Cómo organizar un menú semanal saludable

Si quieres alimentarte más saludable, pero a la hora de llevarlo a cabo se te hace una montaña, seguro que estos tips sobre cómo organizar un menú semanal saludable te facilitan la vida y te ayudan a llevar una alimentación más equilibrada.

Antes de empezar, es importante recordar que, a la hora de organizar nuestra alimentación, la organización debería estar a nuestro servicio, no al revés. Me gusta utilizar los recursos, los menús, porque me resultan útiles. En el momento en el que nos volvemos esclavos de un papel, éste nos priva de libertad.

Sin duda, quiero que estos trucos para organizarte mejor y planificar un menú semanal te sirvan para alcanzar más libertad a través del conocimiento y el facilitarte las cosas, no al contrario.

Sois muchas las familias que queréis la mejor alimentación para los vuestros y, demasiadas veces, nos abruma el hecho de no saber por dónde empezar en la cocina. El hecho de planificar un menú semanal saludable nos sirve para tener un plan de acción a la hora de desarrollar nuestro trabajo. Funciona igual en las cocinas profesionales. No se basa en la improvisación. Se hacen listas. Lluvia de ideas, pruebas, se elabora una relación de los ingredientes, se contacta con los proveedores, se procede a producir las recetas, empezando siempre por lo más largo y las bases de los platos, siguiendo luego por las guarniciones y las salsas.

En fin. Que este proceder de las cocinas nos puede servir de inspiración también para nuestras casas y para la organización de las comidas familiares. Y por eso quiero compartir contigo

los 6 trucos infalibles para organizar un menú semanal saludable inspirados en las cocinas profesionales:

 

  1. Primero, lo que nos vendrá súper bien es tener a mano un papel y un boli para preparar un par de listas y el menú: lista de los platos que queremos preparar durante la semana, lista de la compra y un calendario semanal para colocar los platos en los días que queramos.
  2. La lista de la compra la podemos ir preparando a medida que diseñemos los platos. Para inspirarnos con las elaboraciones, mi recomendación es buscar cuáles son los ingredientes de temporada y, a partir de aquí, crear los platos. Podemos buscar en Google o en Pinterest, de aquí podemos sacar un montón de ideas frescas.
  3. Siempre es interesante que tengamos en cuenta todos los grupos de alimentos a la hora de ir comiendo a lo largo del día, para que no nos falte de nada: mucha cantidad de verduras y frutas (que sean las protagonistas, de todos los colores y en variedad de cocciones), cereal integral y proteína de calidad, enriqueciendo los platos con grasas saludables y probióticos. Teniendo en cuenta este truco básico, podemos ir elaborando todo el menú semanal con mucha facilidad.
  4. Podemos jugar con elaboraciones que nos pueden durar varios días. Por ejemplo, si cocino lentejas el lunes, puedo comer estofado de lentejas el lunes, tener un paté de lentejas para los picoteos de los próximos días y preparar hamburguesa de lentejas para cenar el martes. (hago el mismo ejercicio con todas las legumbres y cereales integrales.)
  5. Del truco anterior se deriva el siguiente: es mejor espaciar durante la semana las preparaciones largas de cereales integrales y legumbres. Es decir, si cocino arroz integral el lunes, lo aprovecho para los próximos días. No me pongo a cocinar arroz el lunes y quinoa el martes, sino que me esperaré a preparar la quinoa el jueves, por ejemplo, cuando se haya acabado el arroz. Esto es muy útil a la hora de montar el menú semanal, porque lo vas llenando más fácil.
  6. No hace falta complicarse. Es muy posible que, a la hora de montar el menú, nos emocionemos con platos tradicionales o innovadores deliciosos y elaborados. Y me parece súper importante que elaboremos cositas ricas. Pero también, es importante que seamos realistas y nos adaptemos a nuestra situación: ¿paso mucho tiempo fuera de casa? ¿Cuánto tiempo al día dispongo para cocinar? ¿Me gusta cocinar? Podemos pensar en algunos platos más elaborados durante la semana (más o menos en función de nuestras posibilidades), y otros más sencillos para el día a día. De hecho, en mi día a día destacan platos como: garbanzos salteados con calabacín y zanahoria, ensalada de lechuga con tomate y pepinillos o tortilla a la francesa, por poner algunos ejemplos. Sí, esos platos que se preparan en 10 minutos y que son sanos y fáciles. Y luego, el día que me apetece, me lío en la cocina y preparo canelones veganos, falafel o bizcocho de chocolate. Pero no, eso no ocurre cuando llego a casa después de un largo día de trabajo, y está bien así.

 

Y hasta aquí mis trucos básicos para organizar un menú semanal saludable. ¿Qué opinas, te han resultado útiles? ¿Añadirías alguno más?

 

Si te interesa empezar con esta planificación y quieres disponer de más recursos, en mi tienda dispones del PLANIFICADOR DE MENÚS imprimible, un planner precioso creado con mucho mimo para ti, en el que encontrarás: un planificador semanal diseñado para que puedas rellenar a tu gusto, lista de la compra, diario de comidas, calendario de temporada e ideas para tu despensa saludable. Es perfecto si lo que te apetece es organizarte mejor las comidas de tu semana y quieres aportar orden, claridad y bienestar a este proceso.

 

Deja una respuesta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies