Entrevista sobre alimentació conscient

Aquest passat mes d’abril he tingut el plaer de participar en l’entrevista sobre alimentació conscient que ha preparat el coach personal Salvador Companyó per al seu canal de Youtube. Una entrevista molt propera, en la qual hem estat xerrant sobre la meva experiència en aquest àmbit, parlant de comprensió, flexibilitat, intuïció i passió en la manera de nodrir-nos. Donem importància, també, en el fet de posar consciència en l’elecció dels aliments, la preparació i la cuina.

És un vídeo divertit i proper, que espero que gaudeixis. Coneixeràs algunes coses de mi que probablement no sabies i que no acostumo a explicar.

L’alimentació conscient em va canviar la vida.

Tens l’entrevista completa fent clic en el següent enllaç:

¿Compartim?

Banana bread

(Banana bread o pan de plátano saludable, fit y realfooder)

 

¡Muy buenas! Hacía bastante tiempo que tenía en mi lista de pendientes el compartir contigo una receta de banana bread o pan de plátano, que fuera saludable, fit y con ingredientes sin refinar.

El banana bread es uno de los bizcochos más populares de los últimos tiempos. Debe su origen a los Estados Unidos, pero, como muchos otros bizcochos y pasteles (carrot cake, red velvet, brownie, etc.), se ha extendido ampliamente en todo el mundo durante los últimos años. De hecho, el banana bread, junto con el pan casero, dio su gran bombazo en España durante el primer confinamiento por la COVID-19, en marzo de 2020. ¿Te acuerdas?

Te encantará porque…

La receta que hoy te traigo está elaborada con ingredientes súper interesantes y me encanta por varios motivos:

  • Primero, es muy fácil de hacer. Sólo tenemos que triturar los ingredientes en la batidora. Creo que es uno de los bizcochos más rápidos que podríamos preparar.
  • Segundo, está delicioso y es jugoso y tierno, perfecto para cuando nos apetece algo suave y delicado.
  • Para endulzar, sólo utilizamos plátanos maduros, un puntazo. Es, por tanto, una receta naturalmente sin azúcares añadidos. Las recetas más tradicionales usan azúcar u otros endulzantes, pero yo te recomiendo que esperemos a que los plátanos estén bien maduros y los usemos como sustituto del azúcar. Más realfooder imposible.
  • Por otra parte, he preparado esta receta con copos de avena, harina de sarraceno, huevos eco, nueces y bebida de soja eco. Ingredientes ricos en proteínas de buena calidad, lo que lo convierte en un banana bread muy fit. Además, si utilizas copos de avena libres de gluten, se convierte en una receta sin gluten.
  • Y, para acabar, esta receta tampoco lleva lácteos, ya que usamos aceite de oliva virgen como grasa (nada de mantequillas) y bebida de soja en vez de leche.

Vamos, que esta receta me parece una delicia. Nos sirve como merienda para el día a día e incluso podemos cortar el banana bread a rebanadas y guardarlo en el congelador para ir sacando cuando nos apetezca (en la tostadora calentito está increíble). Es ideal para deportistas, niñ@s y para cualquier momento en el que queramos un snack saludable y delicioso. ¿Qué te parece compartir este bizcocho con los de casa con un té a media tarde? ¡A mí me encanta la idea!

Podemos elaborar nuestro banana bread con algunas variaciones, las más clásicas son con:

  • Chips de chocolate
  • Almendras o nueces enteras
  • Arándanos
  • Pasas
  • En su versión vegana (sustituye, de la receta que te traigo hoy, los 2 huevos por 2 c.s. lino molido + 6 c.s. agua).

Y nada más, te dejo aquí con la receta que me ha inspirado esta semana:

 

Ingredientes

  • 1 taza copos de avena (100g)
  • 4 plátanos de Canarias: 3 (330g) + 1 para decorar (110g)
  • 2 huevos eco
  • ½ vaso nueces (50g)
  • 1/3 taza aceite de oliva virgen extra (70g)
  • ½ taza bebida de soja eco (110g)
  • 1 c.c. vinagre de manzana
  • una c.p. canela en polvo
  • 1 pizca de sal marina
  • una c.p. levadura para postres eco (5g)
  • ¾ taza harina de trigo sarraceno (120g)

Elaboración

  • Calentamos el horno a 180ºC con ventilador. Preparamos un molde rectangular para bizcochos con una lámina de papel para hornear, untamos con aceite y espolvoreamos un poco de harina. Reservamos.
  • En el vaso de la batidora, trituramos los copos de avena, hasta dejarlos finos.
  • Añadimos los plátanos, los huevos, las nueces, el aceite, la bebida de soja y el vinagre. Trituramos de nuevo hasta que quede una masa líquida fina.
  • Añadimos la canela, sal, levadura y harina de trigo sarraceno. Incorporamos a velocidad media para que se mezclen bien los ingredientes.
  • Vertimos la mezcla en el molde. Pelamos un plátano y lo partimos por la mitad longitudinalmente. Lo usamos para decorar el bizcocho.
  • Horneamos a 180ºC durante unos 45 minutos (en cada horno necesitarás más o menos cocción).
  • Dejamos atemperar unos minutos, desmoldamos y dejamos enfriar en rejilla.

Para este banana bread, te puede interesar…

Molde

Un buen molde de 30 cm, de Ballarini. Para esta receta es perfecto, ni demasiado grande, ni demasiado pequeño. Te dejo aquí el enlace para encontrarlo en Zwilling.

Vitamix Ascent 2500i

Mi batidora favorita para todo tipo de batidos, leches vegetales y mezclas de todo tipo, incluso para hacer harinas (yo preparo la harina de sarraceno de esta receta siempre en la Vitamix).

Puedes encontrarla en Conasi aquí. Recuerda que, con el código CNS-NATURALMENTE, tienes un 5% de descuento en tu primera compra.

Espátula de silicona

Para aprovechar toda la masa de la batidora, me encanta utilizar una buena espátula de silicona, libre de tóxicos.

Encuéntrala en Conasi aquí y recuerda que tienes un descuento del 5% con el código CNS-NATURALMENTE 🙂

Y si te ha gustado la receta…

Te pueden interesar también estas propuestas deliciosas para tus desayunos o meriendas:

¿Compartimos?

Dónde comer en Valencia: restaurante Margarito Grill Market

Si estás de viaje o resides en la capital de la Comunitat Valenciana y quieres llevar un estilo de vida saludable también fuera de casa, seguramente te interesará descubrir dónde comer en Valencia con propuestas ricas y sanas. Y un restaurante ideal para llevar a cabo este propósito es sin duda el Margarito Grill Market.

Ubicado en la calle de Félix Pizcueta 6, este acogedor restaurante se encuentra en una localización inmejorable: a apenas 5 minutos a pie de la concurrida estación del Norte. Hecho que lo convierte en una opción muy interesante si, como en nuestro caso, te encuentras de paso por la ciudad y te apetece comer algo económico, delicioso y healthy sin tener que caminar grandes distancias (ideal si vas un poco cargado, las mesas son amplias y hay espacio de sobra para un@ viajer@ 😉).

Viajar a Valencia

Hace tiempo que había dejado la sección VIAJAR un poco abandonada, principalmente a causa de la pandemia y los confinamientos sucesivos. Pero hoy estoy muy contenta de poder retomar esta sección con un artículo dedicado al Margarito Grill Market de Valencia (la misma firma también cuenta con otro local en Bilbao). Con la reciente libre circulación por las comunidades Autónomas en España, tuvimos la oportunidad de pasar por Valencia en nuestro viaje de regreso desde Denia, donde fuimos la semana pasada para acompañar a nuestro vecino a trasladar su velero. Aprovechamos, pues, para descubrir un nuevo restaurante en la capital y, la verdad, fue todo un acierto. Primero, por su ambiente: el espacio del Margarito es cálido y elegante y el trato es súper cercano. Y, segundo, por la comida: rica, sana y elaborada con ingredientes de gran calidad.

Una de las cosas que valoro más cuando viajo es que los restaurantes saludables están en auge. Por supuesto que me encanta probar cositas del terreno e inspirarme con la cocina local (eso que no falte, por favor, ¡es la esencia de los viajes! Jeje), pero reconozco que cuando tienes tu paladar y tu sistema digestivo acostumbrados a unos hábitos determinados, apetece muchísimo tener opciones saludables para aportarle energía de la buena al cuerpo y un descanso de las comidas más pesadas. En este sentido, en Margarito he sentido esa calidez propia de una comida casera, sencilla y mimada, elaborada como la haría en mi casa. Y eso, te lo aseguro, se agradece muchísimo.

 

La carta del Margarito

En su carta, el restaurante apuesta por los bols Market food, un plato combinado en el que tienes la oportunidad de escoger tu proteína (hay un montón de opciones veganas y gluten free, algo de pescado y algo de carne blanca), la salsa y dos guarniciones de verduras (oh sí, por fin se da protagonismo a las verduras también en restaurantes), que se acompaña con pan de masa madre. Con el mismo sistema, tienes tu Salad bowl. Y, si te apetece, tienes opción de hamburguesas (temáticas y con varias opciones, según tus preferencias), entrantes y batidos.

Sin duda, te animo a que te dejes conquistar por sus entrantes. Nosotros degustamos las gyozas rellenas de morcilla vegana (por favor, no dejes de probarlas, están de escándalo) y las vegan balls. Me gustaron tantísimo los entrantes, que sin duda tomaría toda la comida a base de tapas si tuvieran una carta más extensa de platillos para compartir. Nos quedamos con ganas de probar los postres, parecen todos deliciosos, pero los platos son completos y más si te pides algún entrante (con lo que no tuvimos espacio para más).

Detalles que suman

Lo que más me gustó fue poder saborear sabores de alrededor del mundo al servicio de una cocina saludable. Los sabores son intensos, pero bien equilibrados, siempre teniendo clara cuál es la prioridad: que te siente bien lo que comes, que el plato sea equilibrado y que ganes salud en cada bocado. Un combo fantástico, que recomiendo a todo amante del sabor que no quiera renunciar a cuidarse.

Además, el hecho de encontrarte en un espacio tan cálido, mimado y espacioso, te hace sentir en calma y bienestar y, en consecuencia, comes también con mayor plenitud.

En definitiva, el restaurante Margarito Grill Market resulta una opción súper interesante para comer saludable, bonito y económico en el centro de Valencia y sentirse arropado por la calidez de su espacio. Espero que pronto puedan abrir más localizaciones y expandir su concepto por todas partes. Sí, lo valoramos muchísimo. Y cada vez se vuelve más necesario reconectar con lo que nos hace sentir bien. Y este equipo, sin duda, lo consigue.

Freidoras sin aceite: pros y contras

pros y contras freidoras sin aceite

Hoy quiero compartir contigo un artículo muy interesante sobre los pros y contras de las freidoras sin aceite, redactado por nuestro invitado Marc de freirsano.com, especialista en este tipo de pequeños electrodomésticos.

Hace ya un tiempo que las freidoras sin aceite se están poniendo mucho de moda. De hecho, sois muchas las personas que me estáis preguntando sobre mi opinión al respecto y si puede resultar un método de cocción saludable para substituir al frito convencional. Para responder a esta pregunta, hemos hablado con Marc y le hemos trasladado vuestras inquietudes, y nos ha preparado este súper post de invitado que, seguro, nos va a resolver un montón de dudas:

 

 

¿Una freidora que fríe, sin freír? ¡Te lo explico!

Hola soy Marc, amante de los buenos hábitos y de una salud de hierro, y en este post voy a hablarte sobre uno de los electrodomésticos de moda. Las freidoras sin aceite, también conocidas como freidoras de aire.

Y te preguntarás, las patatas fritas, las croquetas, las alitas de pollo, … ¿Qué tienen de saludable? Si los cocinas con una freidora convencional, la verdad es que muy poco. Pero, utilizando las freidoras de aire, la cosa cambia radicalmente.

Como seguramente ya has intuido, las freidoras sin aceite cocinan con aire caliente a alta velocidad, igual que un horno de convección. Así, el calor consigue repartirse de forma homogénea y llega a los alimentos sin que el aceite tenga que funcionar como conductor principal.

 

PRINCIPALES BENEFICIOS DE LAS FREIDORAS SIN ACEITE

Si hay una razón principal, por la que te interesa utilizar este tipo de herramienta es, precisamente, porque se trata de una alternativa mucho más saludable.

  • Al reducir la cantidad de aceite, también consumirás menos calorías.
  • Evitarás consumir grasas trans, que aumentan el colesterol LDL o colesterol malo.
  • Al evitar el colesterol malo, se reduce el riesgo de oxidación.
  • Se reduce el riesgo de aparición de enfermedades del sistema cardiovascular.
  • Evitarás el desequilibrio entre ácidos grasos Omega 3 y 6, con lo que se previenen las reacciones alérgicas y se mejora la producción celular.
  • Durante la fritura se genera acrilamida en los alimentos, un compuesto orgánico contaminante que según la OMS es altamente cancerígeno.

 

VENTAJAS Y DESVENTAJAS

PROS

  • Comerás más sano: Al cocinar con aire caliente y reduciendo a nada o muy poco aceite, reducirás hasta un 85% de grasas saturadas.
  • No sólo puedes cocinar patatas y croquetas. Es un aparato muy versátil, podrás cocinar muchos más platos de los que te imaginas.
  • Si tienes poco tiempo: Ahorrarás tiempo usando el programador. Además, se limpia en un abrir y cerrar de ojos.
  • Sabor auténtico: Disfrutarás de un sabor más natural sin renunciar a las características de los fritos.
  • Sin olor a fritanga: Olvídate del olor a fritanga tan molesto que queda después de freír.
  • Ayudas al medio ambiente: Es un sistema de cocinado más ecológico, al no generar aceites residuales.
  • Ahorras en aceite: Ya sabes lo caro que está el aceite. Al usar nada o solo un poco, te ahorrarás grandes cantidades de aceite.
  • Cero salpicaduras: Puedes olvidarte de las molestas salpicaduras de aceite en tu piel, en tu ropa y en todas las partes de la cocina.
  • Tu cocina más limpia que nunca: Con una freidora sin aceite, tu cocina libre de salpicaduras de aceite.
  • Facilidad de uso y poca supervisión: Tu freidora sin aceite se encargará de todo. Selecciona la temperatura de cocción y el tiempo, o bien selecciona uno de los programas predefinidos, y tú, de mientras, puedes dedicar el tiempo a otras tareas. Cuando acabe, te avisa.
  • Menos consumo eléctrico: Aunque a priori tengan una potencia más elevada, son de alta eficiencia energética, por lo que necesitas menos tiempo para cocinar.

 

CONTRAS

  • Casi igual: los resultados no quedan igual que en una freidora convencional, pero sí muy parecidos.
  • Espacio: No es un electrodoméstico pequeño y necesitas espacio en tu cocina.
  • Aprendizaje: Al principio puede costar un poco conseguir buenos resultados. Tenéis que haceros buenos amigos.
  • Precio: El precio es más elevado comparado con una freidora convencional.

 

¿Qué puedes cocinar con una freidora sin aceite?

Lo que más sorprende a la gente es que con una freidora sin aceite puedes cocinar una gran variedad de platos. No solo podrás cocinar patatas fritas, croquetas, alitas de pollo y nuggets, sino también carne, pescado, arroces, verduras, empanadillas, etc. ¡Y no solo esto! También es ideal para dulces como madalenas, bizcochos, flanes…

Como puedes ver no solo sirve para “freír”, también puedes tostar, asar, hornear… y hasta puedes precalentar platos en lugar de utilizar el microondas.

 

Si quieres saber más sobre freidoras sin aceite…

Si ya tienes claro que este pequeño electrodoméstico es para ti, te invito a leer este artículo con las mejores freidoras sin aceite, donde encontrarás un análisis exhaustivo de los mejores modelos para ayudarte en tu elección.

Y si te apetece descubrir otros artículos en el blog dedicados a utensilios y demás herramientas útiles, te animo a que le eches un vistazo al artículo sobre Cómo escoger tu batidora o el de los 5 beneficios de envasar al vacío.

Granola proteica

Si te gustan los cereales de desayuno y quieres probar una versión saludable y fitness, seguro que te encanta esta deliciosa granola proteica súper crujiente que arrasará en tu casa.

La granola es una elaboración típica de los Estados Unidos que consiste en mezclar copos de avena, frutos secos y miel u otras melazas y hornearlo hasta que quede crujiente. Se suele servir con leche, yogurt y/o frutas frescas. Yo hoy la he aderezado con yogurt de soja eco + kiwi + almendras del huerto tostadas. La granola es prima hermana del muesli, de origen europeo, la diferencia es que el muesli suele presentarse más suave y en trozos más pequeños.

A mí me gusta preparar la granola en horno, porque es la manera más fácil y qué menos tiempo requiere por tu parte (la metemos al horno y ¡voilà!). Pero alguna vez la he preparado tostada en la sartén. Y tengo que reconocer que es una idea genial para el verano, cuando no queremos encender el horno o cuando queremos preparar poca cantidad.

Para nuestra granola proteica, he optado por introducir una mezcla de copos de avena con copos proteicos (los de FoodSpring son de soja no transgénica), semillas variadas y canela. Puedes cambiar las semillas y frutos secos a voluntad, pero la chía debe quedarse chía (actúa de apelmazante gracias a su mucílago). Con una excepción: podría usarse lino molido en vez de chía 😉

En cuanto a la miel o melaza que tradicionalmente se usa para la granola, he usado una mezcla triturada de crema de cacahuete natural, plátano y pasas. He querido hacer una receta lo más saludable posible, prescindiendo tanto del azúcar como de otros endulzantes (que, aunque sean más saludables, no dejan de ser procesados). Por esto, he utilizado plátano y pasas para aportar el toque dulce. Y, mezclados con la crema de cacahuete, le aportan a la granola la cremosidad que necesita para crear los bloques finales.

El resultado es una granola deliciosa, crujiente y con esa combinación tan rica de cacahuete + avena + plátano + canela. Un combo de 10 y que, además, está cargada de proteínas de buena calidad. Por mi parte, desde que he empezado a hacer más deporte, me he dado cuenta de que mis necesidades proteicas han aumentado. Uno de los trucos que más me funciona es procurar que en cada comida y snack tenga una buena dosis de proteína (además de los demás nutrientes, por supuesto). Con esta granola, tenemos nuestra dosis de manera rápida e ideal como desayuno o tentempié a media mañana o media tarde.

Te dejo con la receta para que la disfrutes:

Ingredientes

Sólidos:

 

  • 1 taza copos de avena (100g)
  • 1 taza copos proteicos FoodSpring (100g)
  • ¼ taza semillas de chía (45g)
  • ¼ taza de semillas de calabaza (45g)
  • 2 c.s. almendras crudas (30g)
  • Canela 1 c.c.

“Líquidos”:

 

  • 4 c.s. mantequilla de cacahuete (90g)
  • 1 plátano maduro (100g)
  • 1/3 taza de pasas (50g)

Elaboración

 

  • Precalentamos el horno a 150ºC con ventilación.
  • En un bol grande, mezclamos todos los ingredientes sólidos.
  • A parte, trituramos con una batidora de brazo todos los ingredientes “líquidos” (digo líquidos entre comillas porque sé que no son líquidos como tal, pero al triturarlos, actúan como tal 😉). Y los añadimos al bol con los sólidos.
  • Mezclamos bien con una cuchara. Preparamos una bandeja de horno con un papel para hornear (yo uso uno de silicona), y extendemos la mezcla encima de la bandeja, de manera que quede bien extendida por toda la superficie.
  • Horneamos 12 minutos. Retiramos la bandeja del horno y mezclamos para que no se nos queme, procurando no romper demasiado las rocas que se van formando.
  • Horneamos 12-14 minutos más. Sacamos del horno y dejamos enfriar completamente. Podemos guardar la granola en un recipiente de cristal durante 5-6 días en un armario fresco y seco.

Para esta granola proteica, he usado…

Copos de proteína de FoodSpring

Para preparar esta granola proteica, he utilizado los copos de proteína de FoodSpring, elaborados con soja orgánica europea. Los encontrarás aquí

Lámina de silicona para hornear

La solución para no tener que usar papel de horno cada vez. Es perfecta como base para nuestra receta, para que nuestra granola no se enganche a la bandeja del horno.

Te enlazo a esta que puedes encontrar en Conasi. Y recuerda que, si es tu primera compra, tienes un descuento del 5% por venir de mi parte con el código CNS-NATURALMENTE.

Crema de cacahuete de FoodSpring

Crema de cacahuete elaborada justo como se tiene que elaborar: utilizando únicamente cacahuetes tostados, triturados hasta obtener crema. Puedes prepararla tú mism@, tienes la receta aquí, o bien comprarla preparada en casas que te gusten, como esta de FoodSpring

Y si te ha gustado la receta…

Puedes echarle un vistazo a estas otras recetas elaboradas con avena que te van a encantar para darle caña a tus desayunos:

¿Compartimos?

Cóctel de kombucha

Hoy quería compartir contigo una receta más festiva, ideal para acompañar una celebración o un tardeo ahora que empieza el buen tiempo: el CÓCTEL DE KOMBUCHA estilo mimosa, un delicioso mocktail (=cóctel sin alcohol) elaborado con kombucha, naranja y un toque de frutos rojos.

La kombucha, por si no la conoces, es una bebida milenaria carbonatada que se elabora a partir de la fermentación del té verde junto con agua, SCOBY (acrónimo para la colonia de bacterias y levaduras de la kombucha: Symbiotic Colony Of Bactery and Yeast), azúcar integral de caña eco y mucho mimo.

Como beneficios interesantes, cabe destacar:

  • Su función probiótica y digestiva: enriquece la flora bacteriana o microbiota y regula la digestión.
  • Es antioxidante, gracias a la acción del té verde.
  • Resulta energética, aportándonos más vitalidad, y refrescante.
  • Es saciante y, a la vez, baja en calorías.
  • Si está elaborada de la manera correcta, los niveles de azúcar tras la fermentación son muy bajitos.

Afortunadamente, durante los últimos años se ha ido recuperando la elaboración de esta deliciosa bebida probiótica y, en la actualidad, ya existen muchas empresas que la fabrican en España y en cualquier parte del mundo. De hecho, es gracias a la enorme popularidad que está ganando, que la kombucha puede considerarse, a día de hoy, una bebida en tendencia.

Para la receta de hoy, he utilizado VITAE KOMBUCHA, una kombucha fabricada de manera artesanal aquí donde vivo, en Catalunya (en Pineda de Mar), y que elabora su producto con ingredientes ecológicos, con una gestión sostenible y según el método tradicional.

Vitae Kombucha fabrica 8 variedades, todas ellas embotelladas en vidrio. Y, para el cóctel de kombucha estilo mimosa, me he decantado por la de açaí y frutos del bosque, que nos aporta un toque aromático, fresco y antioxidante y así le damos un twist al cóctel tradicional.

Y es que el cóctel mimosa clásico se elabora con cava y zumo de naranja. Para nuestra versión, he substituido el cava por la kombucha y el zumo de naranja por naranjas enteras y trituradas a modo de batido (así no sólo tomamos el zumo sino también la pulpa y fibra 😉 ). También he añadido unas pocas frambuesas, para reforzar el sabor a frutos rojos que ya nos aporta esta variedad de kombucha. Me ha encantado añadir este toque de frambuesa al cóctel de kombucha estilo mimosa porque le aporta un toque fresco, antioxidante y muy primaveral.

Verás que se trata de una receta súper fácil que puedes preparar en 5 minutos y que va a encantar a todo el mundo. Además, al tomar la kombucha en cóctel con frutas, te darás cuenta de que ¡parece realmente un cóctel con alcohol! Sorprenderás a todo el mundo al contar que se trata de una bebida sin alcohol, te lo prometo 😉

Ingredientes (para 2 personas)

Elaboración del cóctel de kombucha

  • Antes de empezar, es importante que los ingredientes estén bien fríos. A mí me gusta tener las naranjas y las frambuesas congeladas porque así me aseguro de que el cóctel estará fresquito de verdad.
  • Introducimos todos los ingredientes en el vaso de una batidora potente y trituramos a máxima potencia hasta obtener un batido fino.
  • Servimos bien frío en copas largas de cava. Podemos decorar la copa con un trocito de naranja o una frambuesa.

Para esta receta, te puede interesar…

Vitamix Ascent 2500

Mi batidora favorita para todo tipo de batidos, cócteles y leches vegetales, ¡porque lo tritura todo y los cócteles quedan finísimos!

Puedes encontrar la batidora Vitamix en Conasi aquí. Recuerda que, con el código CNS-NATURALMENTE, tienes un 5% de descuento en tu primera compra.

kombucha-acai-frutos-del-bosque-800x1200

Kombucha de açaí y frutos rojos

Sabor sutil de frutos rojos, fresa, açai, pétalos de rosa y mucho más. Sabor mágico y exótico. Te envuelve y te trae calma, bienestar. Puedes encontrarlo en la tienda online de Vitae Kombucha: https://tienda.vitaekombucha.com/

Y si te ha gustado este cóctel de kombucha…

Te animo a que eches un vistazo a estas recetas de batidos irresistibles:

¿Compartimos?

Entrevista en Turismo de Bienestar

Este mes de marzo he tenido el placer de responder a las preguntas que con tanto cariño me han preparado desde Turismo de Bienestar. Una entrevista súper bonita que encontrarás en su web, una plataforma que fomenta los viajes y experiencias transformadoras en sitios con encanto.

Me encanta el cariño que muestra y sus preguntas me han resultado súper interesantes. ¿Quieres inspirarte con lo que te cuento? Hablamos sobre alimentación saludable, mis inicios, los básicos, la alimentación y el estrés, cuidarse estando de viaje y otras cositas chulas 🌞

«Si basamos nuestra alimentación en alimentos reales, vamos por buen camino»

Tienes la entrevista completa haciendo clic en el siguiente enlace:

Paella de verduras

Hace tiempo que me apetecía compartir esta receta contigo, que triunfa por sencilla y tradicional: la paella de verduras. Todo un clásico de la cocina mediterránea y que hoy vamos a preparar en su versión más saludable, aprovechando las virtudes del arroz integral.

La paella es un plato que suele ser el rey de la fiesta en días de encuentros o cuando nos apetece cocinar algo especial y de toda la vida. La podemos elaborar con mil y un ingredientes (pregúntale a un valenciano y seguro que no acaba de estar de acuerdo conmigo en este punto 😉). Y, sin duda, la paella de verduras es una de las mejores opciones cuando queremos preparar una paella tradicional y con ingredientes de origen vegetal.

Si te has pasado a los cereales integrales o te interesa hacer una paella de verduras en su versión más saludable con arroz integral, te habrás dado cuenta de que, para esta receta, no nos sirve eso de cambiar, simplemente, el arroz blanco por su versión completa. El arroz integral, como bien sabrás, se comporta de manera distinta a su homónimo refinado. Y no solo en cuanto a tiempos de cocción se refiere, sino también en cuanto a la forma de cocinar la propia paella. Aún me acuerdo de la primera vez que me dispuse a preparar una paella de verduras con arroz integral y pensé que se cocería el arroz en los 40 minutos que suele requerir normalmente cuando se cocina el integral a modo convencional… Ilusa… ¡aquel arroz nunca se cocía y no hacía más que agregar caldo y caldo y tiempo y tiempo y no había manera!

Me di cuenta entonces, de que, al sellar el arroz en crudo con la marca de verduras[1], se convertía en misión imposible hervir luego el arroz en el caldo con esas verduras. De hecho, aumentó considerablemente el tiempo de cocción e hice esperar a todos los comensales durante un buen rato más de lo previsto.

¿La solución? Sencilla: precocer el arroz con el caldo aparte, en un cazo bien tapadito durante 20 minutos. Así, en primer lugar, sofreiremos las verduras en la paella como siempre se ha hecho y, en el momento de añadir el arroz a la paella, lo haremos con el arroz que ya tenemos precocido. Se terminará de cocer en 20 minutos más y en total habremos tardado los 40 minutos que se espera de un arroz integral. Y lo mejor, el resultado: un arroz al punto, un poco al dente, pero sin que se nos caiga un diente.

 

[1] Procedimiento típico del “arrossejat”, que es como se suele hacer el arroz aquí en mi zona, en el Delta del Ebro (sur de Catalunya, tocando al País Valencià).

Si aún no te acaba de convencer la idea de pasarte al arroz integral, te dejo aquí con algunos de sus beneficios, que espero que consigan hacerte sentir devoción por este preciado cereal:

  • Al aportar azúcares complejos, el arroz integral se asimila de forma lenta y nos aporta una energía natural y extendida a lo largo de las horas, lo que nos permite mantener constantes los niveles de azúcar en sangre.
  • Fortalece páncreas y bazo y, en general, armoniza y regula el sistema digestivo, siendo uno de los cereales más digestivos.
  • Es mucho más rico en minerales y vitaminas que el arroz blanco.
  • Desde la medicina oriental, se considera uno de los cereales más equilibrados que existen y, por ello, se recomienda su consumo de forma habitual.

Pues bien, sin más preámbulos, te dejo con esta deliciosa receta de paella de verduras. Si te fijas, las verduras que he usado son bastante veraniegas (elaboré esta receta y sus fotos en verano), pero puedes cambiarlas a voluntad por las que sean de temporada y te apetezcan. Ahora mismo, la prepararía con alcachofas de mi tierra (que están preciosas) y unas florecillas de coliflor, en vez de los pimientos y berenjena. A disfrutar, pues:

 

Ingredientes (para 2-3 personas)       

  • 1 vaso de arroz integral ecológico (200g)
  • 3 y ½ vasos de caldo de verduras (875g)
  • 1 diente de ajo
  • ¼ puerro (unos 50g)
  • un trozo de pimiento rojo (1/4 aprox.) (50g)
  • ¼ berenjena (75g)
  • un trozo de pimiento verde (1/4 aprox.) (50g)
  • 4 champiñones Portobello (100g)
  • 1 tomate maduro (100g)
  • 1 c.c. pimentón dulce
  • un puñado de judías verdes (50g)
  • Un chorro de AOVE
  • Sal marina

 

Elaboración

  • Cocinamos el arroz aparte, con el caldo, durante 20 minutos, en una cazuela con tapa y a fuego lento.
  • Mientras tanto, preparamos el sofrito: en una paella con un chorrito de AOVE, añadimos el ajo bien picado. A continuación, el puerro picado y dejamos saltear un par de minutos. Incorporamos los pimientos y la berenjena, bien picados. Dejamos unos minutos e incorporamos los champiñones, laminados. Cuando esté bien cocido, añadimos el tomate rallado y dejamos que reduzca.
  • Cuando tengamos el arroz al punto, pasados los 20 minutos, añadimos el pimentón dulce a la paella, damos un par de vueltas y, a continuación, incorporamos el arroz con el caldo a la mezcla. Salamos y mezclamos. Añadimos las judías limpias haciendo forma de estrella y dejamos cocer a fuego medio durante 20 minutos más, hasta que el arroz esté cocido.

 

Trucos

Si vas a hacer más cantidad, te recomiendo que vayas reduciendo la cantidad de caldo que necesitarás. Estas medidas están pensadas para realizarlas con una paella de 30 cm de diámetro, lo que permite que el arroz quede bastante espaciado y, por lo tanto, se evapore bastante cantidad de caldo. Si ves que tu paella va a tener más de dos dedos de grosor de arroz, te recomiendo que pongas menos caldo y que acabes de ajustar a tu gusto. Y es que, a más cantidad de arroz, se va necesitando menos caldo.

A parte, la cantidad de caldo también va a variar en función de cómo te guste la paella (más suelta o más caldosa, más cruda o más hecha) y también en función de la caña que le des al fuego (a más fuego, más evaporación). Juega y descubre tu punto preferido y, si tienes dudas, me comentas 😉

 

Para esta receta de paella de verduras, te puede interesar…

Sartén ecológica SKK

Sartén ecológica SKK de 28 cm, disponible en tres alturas, en Conasi. Te dejo el enlace aquí. Estas son de la serie Diamant 3000, de calidad superior, con antiadherente reforzado con titanio. Una maravilla 😉

Acuérdate que tienes un 5% de descuento en la primera compra con el código CNS-NATURALMENTE.

Tabla de madera de olivo

Para cortar todas las verduras, una tabla de madera como esta de Conasi me encanta, porque está elaborada con madera de olivo ecológica, maciza y sin tratar. Acuérdate que tienes un 5% de descuento en la primera compra con el código CNS-NATURALMENTE.

Cuchara de madera

Para remover las verduras mientras las sofreímos, una cuchara de madera me resulta de lo más cómodo y orgánico. Por eso, es un básico en mi cocina.

Esta de Conasi me encanta porque está elaborada con madera ecológica, maciza y sin tratar. Acuérdate que tienes un 5% de descuento en la primera compra con el código CNS-NATURALMENTE.

Y si te ha gustado esta paella de verduras…

Te recomiendo que eches un vistazo a estas recetas elaboradas con una base de cereales integrales:

¿Compartimos?

5 beneficios de envasar tus alimentos al vacío

Hoy quiero compartir contigo un artículo muy especial que nos han escrito desde envasadorasalvaciopro.com dedicado a los 5 beneficios de envasar tus alimentos al vacío. En el mundo de la restauración, es una técnica que se viene utilizando desde hace varios años. De hecho, desde que empecé a trabajar en restaurantes y otras cocinas profesionales, […]

Mermelada saludable de frambuesa

Hace unos días compartí con vosotr@s la mermelada que estábamos elaborando en Xocola_t y os encantó la idea de aprender a elaborar vuestra propia mermelada. Y mejor si es saludable, casera y sin azúcar refinado. Hoy te traigo esta deliciosa mermelada saludable de frambuesa, que podrás preparar en 10 minutos y que, además, resulta súper fácil de elaborar.

Para cocinar la mermelada saludable, vamos a prescindir del azúcar. Yo he añadido un poquito de melaza de arroz ecológica, pero podéis utilizar el endulzante saludable que más os guste (azúcar de coco, sirope de agave, un dátil machacado, unas uvas pasas trituradas, etc.). Lo ideal es que vayamos acostumbrando el paladar a los sabores menos dulces y cada vez necesitemos menos cantidad de endulzante.

Para una taza de frambuesas, he necesitado una cucharilla de postre de melaza de arroz. Según qué frutas utilices, su punto de madurez y, por supuesto, el tipo de endulzante, necesitarás más o menos cantidad de éste. Te recomiendo que vayas ajustando la cantidad necesaria en función de tu mermelada, empezando siempre con menos e ir añadiendo de poco en poco hasta obtener el punto de dulzor que te resulte rico. Con este procedimiento, imagino que ya te habrás dado cuenta que esta receta no sigue los pasos de la mermelada tradicional (para 1kg de fruta, xxx g de azúcar…). Pero, ¿qué consecuencias tiene, a nivel práctico, no utilizar azúcar?

Primero, que tendremos una mermelada mucho menos dulce. Esto parece obvio, jeje. Ya te he explicado lo que pienso al respecto.

Segundo, que no disfrutaremos del poder conservador del azúcar. Y, por lo tanto, no tendremos mermelada para un año en la despensa… Para conservar la mermelada saludable de frambuesa durante más tiempo, lo que podemos hacer es disponerla en tarros pequeños en el congelador e ir pasándolos a la nevera a medida que necesitemos. O bien, elaborar menos cantidad, como te propongo en la receta. Yo suelo añadir un poquito de zumo de limón para aprovechar su poder conservador y antioxidante.

Y, tercero, la última consecuencia es que, sin azúcar, perdemos la textura a «mermelada» propia de la mermelada. Para conseguirla, yo te propongo utilizar semillas de chía, que son ricas en Omega-3 y en fibra y además, gracias a su mucílago, aportan una textura granulada y densa que le viene de maravilla a esta elaboración. Si no quieres utilizar chía, puedes substituirla por la misma cantidad de lino molido o bien por agaragar en polvo (unos 2g de agaragar por cada litro de mermelada va a ser suficiente).

En cuanto a las frutas que puedes utilizar para elaborar mermelada saludable, yo te propongo la frambuesa porque es la más rápida de cocinar. He utilizado frambuesas congeladas, pero puedes utilizarlas frescas si prefieres. Si escoges otras frutas, tendrás que adaptar el tiempo de cocción y cocinar hasta que se deshaga la fruta en cuestión. ¡Me encanta aprovechar la temporada de nísperos, naranjas fresas o melocotones, por ejemplo, para elaborar un montón de mermelada saludable!

Trucos: puedes añadir especias a tu gusto para un toque aromático (vainilla fresca, canela, 5 pimientas, jengibre, etc.).

Ingredientes

⦁ 1 taza de frambuesas congeladas (110g)
⦁ una c.p. de zumo de limón
⦁ 1 c.s. de semillas de chía (10g)
⦁ una c.p. de endulzante saludable (opcional). Yo he utilizado 1 c.p. de melaza de arroz (8g).

Elaboración

Disponemos todos los ingredientes en un cazo pequeño y lo cocinamos a fuego medio durante 5-6 minutos, mezclando con la ayuda de una cuchara a menudo, para que no se nos pegue. A medida que se va cocinando la frambuesa, vamos chafando un poquito la mezcla con la ayuda de la cuchara. Dejamos enfriar y conservamos en un tarro en la nevera, hasta una semana.

Para elaborar mermelada saludable de frambuesa, te puede interesar…

Tarro de vidrio Weck

Para guardar tu mermelada saludable o por si decides hacerla conserva, con este tarro Weck podrás conseguir el vacío con los métodos tradicionales. Puedes adquirirlo en Conasi aquí, y recuerda que tienes un 5% de descuento en tu primera compra por venir de mi parte con el código CNS-NATURALMENTE.

Ollas SKK para vitro y gas

Por su antiadherente libre de PFOA ni metales pesados, con las ollas SKK cocinas con total confianza sin desprender tóxicos a los alimentos.

Distribuyen el calor rápida y uniformemente tanto en la base como en las paredes. Esto permite perfectos resultados en la cocción y mayor eficiencia energética.

Puedes encontrarlas en Conasi a través de este enlace. Y recuerda que tienes un 5% de descuento al realizar tu primera compra en Conasi con el código CNS-NATURALMENTE.

Cuchara de madera

Para remover la mermelada, una cuchara de madera me resulta de lo más cómodo y orgánico. Por eso, es un básico en cualquier cocina.

Esta de Conasi me encanta porque está elaborada con madera ecológica, maciza y sin tratar. Acuérdate que tienes un 5% de descuento en la primera compra con el código CNS-NATURALMENTE.

Y si te ha gustado esta mermelada saludable de frambuesa…

Te recomiendo que eches un vistazo a estas otras elaboraciones con frutos rojos y/o semillas de chía:

¿Compartimos?