Crema de coliflor y champiñones

¡Buenas! ¿Cómo estás?

Hoy te traigo una crema de coliflor y champiñones muy rica y reconfortante, ideal para el frío invierno y con un toque especial que le da una consistencia y cremosidad muy top 😉 pero no voy a adelantarme… ¡Voy a dejar que lo descubras por ti mism@!

Las cremas de verduras son una elaboración estrella en el mundo de la gastronomía saludable. Primero, porque se trata de una manera muy sencilla de introducir un montón de verduras a tu vida sin esfuerzo. Segundo, porque empezar la comida con una crema o una sopa abre el apetito, nutre, refuerza y favorece la digestión. Enganchan un montón, ya verás que cuando las empieces a tomar no podrás parar 😊 Y, finalmente, porque son muy fáciles de preparar y casi no requieren de tu atención. Eso sí, es importante que las realices siguiendo una técnica en particular y así olvidarte de tener que añadir patata o natas de origen animal para obtener la textura deseada –como se suele hacer en la cocina más tradicional.

Y es que, precisamente, uno de los retos principales a la hora de elaborar una crema de verduras healthy es obtener un resultado espectacular con los ingredientes más sencillos. Desde Naturalment Laura, te proponemos la técnica aprendida en las escuelas de macrobiótica y cocina energética, que te detallamos a continuación:

 

Los 8 trucos para hacer una crema de verduras perfecta:

  1. Utiliza como base cebollas o puerros, dependiendo de la temporada, del efecto que quieras conseguir en tu organismo y de la combinación con el resto de verduras.
  2. Póchalos bien, hasta que estén dorados, con un chorrito de aceite de oliva virgen extra de primera presión en frío. Incluso es interesante que se te agarren un poco. Así las verduras soltarán un aroma y un color espectacular.
  3. A continuación, añade la verdura principal: coliflor, calabacín, champiñones, calabaza, boniato, brócoli, hinojo, zanahoria, etc. Puedes combinar varias hortalizas. Te recomiendo que uses las del mismo color (boniato y zanahoria, por ejemplo) o suavices las que sean más fuertes, tanto de gusto como de color (brócoli con calabacín, o calabaza con remolacha).
  4. Usa tres verduras como máximo (contando con la cebolla y el puerro), a no ser que quieras hacer una crema tuttiverduri. Así destacaras el gusto de cada verdura y podrás apreciar qué es lo que lleva la crema.
  5. Añade agua que justo cubra las verduras, o un poco menos. Así se concentrarán los sabores en el agua que haya. Si hace falta, al triturar puedes añadir un poco más. Pero no al revés, porque si hierves con demasiada agua el sabor se quedará diluido en un líquido que luego no vas a utilizar.
  6. Utiliza sal marina sin refinar de buena calidad. Añádela a mitad de la cocción. Una pizca de sal va a realzar los sabores. Pero no te pases, porque queremos que las verduras conserven su propio dulzor. Puedes optar por condimentar con otros elementos salados, como tamari o miso, que se añaden al final.
  7. Hierve a fuego medio el tiempo necesario. Las verduras dulces requieren más cocción (20-30 minutos), pero ves con cuidado con las verduras verdes si no quieres que pierdan su color verde intenso (5-10 minutos para la mayoría de ellas será más que suficiente). Si te pasas, el resultado será de un verde marrón para nada apetecible.
  8. Tritura el resultado con una batidora de buena calidad. Añade especias y hierbas aromáticas al gusto y rectifica de sal y de agua si fuera necesario.

Estos son los trucos para hacer una deliciosa crema de verduras. ¿Qué te parecen? ¿Tienes algún otro que te gustaría compartir?

 

Ahora, te dejo con la receta de crema de coliflor y champiñones a la almendra (sí, este es el toque sorpresa 😉 ) que seguro, te va a encantar.

 

Ingredientes (para 4 personas):

  • 2 cebollas
  • ½ coliflor
  • 8 champiñones
  • Sal marina sin refinar
  • Pimienta negra recién molida
  • Agua
  • ½ vaso de bebida vegetal de avena
  • Un chorrito de Aove de PPF
  • Nuez moscada al gusto
  • 1 c.s. de crema de almendra o almendra molida

 

Elaboración:

  • Pelamos y cortamos las cebollas en juliana. Las pochamos en una cazuela con un chorrito de Aove y un poco de sal, hasta que estén doradas.
  • Limpiamos y cortamos la coliflor y los champiñones a trozos medianos. Los añadimos a la cazuela con la cebolla, salteamos unos minutos y añadimos agua hasta cubrir un poco más de la mitad de las verduras. Salamos y dejamos hervir a fuego medio por 15 minutos.
  • Añadimos la nuez moscada, pimienta, la bebida de avena, la crema de almendra y batimos. Si fuera necesario, podemos añadir un poco más de agua para rectificar de consistencia.
  • Servimos en un bol y decoramos con semillas de sésamo negro, pipas de calabaza y copos de avena.

Espero que disfrutéis de la receta y de los trucos 😉 Un abrazo,

Laura

Si te interesan los platos de invierno y la coliflor, no puedes perderte la receta de estas crepes de trigo sarraceno rellenas de coliflor, cebolla morada y pack choi, con aderezo de crema de queso vegana y salsa de yogurt. Un éxito asegurado 🙂

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
RSS
Facebook
Google+
http://www.naturalmentlaura.com/crema-coliflor-champinones">
Twitter
Instagram