Croquetas de espinacas veganas

Hoy quería compartir contigo la mejor receta que he elaborado jamás de croquetas de espinacas veganas, tiernas por dentro y bien crujientes por fuera 😊 Es una elaboración perfecta para un día en que te apetezca cocinar y darte un homenaje, ya que están de vicio. Y son especiales por varios motivos:

  • Están hechas al horno, con lo cual no resultan demasiado grasas.
  • Son veganas, así que son mucho más ligeras que las convencionales, elaboradas con bebida de arroz en vez de leche de vaca.
  • Son saludables, al estar elaboradas con verduras y cereales integrales como base.
  • No tienen gluten, pues me encanta utilizar harina de arroz integral para la bechamel y el rebozado es de polenta.
  • Son fáciles de montar, ya que su textura es muy agradable, ni demasiado espesas ni demasiado líquidas.
  • Las puedes congelar una vez rebozadas y antes de cocinar, y así las disfrutas cuando más te apetezca.

Empecé a elaborar croquetas veganas saludables hace varios años, y siempre lo hacía con una base muy parecida a las de las hamburguesas vegetales; es decir, mezclando arroz integral o mijo cocido con las verduras bien salteadas, y esta era mi base. El mijo, por ejemplo, es ideal para elaborar todo tipo de hamburguesas, croquetas y albóndigas, porque su sabor es bastante neutro y nos aporta una textura espesante brutal, que une todo el conjunto.

Por norma general, si elaboramos una mezcla suficiente cremosa y sabrosa, el resultado está más que bien con este método. Pero siempre acababa echando de menos el gusto más tradicional de la bechamel para las croquetas, ya que justo en este punto sentía que debían diferenciarse de otras elaboraciones.

Por otro lado, elaborar las croquetas solo con bechamel junto con las verduras escogidas tampoco no me acababa de convencer porque, aunque el gusto fuera muy parecido al original, me faltaba un poco de consistencia y densidad.

Por eso, hacía tiempo que me rondaba por la cabeza preparar unas croquetas en las que se aunasen las virtudes de la bechamel + la cremosidad del mijo. Y así surgieron estas croquetas de espinacas que te propongo hoy: elaboradas con una buena base de cebolla pochada, que le confiere un montón de sabor, con mijo, con una bechamel bien espesa (de harina de arroz integral y bebida de arroz), y, por supuesto, con las espinacas frescas y salteadas, que aportan el toque especial a estas deliciosas croquetas.


Así pues, si estás buscando una receta saludable, sin gluten y vegana, para tus croquetas de espinacas, esta es tu receta:

Ingredientes (para unas 30 croquetas)

  • 4 cebollas (600g de cebolla sin limpiar)
  • 1 manojo de espinacas frescas (230g limpias)
  • 4 c.s. piñones o nueces (40g)
  • 2 c.s. levadura nutricional
  • ½ vaso de mijo (100g) + 1 vaso y ½ de agua (375g)
  • ½ vaso harina de arroz integral (60g)
  • 1 vaso de bebida de arroz (250g)
  • Sal marina y pimienta negra recién molida al gusto
  • un chorrito de aove
  • Polenta o sémola de arroz para rebozar

Elaboración

  • Pelamos las cebollas, las picamos a cuadraditos finos y lo pochamos muy bien en una sartén, con bastante aceite, hasta que queden completamente doradas.
  • Mientras tanto, cocemos el mijo en un cazo a parte: incorporando el mijo limpio y 3 medidas de agua (½ vaso de mijo x 1 vaso y ½ de agua) y una pizca de sal. Ponemos el fuego al máximo, tapamos y, cuando empiece a hervir, bajamos el fuego al mínimo y calculamos 25 minutos. Apagamos el fuego y reservamos el mijo en un bol, dejando que se enfríe.
  • Cuando la cebolla esté bien doradita, añadimos las espinacas, ligeramente picadas, y salteamos unos minutos más.
  • En la sartén de las cebollas y espinacas, incorporamos la harina, dejamos dorar un minuto, y añadimos la leche vegetal poco a poco, mientras removemos. Añadimos los piñones picados y la levadura nutricional. Apagamos el fuego y vertemos la mezcla de verduras al mijo. Rectificamos de sal y pimienta y mezclamos bien hasta obtener una masa manejable. Dejamos enfriar.
  • Preparamos una bandeja de horno cubierta con papel parafinado y un plato con un poco de sémola de maíz (polenta) para rebozar.
  • Con las manos limpias y húmedas (te recomiendo tener a mano un bol con agua para irte mojando las manos a medida que hacemos las croquetas), vamos haciendo las croquetas: hacemos la forma, las rebozamos en la polenta, quitamos el exceso de rebozado y las colocamos en la bandeja.
  • Precalentamos el horno a 220ºC. Echamos un chorrito de aceite en las croquetas. Horneamos 10 minutos por cada lado, hasta que estén doraditas y crujientes.

Para estas croquetas de espinacas, te puede interesar…

Olla SKK

Por su antiadherente libre de PFOA ni metales pesados, con las ollas SKK cocinas con total confianza sin desprender tóxicos a los alimentos.

Distribuyen el calor rápida y uniformemente tanto en la base como en las paredes. Esto permite perfectos resultados en la cocción y mayor eficiencia energética.

Puedes encontrarlas en Conasi a través de este enlace. Y recuerda que tienes un 5% de descuento al realizar tu primera compra en Conasi con el código CNS-NATURALMENTE.

Tabla de madera de olivo

Para cortar la cebolla y las espinacas y cualquier fruta y verdura, una tabla de madera me resulta de lo más cómodo y orgánico. Por eso, es un básico en mi cocina 😉

Esta de Conasi me encanta porque está elaborada con madera de olivo ecológica, maciza y sin tratar. Acuérdate que tienes un 5% de descuento en la primera compra con el código CNS-NATURALMENTE.

Lámina de silicona para hornear

La solución para no tener que usar papel de horno cada vez. Sin duda, será una de mis próximas adquisiciones. Es perfecta como base para nuestra receta, para que nuestra masa no se enganche a la bandeja del horno.

Te enlazo a esta que puedes encontrar en Conasi. Y recuerda que, si es tu primera compra, tienes un descuento del 5% por venir de mi parte con el código CNS-NATURALMENTE.

Y, si te han gustado estas croquetas de espinacas…

Te recomiendo que le eches un vistazo a estas otras ideas para hamburguesas y albóndigas vegetales y otros idilios 😉 :

¿Compartimos?

Pizza integral con masa madre

Hace poco que he creado la sección del blog dedicada a panes y masas y, pensando en qué recetas quería incluir en esta sección, una de las primeras y más deliciosas elaboraciones que me ha venido a la cabeza ha sido esta receta de pizza integral con masa madre.

Hace años que cambié la harina blanca por harinas integrales ecológicas. Y, la verdad, me encanta el resultado. Funcionan de maravilla para las pizzas y cualquier masa, tienen mucho más sabor y cuerpo y, además, son infinitamente más saludables que las harinas convencionales. Que cuesta un poco más de amasarlas, por supuesto. Son harinas que no contienen tanto gluten como las blancas y por ello su amasado es más costoso. Incluso los más puristas me dirán que el resultado no es tan esponjoso ni aireado. Y con razón. Pero sigo en mis trece. Yo prefiero los panes elaborados con harinas integrales. Su sabor intenso y profundo me gana, y la salud, también.

Hasta ahora siempre había elaborado la pizza con harina integral y levadura en polvo ecológica, una opción mucho más saludable que con levadura en polvo convencional. Pero incluso así, tenía el gusanillo de experimentar con una masa elaborada a partir de masa madre.

Finalmente, hace unas semanas tuve el placer de asistir a un curso de masa madre impartido por Carmen Guillemot, toda una experta en slow food de la zona donde vivo (en el delta del Ebro), y desde entonces que utilizo la masa madre para elaborar mis propios panes y masas. Pizza incluida. Y ¡qué acierto!

Las masas con masa madre no tienen nada que ver con las masas convencionales. El sabor, cuerpo y textura que aporta la fermentación natural es, simplemente, espectacular. Y es un bien de antaño súper importante de recuperar.

La fermentación lenta de nuestras abuelas + el uso de harinas integrales ecológicas = el tándem perfecto para beneficiarnos de un montón de ventajas para nuestra salud. Y es que las masas integrales con masa madre:

  • Protegen la flora bacteriana. Al ser masas vivas, fomentamos el buen estado de nuestro microbiota intestinal.
  • Promueven una buena asimilación de los nutrientes. Gracias al proceso de fermentación, se vuelven mucho más digestibles. Además, contienen muchísimos más nutrientes, vitaminas y minerales que los panes convencionales.
  • Ayudan al tránsito intestinal. Las harinas integrales son ricas en prebióticos, que favorecen a la regulación de nuestros intestinos y su correcto funcionamiento.
  • Suponen un menor riesgo de celiaquía o intolerancia. El actual aumento de casos de intolerancia al gluten se debe, en gran parte, a la pésima calidad de los panes modernos. Los panes tradicionales son mucho más respetuosos con nuestro organismo y, en consecuencia, provocan menos casos de intolerancias.
  • Menor carga glucémica. El grano entero contiene todos los elementos del cereal integral (incluida la fibra y el germen). La fibra naturalmente presente ayuda a regular la carga glucémica del pan, volviéndolo mucho más equilibrado. Nos aporta, pues, una energía de buena calidad y lenta asimilación, que nos dará energía para muchas horas.

Si quieres elaborar tus propias masas de pizza saludables, necesitarás tu masa madre lista para ser usada (y un poco de paciencia 😉). Si quieres saber cómo prepararla en casa, puedes seguir los tutoriales de Ibán Yarza, toda una eminencia en el tema.

En la pizza integral de hoy, he optado por un topping sencillo a base de salsa de tomate, rúcula fresca, alcaparras y nuestra deliciosa salsa de queso vegano tipo cheddar. Por supuesto, puedes usar los ingredientes que más te gusten. Yo he querido mantenerlo sencillo para darle voz a nuestra protagonista de hoy: la masa de pizza integral con masa madre.

 

Te dejo con la receta de mi pizza integral con masa madre:

Ingredientes (para 4 pizzas integrales individuales)

Masa:

  • 150 g masa madre (yo la elaboro en hidratación al 100% con harina de centeno integral)
  • 360-380 g harina de trigo integral ecológica (en función de la marca de harina, la masa puede absorber más o menos agua)
  • 220 g agua
  • 30 g aceite de oliva virgen extra
  • 7 g sal marina sin refinar

Relleno:

  • 180 g tomate frito casero (sin azúcar), bien denso
  • 1 taza salsa de queso vegano estilo cheddar
  • 25 g rúcula fresca
  • 2 c.s. alcaparras
  • Orégano y pimienta negra al gusto

Elaboración

  • Previamente, tendremos que refrescar la masa madre, para tenerla lista para nuestra masa de pizza integral. Puedes seguir los pasos en este artículo de Ibán Yarza.
  • En un bol, añadimos los 150g de masa madre junto con los 220g de agua. Mezclamos bien.
  • Incorporamos el aceite, la sal y la harina poco a poco. Mezclamos, hasta que estén todos los elementos incorporados, añadiendo más o menos harina en función de su textura. Amasamos durante 10 minutos y dejamos reposar, en un bol, cubierto con un trapo limpio, durante 12 horas (menos en verano).
  • Pasado este tiempo, la masa habrá doblado o triplicado su volumen. Aquí tienes una foto para que veas cómo llega a crecer:

 

 

  • La volvemos a coger y la volvemos a amasar. La cortamos en 4 trozos iguales, le damos forma de bola y la dejamos reposar entre 20 minutos y una hora. Aquí te dejo con otra foto para que veas cómo queda la masa antes de hacer el último reposo:
  • Encendemos el horno a 250ºC (si tienes ventilador, mejor con él) y, mientras se calienta, vamos preparando las pizzas. Cogemos una bola, la colocamos encima de un papel de horno y, con la ayuda de un poco de harina, vamos estirando la masa con el rodillo, hasta obtener una masa fina.
  • La untamos con una buena cucharada de salsa de tomate, que quede bien esparcida. Añadimos un poco de salsa de queso vegano, a cucharadas, y la pimienta, el orégano y las alcaparras. La metemos en el horno y cocemos durante 10 minutos (sin ventilador tardará unos minutos más).
  • Sacamos del horno y decoramos con un poco de rúcula fresca por encima. Servimos.

 

Observaciones

El horno que tenemos en nuestra casa no tiene ventilación, así que le cuesta más de cocer los alimentos. Hemos ido desarrollando algunos trucos para que se nos haga la pizza por debajo y quiero contártelos, por si a ti también te pasa lo mismo:

  • Por una parte, cocemos la pizza en la rejilla (con papel de horno + rejilla), así el aire circula mejor por el horno que si estuviéramos utilizando la bandeja.
  • Y, por la otra parte, colocamos la pizza en la parte más inferior del horno, dejando que casi toque con la pared inferior. Así nos aseguramos que la pizza quede bien cocida y crujiente por debajo.

 

Para esta pizza integral, te puede interesar…

Rodillo ergonómico

Rodillo de amasar, de acabado profesional, fabricado en Francia con madera maciza de haya, sin tratar y antiadherente natural. Su diseño ergonómico lo hace  fácil de usar e ideal para dar forma a las pizzas y cualquier tipo de masa. 

Puedes encontrarlo en Amazon siguiendo este enlace.

Vitamix Ascent 2500i

La verdad es que, para las masas, una batidora Vitamix no es indispensable, pero sí muy cómoda cuando aprovechas y haces más de una masa 🙂 Puedes meclar la masa cómodamente, se amasa ella misma y te ahorras unos cuantos minutos de trabajo manual.

Puedes encontrarla en Conasi aquí. Recuerda que, con el código CNS-NATURALMENTE, tienes un 5% de descuento en tu primera compra.

Lámina de silicona para hornear

La solución para no tener que usar papel de horno cada vez. Sin duda, será una de mis próximas adquisiciones. Es perfecta como base para nuestra receta, para que nuestra masa no se enganche a la bandeja del horno.

Te enlazo a esta que puedes encontrar en Conasi. Y recuerda que, si es tu primera compra, tienes un descuento del 5% por venir de mi parte con el código CNS-NATURALMENTE.

Y, si te ha gustado esta deliciosa pizza integral…

¿Te apetece probar con otras ideas de masas y panes?

 

¿Compartimos?

Cuscús de coliflor

La primavera está a la vuelta de la esquina y empiezan a apetecer recetas más fresquitas con las que aligerar el organismo y prepararnos para la llegada de la nueva estación. La semana pasada te traía esta deliciosa ensalada de alcachofas, y esta semana he querido seguir con verdura de temporada y presentarte este suculento cuscús de coliflor.

La coliflor es una verdura muy rica en vitaminas, fibra, antioxidantes y tiene un gran poder saciante. Su temporada, en España, tiene lugar de noviembre a abril. Muchos meses, pues, para disfrutar de las virtudes de esta preciada crucífera. A mí, personalmente, me encanta, cocinada de todas las formas posibles. Pero también conozco a muchas personas a quienes les resulta una verdura un tanto incómoda.

Por eso, es mi intención sorprenderte con nuevas preparaciones que tengan la coliflor como protagonista, como en nuestro cuscús de coliflor. Y así puedas darle un giro a esta verdura, la disfrutes de manera deliciosa y, además, incorpores en tu vida todos sus beneficios.

De hecho, la coliflor es una verdura súper versátil, pues puedes utilizarla en un montón de elaboraciones:

  • Como base para pizzas. Se ha puesto muy de moda en dietas sin gluten y, sin duda, es una idea de lo más saludable. Aquí te dejo con la propuesta de Danza de Fogones.
  • Hervida unos pocos minutos y en vinagreta de mostaza, perfecta como ensalada. A mí me encanta así, porque queda muy crujiente.
  • Gratinada con una bechamel vegana (te dejo el enlace aquí a mis canelones veganos, donde encontrarás la receta de la bechamel de mi abuela).
  • Como base para purés y cremas de verduras (como en esta cremita de colifor y champiñones).
  • Como base para salsas de pasta. ¿Sabías que puedes hacer unos nutritivos espaguetis con salsa de queso usando esta crucífera como base? Te enlazo aquí con mi receta de macarrones con salsa de queso vegana que te va a chiflar.

Y, cómo no, podemos usarla para elaborar este delicioso cuscús de coliflor. Una manera de tomar la coliflor muy original y que se ha vuelto muy popular en los últimos años.

Para elaborar nuestro particular cuscús, simplemente hemos triturado las florecitas en el vaso de la batidora durante unos segundos a velocidad media, para que la coliflor quede bien picada, pero sin que se forme una pasta. Una vez lo tenemos listo, podemos utilizarlo directamente en crudo o macerarlo con un chorrito de limón. Así es ideal para las ensaladas de primavera.

En la receta de hoy, vamos a servirlo al estilo marroquí, salteado ligeramente junto con el resto de los ingredientes, para lograr un plato caliente. Pero, si lo prefieres, puedes apagar el fuego junto antes de echar el cuscús y simplemente mezclarlo, para mantener la coliflor cruda.

Esta versión del cuscús es una de mis favoritas, ¡sin duda! Y me encanta por varios motivos:

  • Al cambiar el cuscús tradicional por coliflor, estamos elaborando una receta más rica en verduras y menos en hidratos de carbono, lo cual es muy interesante si quieres introducir más verduras en tu vida y reducir los carbohidratos.
  • El sabor es riquísimo, y súper parecido al original. Realmente parece cuscús de sémola de trigo. Dale a probar a tus amig@s y/o familia y me comentas la reacción 😉 De color, es un poco más blanco que el original, por eso a mí me gusta agregarle un poquito de cúrcuma. Así obtenemos ese toque amarillo del cuscús de trigo.
  • Tiene el punto perfecto entre crujiente y jugoso, gracias al toque del zumo de limón.
  • Es ácido, especiado, fresco… al más puro estilo marroquí.
  • Se prepara rápidamente (no tardarás más de 10 minutos), ensuciamos una sola sartén y es una manera facilísima de comer más sano.
  • Es vegana, con ingredientes de origen 100% vegetal.
  • Es una receta perfecta tanto como entrante como guarnición de tu plato principal. Por la noche, incluso puede servirte como plato único.

Vamos a ver cómo preparar este delicioso cuscús de coliflor:

 

Ingredientes (para 2 personas)

  • ½ cebolla morada
  • 1 vaso de garbanzos cocidos (180g)
  • ½ coliflor mediana
  • Especias al gusto: yo uso 2 c.c. comino molido, 1 c.c. pimentón dulce (y un poco más para decorar), 2 c.c. cilantro en polvo, 1 c.c. ajo en polvo, 1 c.c. cúrcuma.
  • 1 c.s. uvas pasas (opcional)
  • 1 vaso espinacas frescas (1/2 manojo)
  • Un chorrito de AOVE
  • Pimienta negra y sal marina al gusto
  • 2 c.s. zumo de limón
  • Perejil o albahaca fresca para decorar

Elaboración

  • En una sartén a fuego medio, salteamos durante un par de minutos la cebolla, cortada a juliana, con un chorrito de AOVE. Añadimos los garbanzos y dejamos rostizar unos 5 minutos, removiendo de vez en cuando.
  • Mientras tanto, limpiamos la coliflor y la picamos en el vaso de la batidora o en una picadora. Lo hacemos a velocidad media y durante unos cuantos segundos, hasta que veamos que la coliflor queda granulada, pero no hecha una pasta. Reservamos.
  • Añadimos las especias a los garbanzos. Salpimentamos y dejamos que se doren durante un par de minutos. Añadimos la coliflor, las pasas y mezclamos bien y cocemos un minuto más.
  • Mientras de calienta la coliflor, limpiamos las espinacas y las picamos bien finas. Las añadimos a la mezcla y apagamos el fuego. Acabamos el plato con un chorrito de zumo de limón. Mezclamos.
  • Servimos con unas hojitas frescas de albahaca o perejil y espolvoreamos por encima un poco de pimentón dulce.

 

Para este cuscús de coliflor, te puede interesar…

Vitamix Ascent 2500

Para triturar todo lo que se te antoje, ideal para la receta de hoy, porque te deja la coliflor bien triturada.

Puedes encontrarla en Conasi aquí. Y recuerda que, con el código CNS-NATURALMENTE, tienes un 5% de descuento en tu primera compra.

Sartén SKK

Yo de momento estoy usando la sartén de Castey, que me parece una opción adecuada. De todos modos, he probado varias y las que más me gustan son las sartenes ecológicas SKK, que están hechas sin teflón y con antiadherente reforzado con titanio. Si te intersa, te dejo el enlace aquí para que la encuentres en Conasi.

Acuérdate que tienes un 5% de descuento en la primera compra en Conasi introduciendo el código CNS-NATURALMENTE.

Cuchillo de cerámica Kyocera

Para pelar y cortar la cebolla, o picar las espinacas, un buen cuchillo de cerámica es indispensable en mi cocina. Porque, además, no se desafila como los demás y es más ligero que los de acero.

Puedes encontrarlo en Conasi aquí. Y recuerda que tienes un 5% de descuento con el código CNS-NATURALMENTE al realizar tu primera compra en Conasi.

Y, si te ha gustado este cuscús de coliflor…

Échale un vistazo a estas recetas elaboradas con esta deliciosa crucífera:

 

¿Compartimos la receta?

Enchilada de frijoles vegana

[RECETA PATROCINADA POR CONASI]

La enchilada es uno de los platos mexicanos más populares del país y existen un montón de variantes: verdes, rojas, suizas, de mole, potosinas, etc. Hoy te propongo esta enchilada de frijoles, también conocida como enfrijolada.

La peculiaridad de esta enchilada es que la salsa en que se sirve está elaborada a partir de los famosos frijoles, triturados con una batidora tipo Vitamix y reducidos hasta obtener una salsa espesa. Es muy frecuente rellenar la enfrijolada con queso o pollo, pero nosotros vamos a hacer una versión vegana y rellenarla con coliflor en adobo, para aprovecharnos de esta maravillosa crucífera de temporada que casa tan bien con las alubias. Así, tendremos una maravillosa enchilada de frijoles vegana.

 

Me encanta este adobo, con su ligero toque picante y con el tahini, porque le da un gusto muy rico y nutritivo, muy similar al de la carne. Y la salsa, suave y cremosa, envuelve la enchilada a la perfección. Además, es una manera muy original de cocinar la coliflor, que seguro te va a sorprender por lo rica, cremosa y saciante que resulta.

Esta receta es perfecta para viajar con el paladar a México sin salir de tu casa 🙂 Si la acompañas con un poco de ensalada o verduras verdes blanqueadas, tendrás un menú muy saludable y completo.

 

Si quieres descubrir estas increíble enchilada…

 

…donde te enlazo con la entrada de la receta en el blog de Conasi.

¡Ah! Y recuerda que, si te apetece comprar algo en la página web de Conasi, tienes un descuento del 5% en tu primera compra, utilizando el código de descuento CNS-NATURALMENTE.

 

 

Y si te gusta la comida americana…

Quizás te resulten interesantes estas recetas inspiradas en el continente americano:

 

¿Compartimos?

Macarrones con queso vegano

Hoy te traigo una receta de pasta nutritiva y muy sabrosa que hará las delicias de cualquier paladar: los macarrones con queso vegano. Te resultarán especialmente irresistibles si eres de los que se derriten por unos buenos macarrones con una salsa cremosa y reconfortante, de aquellos que se funden en la boca.

Estos macarrones con queso vegano son una adaptación de los famosos mac and cheese norteamericanos: una receta súper popular en Estados Unidos, Canada e Inglaterra, que consiste en macarrones bañados en una salsa de queso, con la variedad cheddar como uno de sus principales ingredientes.

En la receta tradicional, los macarrones suelen servirse gratinados al horno. Pero también suelen encontrarse cocinados y servidos en una cacerola. En la versión que te propongo, la más rápida, se sirve el plato directamente de la cazuela. Sin embargo, te cuento también cómo puedes hacerlo para servir tus macarrones gratinados.

Para la salsa de queso vegana, he utilizado coliflor, zanahoria y anacardos como base. Y, la verdad es que, cuando lo pruebes, ni te vas a acordar que lleva verduras como ingredientes principales. Así, verás que es una receta perfecta para los más pequeños de la casa, para introducir verduras de manera más que disimulada 😉

En cuanto a la pasta, he escogido unos macarrones de trigo sarraceno. Me encanta la combinación trigo sarraceno + coliflor. Por eso ha resultado tan sencillo escoger esta variedad de pasta. Pero en realidad puedes usar cualquier tipo de macarrones. En América, son muy populares los elbow macaroni para esta receta (literalmente: macarrones “codo”). Sin embargo, en España no se encuentran con facilidad. Lo más parecido que puedes encontrar es la pasta tiburón.

A mí me gusta utilizar macarrones ecológicos integrales o bien otras variedades con harinas sin gluten. Me parecen mucho más digestivos e interesantes que los que se elaboran con harinas refinadas. Además, al utilizar alimentos integrales, con su germen y su fibra, la asimilación es mucho mejor, más lenta, y te aporta energía de larga duración y de mayor calidad. Vaya, que es la opción más saludable.

Esta receta de macarrones con queso me encanta porque es:

  • Cremosa
  • Saciante
  • Nutritiva
  • Calentita, ideal para días fríos de otoño e invierno
  • Acogedora
  • Muy comfort food
  • Con sabor a queso de verdad

Así que, sin más que añadir, te dejo con la receta con la que conquistarás a todo el mundo:

 

Ingredientes (para 3 personas)

  • 1 vaso de coliflor en florecillas (110 gr)
  • ½ zanahoria mediana
  • ½ vaso de anacardos crudos o almendra cruda (65 gr) + agua para remojar
  • ¼ vaso levadura nutricional + un poco más por encima
  • 1 c.s. vinagre de manzana
  • ½ vaso de agua de hervir las verduras
  • 2 c.s. AOVE
  • ½ c.c. sal marina sin refinar
  • 1 c.c. ajo en polvo
  • 1 c.p. cebolla en polvo o deshidratada
  • ½ c.c. cúrcuma en polvo
  • Una pizca de pimienta negra recién molida
  • 250 gr macarrones eco (yo he utilizado los de trigo sarraceno)
  • Perejil fresco para decorar

Elaboración

  • Dejamos a remojo los anacardos la noche anterior. Si te has olvidado, puedes dejarlos a remojo con agua hirviendo una vez empieces con la receta 😉
  • En una cazuela, ponemos a hervir agua abundante, con una pizca de sal. Una vez arranque a hervir, echamos la coliflor y la zanahoria. Dejamos cocer las verduras durante 15 minutos. Las retiramos con una espumadera y sacamos también ½ vaso de agua, que utilizaremos para la salsa.
  • Devolvemos la cazuela al fuego, dejamos que arranque a hervir de nuevo, e introducimos los macarrones. Dejamos cocinar el tiempo que indique el paquete. A mí me gusta dejarlos al dente 😊
  • En un recipiente apto para batidora de brazo o en tu personal blender, ponemos las verduras, los anacardos escurridos y el resto de los ingredientes para la salsa. Trituramos y reservamos. Si quieres, puedes alargar la salsa con un poco más de agua o incluso con bebida vegetal, especialmente si vas a gratinar tus macarrones.
  • Mezclamos los macarrones con la salsa y servimos con un poco de perejil fresco por encima. Si lo deseas, puedes ponerlos en una bandeja de horno, espolvorearlos con levadura nutricional y gratinarlos unos minutos a máxima temperatura.

 

Observaciones

  • Si vas a gratinar tus macarrones con queso, te recomiendo que alargues un poco la salsa para hacerla más líquida y dejes los macarrones más al dente de lo habitual. Así, con la segunda cocción al horno, estos van a poder cocer un poco del líquido de la salsa para terminar de cocinarse.
  • Te recomiendo que acompañes este súper plato de pasta con una fresca ensalada variada o una buena dosis de verduras cocidas levemente.
  • Si quieres hacer la receta más rápida, cuece las verduras al mismo tiempo que la pasta. Puedes hacerlo en dos ollas distintas o bien cocinar las verduras unos minutos y luego echar la pasta, de manera que las verduras y los macarrones estén cocidos al mismo tiempo. Prepara todos los ingredientes para la salsa en un recipiente, de modo que cuando las verduras estén cocidas sólo tengas que añadir estos últimos ingredientes y triturar.

 

Para esta receta, te puede interesar…

Ollas SKK para vitro y gas

Por su antiadherente libre de PFOA ni metales pesados, con las ollas SKK cocinas con total confianza sin desprender tóxicos a los alimentos.

Distribuyen el calor rápida y uniformemente tanto en la base como en las paredes. Esto permite perfectos resultados en la cocción y mayor eficiencia energética.

Puedes encontrarlas en Conasi a través de este enlace. Y recuerda que tienes un 5% de descuento al realizar tu primera compra en Conasi con el código CNS-NATURALMENTE.

Batidora Personal Blender - PB 150

Ideal para triturar pequeñas cantidades (como la de nuestra salsa de queso vegana), porque las batidoras de vaso suelen quedar demasiado grandes para tal propósito (a no ser que desees hacer cantidades industriales, por supuesto). También van muy bien para las salsas las batidoras de brazo convencionales 🙂

Encuéntrala en Conasi haciendo click aquí y acuérdate de que tienes un descuento del 5% en tu primera compra en Conasi con el código CNS-NATURALMENTE.

Cuchara de madera de olivo

Para remover la pasta, una cuchara de madera me resulta de lo más cómodo y orgánico. Por eso, es un básico en cualquier cocina.

Esta de Conasi me encanta porque está elaborada con madera ecológica, maciza y sin tratar. Acuérdate que tienes un 5% de descuento en la primera compra con el código CNS-NATURALMENTE.

 

Y si te ha gustado la receta…

Quizás te interese echarle un vistazo a estas deliciosas propuestas de pasta y elaboraciones con quesos veganos:

 

¿Compartimos la receta?

Falafel de lentejas rojas

Hoy quiero compartir contigo una receta que hacía mucho que tenía ganas de hacer y con la cual aún no me había puesto al lío: el falafel de lentejas rojas.

Siempre me ha encantado el falafel, es una gran opción para vegetarianos, veganos y todos los que no comemos carne cuando vamos a comer fuera y queremos gastar poco. Me encanta comerlo en restaurantes; pero, la verdad, nunca lo había elaborado yo misma con éxito.

Cuando lo había probado a la manera tradicional, se me desparramaba la masa y, además, sentía que el hecho de tomar el garbanzo tan crudo no me resultaba digestivo. Cuando había optado por hacerlo a partir del garbanzo cocido -en mi propia reinvención de la receta-, el resultado parecía más bien una burger de garbanzos. Así que tampoco me servía.

Finalmente, la solución la he encontrado en el falafel de lentejas rojas: unas legumbre que, al ser de pequeño tamaño y no tener piel, resultan muy digestivas. Con ellas, los falafels me encantan, primero por el color y segundo porque la lenteja en seguida pregermina, así que te llevas una dosis extra de vitaminas y digestibilidad.

Te recomiendo que acompañes esta receta de falafel de lentejas rojas con una buena salsa de yogur ecológico (vegetal o de cabra u oveja) o de la clásica salsa de tahín y limón (que es tal y como lo hicimos en casa y puedes ver en las fotos, la combinación es deliciosa), una buena ensalada con chucrut y pepino y, si te animas, puedes envolver tu falafel en el clásico pan de pita. ¡Éxito asegurado!

Te dejo con la receta. Los ingredientes son para 6 falafels, así que puede ser una buena idea hacer de más y tenerlos ya hechos en el congelador para cuando tienes un antojo 😉

Ingredientes

  • 120 gr de lenteja roja
  • ½ cebolla tierna pequeña
  • 1 zanahoria
  • Una pizca de sal marina sin refinar
  • 1 c.p. comino en polvo
  • Pimienta molida al gusto
  • 1 diente de ajo
  • Un puñado de perejil fresco
  • Un chorrito de AOVE para darle forma a los falafels

 

Elaboración

  • Dejamos las lentejas a reposo la noche anterior en un bol con agua templada.
  • Las colamos bien y, mientras se secan en el mismo colador, preparamos todos los ingredientes de los falafels y los introducimos en el vaso de la batidora. Añadimos las lentejas y trituramos hasta obtener una masa más o menos fina.
  • Pasamos la mezcla a un recipiente hermético y lo dejamos reposar en la nevera durante, al menos, una hora.
  • Precalentamos el horno a 200ºC (con ventilador. Será a 220ºC si no dispones de ventilador) y disponemos una bandeja de horno con papel parafinado.
  • Con las manos húmedas en aceite de oliva, hacemos la forma de los falafels y los colocamos en la bandeja. Horneamos por 20 minutos, les damos la vuelta y horneamos por 20 minutos más o hasta que estén doradas las dos caras.

¡Buen provecho!

 

Para esta receta, te puede interesar…

FB_2500i_2

Vitamix Ascent 2500i

Vitamix es una batidora muy potente, ideal para la receta de hoy, porque para triturar las lentejas sólo remojadas necesitamos una máquina que tenga potencia. Te dejo con el enlace de afiliados a Conasi aquí y acuérdate de tu descuento del 5% por tu primera compra con el código CNS-NATURALMENTE.

Espátula de silicona

Para aprovechar toda la masa para los falafels una vez triturada en la Vitamix. Encuéntrala en Conasi aquí y aprovéchate del descuendo del 5% en tu primera compra con el código CNS-NATURALMENTE.

Recipiente de cristal Centric

Para guardar la masa de falafels en la nevera, mientras reposa, lo mejor es usar recipientes de cristal. Te enlazo a este de Conasi que tiene dos tapas, una en plástico libre de BPA que cierra herméticamente (ideal para transportar) y la otra de cristal (perfecta para usar en casa). Recuerda que tienes un descuento del 5% por tu primera compra en Conasi usando el código CNS-NATURALMENTE.

Si te ha gustado este falafel de lentejas rojas…

Y te apetece experimentar con las legumbres, te animo a que le eches un vistazo a estas deliciosas recetas:

¿Compartimos?

Salsa carbonara vegetal

¡Buenas!

¿Cómo estás?

Espero que muy bien 🙂 Hoy te traigo una receta que suuper rica en su versión más saludable: la salsa carbonara. Hoy la vamos a hacer en mi versión vegetariana y sin lácteos (pero sí lleva huevo). Pero si quieres, la puedes adaptar fácilmente a la versión vegana (evitando las yemas y listos 😉 ).

Esta es una de esas recetas que, de vez en cuando, nos apetece hacer, y siempre es interesante tener opciones para disfrutar del antojo por una deliciosa carbonara de origen vegetal. Ya verás, es deliciosa, y además nos evitamos los quesos, natas y bacon que, al fin y al cabo, no son nada sanos.

Como verás, es una receta bastante proteínica (tenemos el tempeh, el tofu, los huevos, los anacardos…) y, si la sirves con unos buenos espaguetis, resulta ideal para tomar cuando practicamos deporte 😊

Para hacerla, vas a necesitar:

 

Ingredientes (para 2 personas)

  • 200 gr espaguetis integrales (o espaguetis de calabacín servidos crudos)
  • agua abundante
  • sal marina sin refinar

Para la salsa:

  • ½ vaso de bebida vegetal
  • 200 gr de tofu ahumado
  • ½ vaso de agua
  • 4 c.s. levadura nutricional
  • ½ vaso de anacardos
  • Jugo de ½ limón mediano
  • 2 c.s. de AOVE (yo he usado el aceite de freír el tempeh)
  • 1 c.c. cúrcuma
  • 2 yemas de huevos ecológicos (opcional)
  • Pimienta negra al gusto
  • Una pizca de sal marina

Para el “bacon”:

  • 60 gr tempeh
  • 2 c.s. tamari
  • 2 c.s. ágave
  • 1 c.s. vinagre de manzana
  • 1 c.c. pimentón rojo
  • ½ c.c. ajo molido
  • Un chorro de AOVE

Elaboración

  • Empezamos con el «bacon»: cortamos el tempeh a bastoncitos y lo freímos en un chorrito de aceite de oliva. Cuando se vaya dorando, añadimos el resto de los ingredientes y dejamos cocer un par de minutos más, hasta que se caramelice y se dore. Disponemos en un plato plano cubierto de papel absorbente. Reservamos.
  • En una olla grande con agua abundante hirviendo a borbotones, añadimos una buena pizca de sal marina y cocemos los espaguetis, hasta que estén al dente.
  • Mientras se cuece la pasta, preparamos la salsa: disponemos todos los ingredientes (excepto los huevos) en el vaso de la batidora y trituramos hasta obtener una crema fina.
  • Colamos la pasta, la mezclamos con la salsa, añadimos las yemas de huevo (opcionalmente) y servimos en un plato con el tempeh por encima, unas hojitas de albahaca fresca y un poco de pimienta negra recién molida.

¡Buen provecho!

 

Para la receta de hoy, he usado:

Sartén SKK

Las sartenes ecológicas SKK están hechas sin teflón y con antiadherente reforzado con titanio, de calidad superior. Además, puedes elegir entre 13 tamaños diferentes. Encuéntrala aquí.

Acuérdate que tienes un 5% de descuento en la primera compra en Conasi introduciendo el código CNS-NATURALMENTE.

FB_2500i_2

Batidora Vitamix Ascent 2500i

Para triturar todo lo que se te antoje, ideal para la receta de hoy, porque te deja una salsa finísima y encima la puedes calentar directamente con su programa de sopas 😉

Encuéntrala en Conasi aquí.

Espátula de sillicona

Para aprovechar toda la salsa del vaso de la batidora, vas a necesitar una buena espátula de silicona, libre de tóxicos.

Encuéntrala en Conasi aquí y recuerda que tienes un descuento del 5% con el código CNS-NATURALMENTE 🙂

Si te gustan las recetas italianas, échale un vistazo a esta cremosa pannacotta vegana y a su hermano el tiramisú. Sencillamente deliciosos 🙂

 

Y, si te ha gustado la receta, comparte 😉

Salchicha vegana

¡Buenos días!

Hoy te traigo una receta muy especial, porque responde a esa pregunta que tan a menudo nos planteamos: ¿cómo puedo convertir en sana una receta que a priori no lo es? Pues hoy, con estas deliciosas salchichas veganas, vamos a demostrar que sí, que es posible, y que además el resultado está increíble.

Lo que más me gusta de esta receta es que no usamos gluten ni harinas para conseguir la consistencia (recursos muy frecuentes en la mayoría de recetas de “carnes” veganas). Nos decantamos por los copos de avena y las semillas de chía para espesar y nos basamos en arroz integral y alubias como ingredientes principales de nuestra receta. No está nada mal, ¿verdad?

Conclusión: tenemos unas salchichas sanísimas a base de cereal y legumbre que van a sorprenderte, seguro.

En segundo lugar, esta receta también me encanta porque la textura que obtienes es espectacular. Si tienes una buena batidora – te recomiendo la Vitamix, porque la consistencia que deja no tiene comparación – la mezcla va a quedarte bien finita, y eso es lo que queremos. La dejaremos reposar y vas a ver cómo se vuelve manejable y espesa. Una auténtica pasada.

 

Pues bien, no me enrollo más y te dejo con la receta, para que descubras por ti mism@ todas las maravillas que te estoy contando:

Ingredientes (para 8 salchichas)

  • 250 gr arroz integral cocido
  • 250 gr alubia pinta
  • 1 cebolla
  • 2 zanahorias pequeñas o 1 grande
  • 1 c.c. pimentón dulce ahumado
  • ½ c.c. pimentón picante
  • 1 c.p. ajo en polvo
  • 1 c.c. comino molido
  • Una pizca de sal marina sin refinar
  • Una pizca de pimienta negra
  • Un chorrito de AOVE
  • 65 gr copos de avena finos
  • 1 c.s. semillas de chía (10 gr)
  • 2 c.s. levadura nutricional
  • 2 c.p. ágave
  • 1 c.p. tamari
  • Perejil fresco al gusto

Elaboración

  • Previamente, cocinamos el arroz en una cazuela: 1 medida de arroz (con un vaso como medida vas a tener de sobras para la receta de hoy) por 2 medidas de agua, con una pizca de sal marina, durante 45 minutos a fuego bajo.
  • En una sartén, salteamos la cebolla cortada a cubitos, en un chorrito de AOVE, durante 10 minutos. Añadimos la zanahoria rallada y salteamos unos minutos más, hasta que las verduras queden bien doraditas.
  • En el vaso de la batidora, trituramos primero las semillas de chía, la avena y el perejil. Añadimos los demás ingredientes al vaso de la batidora – también las verduras – y trituramos hasta que quede todo bien fino.
  • Colocamos la mezcla en un bol grande y dejamos reposar. Mínimo 30 minutos. Pero queda más rico si lo dejamos toda la noche.
  • Con un poco de aceite en las manos y en la superficie de trabajo, vamos a coger una pequeña cantidad de masa y de damos la forma de salchicha, deslizando el churro por la superficie hasta que tenga la forma que queramos.
  • Los doramos en la plancha con un chorrito de AOVE y, ¡listos! Ya tenemos nuestras salchichas veganas y saludables.

 

Puedes acompañarlas con chucrut sin pasteurizar – es facilísimo hacerlo tú mism@ en casa: aquí te dejo con la receta – y un poco de mostaza para darle ese toque tradicional al estilo «hot dog» que buscamos para esta receta.

 

Te dejo con los utensilios que he utilizado para esta receta:

FB_2500i_2

Vitamix Ascent 2500i

Para triturar todo lo que se te antoje, ideal para la receta de hoy. Una de las mejores batidoras del mercado. Encuéntrala en Conasi aquí.

Cuchillo de cerámica Kyocera

Para pelar y cortar las verduras, un buen cuchillo de cerámica es indispensable en mi cocina.

Puedes encontrarlo en Conasi aquí. Y recuerda que tienes un 5% de descuento con el código CNS-NATURALMENTE al realizar tu primera compra en Conasi.

Espátula de silicona

Para trabajar la masa de los hot dogs, vas a necesitar una buena espátula de silicona, libre de tóxicos.

Encuéntrala en Conasi aquí y recuerda que tienes un descuento del 5% con el código CNS-NATURALMENTE 🙂

Si te ha gustado la receta…

Échale un vistazo a estas delicias:

 

¿Me ayudas a compartir?

Quesadillas veganas

Hoy te traigo una receta que hacía semanas que quería publicar y hoy por fin he encontrado el momento de compartirla contigo: las quesadillas veganas. Una propuesta alegre y festiva, perfecta para compartir con los tuyos un día de celebración o, simplemente, el día que te derrites por unas deliciosas quesadillas, integrales y con ingredientes de origen vegetal.

La verdad es que me encanta la comida mexicana y hace bastante tiempo que empecé a preparar mis propias tortillas (¡soy una fan de las masas caseras!) y las relleno de cualquier verdura o legumbre. Y, por supuesto, te animo a hacerlo tú mism@ también, porque a la que te pongas “manos a la masa” verás que es mucho más sencillo de lo que te imaginabas y el resultado no tiene nada que ver con las tortillas industriales.

Las quesadillas son unas de esas recetas estrella en la cocina mexicana que siempre te encuentras en festivales de música y food trucks (¡y en México, por supuesto!) y me resultaba tan atractiva que hacía tiempo que pensaba en cómo realizarla en su versión más healthy.

La receta que te presento hoy me satisface un montón porque:

  1. Las tortillas son libres de harinas refinadas, levaduras químicas, y disfrutas de unas tortillas de verdad, totalmente caseras.
  2. El relleno, de tempeh y verduras, es el que más se asemeja a la carne picada con la que se suelen rellenar las quesadillas. Así, de inspiración totalmente clásica 😊
  3. Son veganas y muy saludables, ideales para una ocasión especial y sorprender creando platos absolutamente deliciosos, saciantes, sabrosos y llenos de pasión.
  4. El queso vegano, adaptado de la receta de queso cremoso de Venu Sanz y Danza de Fogones, es sencillamente espectacular. Ya verás que es totalmente adictivo, te lo prometo, y suuuper versátil: puedes usarlo para dipear, con nachos, sticks de verduras, para untar en tostadas, como queso para la pizza, etc. etc. etc. las posibilidades son infinitas. Es increíble. Y, para las quesadillas, queda perfecto.

Aquí te dejo con la receta:

Ingredientes (para 4 personas)

Para las tortillas (8 tortillas):

  • 170g harina integral ecológica + un poco más para enharinar la superfície
  • 35g AOVE
  • 85g agua
  • 4g sal marina sin refinar

Para el relleno:

  • 1 y ½ cebollas
  • 5 champiñones
  • 200 gr tempeh macerado
  • 1 aguacate
  • 3 c.s. maíz ecológico
  • 2 chiles
  • 1 pizca de sal marina sin refinar
  • Un chorrito de AOVE
  • Cilantro fresco para decorar
  • 2 tazas de salsa de queso vegano tipo cheddar

Elaboración

  • Preparamos la masa de las tortillas: en un bol, ponemos la harina, sal y el aceite. Mezclamos. Añadimos lentamente el agua y mezclamos con las manos. Trabajamos la masa hasta que tenga consistencia. Dejamos reposar 1 hora.
  • Mientras tanto, hacemos el salteado de verduras. En una sartén con un chorrito de aceite, salteamos las cebollas en juliana unos 5 minutos. Añadimos los champiñones laminados y el tempeh desmigado y salteamos hasta que estén dorados. Salpimentamos, añadimos las guindillas, el maíz y el aguacate cortado a cubitos. Dejamos dorar unos minutos más y listos. Antes de servir, sacamos las guindillas para que nadie se dé un susto.
  • Acabamos las tortillas. Dividimos la masa en 8 partes iguales (unos 35-40 gramos cada una). En la encimera limpia, estiramos las tortillas con la ayuda de un rodillo y un poco de harina en las superficie para que no se peguen. Las pasamos por la plancha, dorándolas por cada lado, a fuego medio.
  • Para servir, disponemos una tortilla en la base, un poco del relleno encima, un poco de la salsa de queso vegano y cilantro fresco picado. Doblamos por la mitad y servimos.

 

Para esta receta, te puede interesar…

FB_2500i_2

Vitamix Ascent 2500i

Para hacer el queso vegano y todo lo que se te antoje. Una de las mejores batidoras del mercado. Encuéntrala en Conasi aquí y recuerda que tienes un 5% de descuento en la primera compra en Conasi con el código CNS-NATURALMENTE.

Sartén ecológica

Las sartenes ecológicas SKK están hechas sin teflón y con antiadherente reforzado con titanio, de calidad superior. Además, puedes elegir entre 13 tamaños diferentes. Encuéntrala aquí.

Acuérdate que tienes un 5% de descuento en la primera compra en Conasi introduciendo el código CNS-NATURALMENTE.

Rodillo

Rodillo de amasar, de acabado profesional, fabricado en Francia con madera maciza de haya, sin tratar y antiadherente natural. Su diseño ergonómico lo hace  fácil de usar e ideal para dar forma a las quesadillas y cualquier tipo de masa. 

Puedes encontrarlo en Amazon por 13,50 € siguiendo este enlace.

Y, si te ha gustado la receta…

Si te gustan las recetas de comida mexicana y americana ¿qué te parecen estas ideas?

 

¿Compartimos?

Canelones veganos

 ¡Buenos días!

¿Cómo estás? Espero que muy muy bien.

Hoy te traigo una receta ideal para días festivos y para compartir con la familia y los amigos: la receta de estos deliciosos canelones veganos de lentejas rojas. No son la versión más sana del mundo, lo reconozco… Pero son perfectos para ocasiones especiales y para demostrar a todo el mundo que la cocina vegana es realmente deliciosa.

Los preparé el otro día en casa y te juro que son los mejores canelones que he probado nunca (la fotografía no está a la altura de la emoción que despiertan, te lo aseguro). Por esto no he podido evitar de compartir esta receta contigo. Seguro que te va a encantar.

La bechamel que te propongo es la adaptación “sin lácteos” de la receta tradicional de mi abuela. Una de esas recetas que no pueden faltar en mi cocina, pues me recuerda a mi infancia y me colma de amor y ternura. Y la receta de los canelones en sí es bien típica de la cocina festiva del país, de Navidades, de la familia. Así que sí, esta receta es suuuper personal y muy nutritiva (especialmente a nivel emocional 😉).

Sin más preámbulos, te dejo con esta delicia:

Ingredientes (para 3 personas)

  • 15 tubos de cannelloni Barilla (no tienes que enrollarlos y no necesitan precocción, un gran descubrimiento)
  • Relleno: 100 gr de lentejas rojas, 300 ml de agua, 1 trozo de alga wakame de 3 cm (para favorecer la cocción de las lentejas), 1 cebolla, 3 zanahorias, 1 tomate, 1 c.p. orégano, 3 c.s. de anacardos (o cualquier otro fruto seco), 1 c.c. pimentón rojo, 1 c.s. de mugi miso, una pizca de sal marina sin refinar, una pizca de pimienta negra, un chorrito de AOVE.

  • Bechamel: 1 cebolla, 2 c.s. harina integral ecológica, 2 vasos de leche de avena, una pizca de sal marina sin refinar, una pizca de pimienta negra, un buen chorro de AOVE.
  • Gratinado: ½ vaso de anacardos picados

 

Elaboración

  • Empezamos con el relleno. En una cazuela, salteamos la cebolla, las zanahorias y el tomate durante 10 minutos a fuego medio con un chorrito de AOVE. Añadimos el agua, las lentejas y el alga, y dejamos cocer 30 minutos, hasta que las lentejas estén cocidas. Incorporamos las especias, la sal, el miso y los frutos secos. Dejamos unos minutos más y trituramos en la batidora (unas pocas pulsaciones, porque queremos que quede espeso, con textura).
  • Mientras se cuecen las lentejas, vamos preparando la bechamel. En una sartén, salteamos la cebolla cortada a juliana en abundante aceite de oliva. Dejamos que quede bien doradita. Incorporamos un par de cucharadas de harina integral, dejamos que se dore un poco, y vamos añadiendo la leche poco a poco, sin parar de mezclar con una cuchara. Salpimentamos, dejamos que coja consistencia y apagamos el fuego. Reservamos.
  • Para preparar los canelones, calentamos el horno a 200 ºC. En una fuente amplia, echamos la mitad de la bechamel y la extendemos para formar una primera capa lisa. Montamos los canelones introduciendo la mezcla de lentejas dentro del canelón. Disponemos los canelones en la fuente, dejando un pequeño espacio entre ellos. Cubrimos con el resto de la bechamel y, finalmente, espolvoreamos anacardos en polvo (que habremos picado previamente en la batidora).
  • Dejamos cocer al horno 35 minutos, hasta que estén gratinados.

Y voilà, bon appetit!

 

Para la elaboración de esta receta, he usado:

Cuchillo de cerámica Kyocera

Para cortar todas las verduras y todo lo que se te antoje. Puedes encontrarlo en Conasi aquí.

Bandejas de cristal para horno

Para montar y hornear tus mejores canelones. Encuéntralas en Conasi aquí.

Batidora Personal Blender 150

Para picar los anacardos 🙂 Puedes encontrarla en Conasi haciendo click aquí. Y descubre todos los secretos para escoger la mejor batidora a través de este enlace.

Si te gustan las recetas tradicionales adaptadas al paladar vegetariano, te animo a que pruebes con estas albóndigas de azukis con salsa de remolacha. Seguro que van a sorprenderte 🙂

Y, si te ha gustado la receta, no dudes en compartirla. Ya sabes, compartir es vivir 😉