuencias serán catastróficas. Es imperativo. Y muy urgente.

En este punto, aparece una cuestión interesante. O la resistencia más bien. Se trata del hecho de que, sí, es difícil hacer cambios. Nuestra vida diaria suele ser ajetreada y la comodidad acaba anteponiéndose a los demás valores por una cuestión de casi necesidad. Es más cómodo ir al supermercado, es más cómodo comprar comida preparada, es más cómodo que nos lo den todo “masticado”. Es más cómodo quejarnos sobre cómo las grandes empresas siguen empaquetando y fabricando en materiales tóxicos para el planeta y para nuestra salud. Y no hacer cambios al respecto.

Pero chicas, chicos, nosotros tenemos el poder. Como consumidores, cada uno de nosotros tiene un poder inmenso que a veces no llegamos a creernos. Nuestra huella cuenta. La tuya, la mía, y la de cada una de las personas que estamos aquí y ahora y que estamos haciendo todo lo posible por crear un mundo mejor. Y lo positivo: cada vez somos más. Vamos a darle la vuelta. Estoy convencida.

Por este motivo, he querido escribir este artículo (sí, estoy en modo guerrera 😊) y compartir contigo todos los trucos y utensilios que me están haciendo más fácil llevar a cabo el objetivo “vivir sin plástico”. Sin duda, aún me queda mucho por recorrer, y voy haciendo cambios poquito a poco, pero la convicción es firme y los pasos seguros.

Hoy, quiero abordar el tema desde el punto de vista de la cocina. Un lugar en el que solemos consumir muchísimo plástico, ya sea por los embalajes que cubren nuestros alimentos como por los materiales en los que están fabricados los utensilios que utilizamos.

 

  1. Utensilios sin tóxicos

Empezando con los utensilios, te recomiendo leer el artículo del blog de Conasi “Tóxicos en los utensilios de cocina”, aquí encontrarás un estudio exhaustivo de los materiales habituales con los que se fabrica el menaje de cocina, su toxicidad para la salud y las alternativas más saludables.

En general, vamos a optar por utensilios fabricados en vidrio, silicona, acero inoxidable quirúrgico, madera y bambú. Aunque estos dos últimos no están permitidos en las cocinas profesionales por tratarse de materiales porosos, personalmente me parecen muy interesantes, sobre todo por la calidad energética que transmiten a los alimentos[1].

A continuación, voy a detallarte algunos utensilios que me parecen de lo más interesantes:

 

Tuppers de cristal

Sin duda, la mejor opción cuando estamos en casa. Podemos añadir los alimentos en caliente sin riesgos para nuestra salud, y taparlos para guardar en nevera una vez se hayan enfriado.

Por suerte, cada vez hay más facilidad para encontrar este tipo de recipientes en casi cualquier tienda de menaje. Pero por si te interesa, tienes el enlace aquí para encontrar estos de Conasi, que me gustan especialmente por lo ligeros que son.

Te recuerdo que tienes un descuento del 5% en tu primera compra en Conasi introduciendo el código CNS-NATURALMENTE

Si quieres más información sobre el tema, entra aquí y te cuento porque confío en esta empresa, formando parte de su programa de afiliados. Esto significa que si compras en Conasi a través de este código, yo me llevaré una pequeña comisión por la venta.

Tienes toda la información sobre colaboraciones aquí 🙂

Fiambreras de acero inoxidable

A la hora de salir a comer fuera, yo personalmente prefiero las fiambreras de toda la vida, en acero inoxidable. Más que nada porque prefiero optimizar peso, espacio, y reducir riesgos (no me gusta llevar cristal, por ejemplo, cuando salgo de excursión). Así que una buena fiambrera rectangular y bien hermética es siempre una buena opción.

Aquí te dejo con el enlace a la fiambrera que más me gusta de Conasi.

 

Botellas y jarras de vidrio

Para sustituir a las botellas de plástico, nada mejor que una buena botella de cristal o una jarra tradicional. A mí personalmente me resulta muy cómodo reutilizar las botellas de cristal en las que vienen otros productos, limpiarlas bien y tenerlas a disposición con agua fresca y aguas de sabores (con limón y pepino, limón y menta, etc.) en la nevera.

 

Botella térmica de acero inoxidable

El gran descubrimiento 😊 Para ir al trabajo, para las excursiones, siempre que salgo de casa me acompaña esta preciosidad:

He hecho bastante búsqueda sobre el tema, y si bien hay otras marcas buenísimas, esta de Qwetch me ha conquistado el corazón. Primero, por su relación calidad-precio. En segundo lugar, por su estética de líneas finas y por su gran capacidad (la mía es de 750 ml). También puedes encontrarla en otros tamaños. Es hermética, no transmite sabores y mantiene las bebidas frías o calientes durante horas.

Te dejo el enlace a continuación.

 

Potes de cristal

Ideales para guardar semillas, cereales integrales, legumbres, frutos secos… todos los productos que compras a granel los puedes guardar de un modo bonito y ecológico en potes de cristal.

Puedes reutilizar los potes que encuentras en otros productos para tal uso o, si te apetece algo más estético, te recomiendo las clásicas jarras de Mason Jars. En este enlace te dejo con la página web que distribuye estas jarras en España.

 

Bolsas de silicona

Para evitar las bolsas plásticas de almacenamiento de alimentos, nada mejor que estas bolsitas de silicona de Stasher. ¡Un gran descubrimiento! Sirven para almacenar, transportar e incluso cocinar.

Puedes cortar la fruta madura, meterla en la bolsita, congelarla y tenerla siempre lista para tus batidos. Ñamm….

Te dejo el enlace aquí, para que puedas encontrarlas en Conasi.

 

Bee’s Wrap

Son telas de algodón encerado que sirven para envolver tus alimentos, una vez abiertos. Funciona estupendamente como sustituto del film y del papel de aluminio y es un producto totalmente sostenible y reutilizable.

Te dejo el enlace aquí con todas las posibilidades que te ofrece Conasi.

 

Boc’n’roll

En la misma línea, tenemos Boc’n’roll, un sustituto perfecto para el papel de aluminio en bocatas y sándwiches. Lo tengo desde que iba a la universidad y todavía me aguanta impecable.

Te dejo el enlace para encontrarlo en Amazon, tienes un montón de modelos para escoger.

 

Pajitas de acero inoxidable

Para los amantes de tomar sus bebidas en pajitas, tenemos soluciones en acero inoxidable mucho más interesantes que las convencionales en plástico. ¿Sabías que España es el país que más pajitas deshecha de la Unión Europea? 13 millones de pajitas al día. Escalofriante, ¿no crees?

Por este motivo, te recomiendo alternativas en acero inoxidable (más duraderas que las de materiales biodegradables y más seguras que las de cristal).

En Conasi encontrarás éstas tan bonitas totalmente fabricadas en acero inoxidable:

Y si quieres algo un poco más económico y con el cepillo de limpieza incorporado, te recomiendo estas, tienen la parte de arriba de silicona moldeable, lo que las hace más cómodas  para su uso:

 

  1. La compra sin plástico

He aquí otro frente de acción súper importante: la compra sin plástico. A la hora de enfrentarnos a este reto, tenemos varios truquillos que van a hacer mucho más fácil alcanzar nuestro objetivo de minimizar el uso de plásticos. Y todo pasa por nuestras elecciones.

A continuación, te detallo algunas ideas que he ido descubriendo:

 

Bolsas de malla o algodón para comprar vegetales a granel

Mi compañera Teresa me regaló un par de bolsas del estilo (mil gracias, preciosa!!) y la verdad es que ha habido un antes y un después. Estoy encantada 🙂 Tanto en la frutería como en el supermercado, puedes olvidarte ya de las incómodas bolsas de plástico de un solo uso. Incluso te sirve para introducir los productos a granel que puedas comprar.

Te dejo aquí el enlace a la página de Amazon donde puedes encontrar las de la foto.

 

Bolsas de algodón para la compra

Todo un clásico: las bolsas grandes de algodón para poner toda tu compra en un mismo sitio. Siempre llevo alguna en el bolso (o las utilizo de bolso, directamente) y me sirven para poner la compra en cualquier momento.

Ahora ya se encuentran en casi cualquier lugar, con estampados preciosos. Así que te dejo que descubras por ti mism@ 😊

A mí me gusta conservar las de eventos bonitos en los que he estado.

 

Compra fruta y verdura local

Punto súper importante. Sí, no tiene nada que ver con el uso de plásticos a nivel aparente, pero va muy en la línea. Hace unos días, en nuestra charla en Rototom con Héctor Molina, divulgador en consciencia alimentaria, Héctor comentaba que cuando compramos verduras y frutas a las grandes superficies, en realidad estamos dando de comer a Monsanto y otras grandes empresas que monopolizan los cultivos a través de sus propias semillas, fertilizantes y pesticidas.

Si compramos a agricultores locales, que soporten métodos sostenibles, favorecemos la economía local y un uso responsable de nuestra tierra. Si vives en el pueblo, te será más fácil encontrar agricultores cerca y, en las ciudades, cada vez más se están expandiendo redes de consumo directo. La Colmena que dice sí es un buen ejemplo de ello.

 

Evita los productos envasados y compra producto seco sin procesar

Sé que este probablemente será el punto más difícil de conseguir, pero no es imposible. Se trata de volver a lo natural, a lo de antaño. A las legumbres, los frutos secos a granel, los cereales integrales…

Llénate la despensa de este tipo de productos, y cómpralos a granel siempre que te sea posible. Así, cuando vayas a prepararte la comida, lo primero que vas a ver serán esas lentejas coral tan apetecibles, o ese arrocito integral que te está llamando. Haz de los productos sencillos los verdaderos protagonistas de tu cocina y deja que te llenen de energía con sus superpoderes. No sólo vas a ayudar al planeta con tu impacto “zero waste” sino que además vas a nutrirte con alimentos vivos y de calidad, que potencian tu salud a todos los niveles.

 

 

Conclusiones

Espero que este artículo te haya servido de utilidad para inspirarte a hacer cambios en tu vida diaria. Cualquier duda o sugerencia que tengas, no dudes en compartirlo en los comentarios de abajo 😉

Próximamente voy a escribir un segundo artículo sobre el tema, centrándome en cómo vivir sin plástico en el baño. Os mantendré informados 😊

Mientras tanto, te animo a que eches un vistazo al artículo sobre batidoras que escribí hace unos meses por si te interesa descubrir cuál es la batidora que más se adapta a tus necesidades.

 

[1] Si quieres lavar tus cucharas de madera a consciencia, te recomiendo el truquillo que nos enseñó Montse Bradford en sus clases: se trata de hervir estos utensilios durante unos 20 minutos para quitar toda la grasa que con el tiempo se va acumulando en sus tejidos.