Pudding de chía

Hoy quiero compartir contigo una receta que se puso muy de moda hace algunos años y que, además de ser deliciosa, nos aporta un montón de beneficios para nuestra salud: el pudding de chía.

Para hacer el pudding de chía, la elaboración básica es realmente fácil: sólo tienes que mezclar bien una medida de semillas de chía x 4 o 5 medidas de líquido.

A partir de aquí, te comento algunos trucos para que te quede un pudding de chía perfecto:

  • Utiliza más o menos líquido en función de la textura que prefieras. Usa 4 medidas si te gusta un resultado más firme y 5 (o más) si lo que prefieres es una consistencia más cremosa. A mí, particularmente, me encanta con más líquido, pues es más ligero y cómodo de tomar.
  • Puedes usar cualquier leche vegetal para hacer tu pudding. Quedan bien las que son dulces de manera natural, como la leche de arroz o la leche de avena. Pero si puedes mezclar una leche más densa (como la de coco o de almendras, por ejemplo) con una más ligera (como la de arroz) el resultado es espectacularmente cremoso. Si haces esta combinación, como que la leche de coco (y la de almendras natural, sin edulcorantes) no es tan dulce, probablemente necesitarás añadir una cucharadita de algún endulzante saludable, para acabar de darle el punto justo de dulzor.
  • Además de las leches vegetales, también puedes elaborar tu pudding de chía con algún batido que no se oxide con facilidad (como un batido con mango, plátano o piña, por ejemplo).
  • Cuando hagas la mezcla, bate bien con unas varillas, y ves mezclando especialmente bien durante los 10 primeros minutos. En este tiempo, es cuando la chía suelta su mucílago y de adhiere al líquido que va encontrando. Si no mezclamos bien, se hacen grumos, que luego son mucho más difíciles de deshacer.
  • Una vez pasados estos primeros minutos de mezcla activa, deja reposar en la nevera un mínimo de 30 minutos (y hasta toda la noche, si quieres), para que se asienten bien las semillas. Pasado este tiempo, puedes añadir más líquido si ves que la mezcla ha quedado demasiado espesa y lo quieres más fluido.
  • Decora tu pudding con frutas, compotas y mermeladas caseras, harán que el resultado sea más ligero y fresco. Evita decorarlo con mueslis o frutos secos, queda demasiado denso.
  • Puedes guardar tu pudding hasta 4 días en la nevera e ir sacando a medida que lo necesites. Así pues, es la receta perfecta si te apetece hacer algo de batchcookingsaludable para tu semana.

Para la receta de hoy, te propongo un pudding de chía con cacao y coco, acompañado con compota de pera y fresa. Por supuesto, puedes simplificar la receta tanto como quieras (ya te he comentado más arriba cómo) y puedes versionarla con los ingredientes y las frutas que tengas en casa.

Esta opción me parece muy interesante por varios motivos, pero sobre todo porque nos ayuda a subir las defensas:

  • El omega-3 de las semillas de chía nos proporciona un efecto antiinflamatorio.
  • Las fresas (y las naranjas) son súper ricas en vitamina C.
  • Las peras nos ayudan a mantener las defensas altas.
  • El cacao contiene teobromina, que protege los glóbulos blancos.

Te dejo con la receta de este delicioso pudding de chía:

 

Ingredientes (para 4 personas)

  • ½ taza de semillas de chía (70g)
  • 1 taza y ½ de leche de arroz (375g)
  • una taza de leche de coco de brick (250g). Si no tienes, cambia la leche de coco por más leche de arroz y suprime la cucharada de melaza de arroz.
  • 1 c.s. melaza de arroz
  • 1 c.s. cacao en polvo
  • Para decorar: coco rallado, frutos rojos de tu elección (en mi caso, arándanos, fresas y frambuesas)

Para la compota de frutas:

  • 1 vaso y ½ de fresas limpias y cortadas a trocitos (200g)
  • 1 vaso y ½ de pera pelada y cortada a trocitos (200g)
  • 2 c.s. zumo de naranja (o limón)
  • Una pizca de sal marina

Elaboración

  • Empezamos preparando el pudding de chía. Mezclamos las leches vegetales con la melaza, las semillas de chía y el cacao en polvo en un bol redondo. Batimos bien, dejamos reposar 5 minutos y volvemos a mezclar. Vamos mezclando enérgicamente por tandas durante los 10 primeros minutos y así evitamos que se formen grumos.
  • Vertemos la mezcla en un recipiente hermético y dejamos reposar en la nevera, entre 30 minutos y toda la noche. Una vez pasado el tiempo de reposo, rectificamos de líquido si fuera necesario, ya que la chía siempre va chupando líquido.
  • Mientras el pudding reposa, preparamos la compota. Limpiamos bien las fresas y las cortamos. Pelamos las peras y las cortamos también a trocitos. Colocamos las peras en un cazo con una pizquita de sal marina y un poco de zumo de naranja, para que no se nos enganchen. Dejamos cocer a fuego lento, con tapa, durante 10 minutos, hasta que las peras empiecen a estar un poco blandas. Añadimos las fresas y dejamos cocer 15 minutos más, hasta que las frutas estén bien blandas y empiecen a deshacerse. Trituramos un poco con la ayuda de una batidora de brazo, para que nos quede una crema fina. Reservamos.
  • Servimos vasitos con un poco de compota de frutas en la base, una buena ración de pudding de chía encima y, para decorar, un poco de coco rallado, fresas laminadas y otros frutos rojos.

 

Para este pudding de chía, te puede interesar…

Batidor de varillas de silicona

Para batir las semillas de coco junto con la bebida vegetal, unas buenas varillas son perfectas para que quede todo bien batido. Puedes encontrarlo en Conasi aquí.

Y acuérdate de que tienes un descuento del 5% en tu primera compra en Conasi introduciendo el código CNS-NATURALMENTE.

Batidora de brazo Bamix Classic

Una batidora de vaso tipo Bamix. Las batidoras de vaso son perfectas cuando necesitas preparar cantidades pequeñas: salsas, aliños, mayonesas… Y para triturar la compota de hoy es ideal.

La batidora Bamix Classic es muy interesante porque el acero inoxidable usado es de la mejor calidad y, además, te aseguran que se trata de un producto de gran calidad y que te va a durar años. Te dejo el enlace aquí para encontrarla en Conasi y recuerda que, por venir de mi parte, tienes un descuento del 5% en tu primera compra utilizando el código CNS-NATURALMENTE.

Olla SKK para vitro y gas

Por su antiadherente libre de PFOA ni metales pesados, con las ollas SKK cocinas con total confianza sin desprender tóxicos a los alimentos. Distribuyen el calor rápida y uniformemente tanto en la base como en las paredes. Esto permite perfectos resultados en la cocción y mayor eficiencia energética. Te irá de perlas para cocinar nuestra rica compota.

Puedes encontrarlas en Conasi a través de este enlace. Y recuerda que tienes un 5% de descuento al realizar tu primera compra en Conasi con el código CNS-NATURALMENTE.

Si te ha gustado este pudding de chía…

Seguro que te gustan estas propuestas de desayuno que incorporan esta deliciosa y saludable semilla:

¿Compartimos?

Ensalada de fresas y judías verdes

Llega la primavera y, con ella, las frutas y verduras de temporada que nos hacen revitalizar y empaparnos de la energía de la nueva estación. Fresas, judías verdes, rabanitos, apio y aromáticas como la menta son algunos de mis ingredientes favoritos en estas fechas y ¿qué mejor manera para darles homenaje que elaborar una receta primaveral con ellos? Hoy me he puesto manos a la obra para compartir contigo esta deliciosa ensalada de fresas, judías verdes y rabanitos, con un aliño de limón, apio y menta que te va a encantar.

Esta es, sin duda, una de mis ensaladas favoritas para la primavera y principios de verano. Introducir las fresas en un plato salado quizás te podrá parecer un poco extraño si nunca lo has probado antes. Pero te aseguro que, con el maridaje correcto, las fresas adquieren un protagonismo espectacular en este tipo de ensaladas. Y es que combinan a la perfección con judías verdes, rabanitos, nueces, almendras, semillas de calabaza, espinacas, rúcula, espárragos, vinagre de Módena, cítricos, etc.

Para la ensalada de hoy, por supuesto, he tenido que acotar elementos y centrarme en sólo unos cuantos. Pero, por ejemplo, podrías cambiar las judías por espárragos, las semillas de calabaza por nueces o almendras, o la lechuga Maravilla por espinacas o rúcula. La receta también quedaría riquísima con una vinagreta a base de vinagre balsámico de Módena y mostaza.

 

La versión que te propongo es atrevida, fresca y saludable. Y me encanta porque:

  • Es vegana,
  • Tiene propiedades depurativas,
  • Resulta ácida y aromática,
  • Contrasta los sabores y aúna salados, ácidos, picantes y dulces naturales,
  • Es muy fácil y rápida de elaborar,
  • Puedes guardar el aliño durante días en la nevera y echarlo en la ensalada cuando vayas a comer.

En cuanto a la fresa, quiero recomendarte que la compres de producción ecológica. Pues, al no poder evitar la piel y tener una superficie tan porosa, las fresas de cultivo convencional absorben más plaguicidas y pesticidas. Resulta muy interesante porque es una excelente fuente de vitaminas y minerales (hierro, magnesio, Vitamina C, K y ácido fólico), resulta depurativa y su aporte calórico es muy bajo.

También especialmente depurativos son los rabanitos, que destacan por su poder diurético, antioxidante y fortalecedor del sistema inmunitario. Y, en cuanto a las judías tiernas o verdes, cabe destacar que cuentan con un gran aporte de fibra, son ricas en vitaminas, ayudan a adelgazar y a eliminar la retención de líquidos, entre otras propiedades.

 

 

¿Cómo cocinar las judías verdes?

Para esta receta, he querido cocer las judías verdes en un hervido corto. El proceso es importante, porque si lo hacemos correctamente, mantendremos más vitaminas, la textura crujiente y un color verde intenso. De hecho, el hervido corto y el vapor son los dos estilos de cocción que más vitaminas y minerales mantienen (dentro de los estilos con llama, por supuesto).

Para cocinarlas, tenemos que llevar a ebullición una cazuela con abundante agua salada (es importante usar sal marina sin refinar). Mientras se calienta, limpiamos las judías, les quitamos las puntas y las cortamos por la mitad. Una vez el agua esté hirviendo a borbotones, echamos las judías a la cazuela y dejamos que hiervan vivamente durante 3 minutos máximo. Escurrimos y pasamos por agua fría, para que dejen de cocinarse.

 

Trucos:

 

  • Hervir judías verdes es como hervir pasta. Necesitas mucha agua en comparación con la cantidad de pasta/judías que vas a incorporar. No escatimes en este punto. Si las cocemos en poca agua, cuando las echemos, vamos a cortar la ebullición durante un tiempo y eso va a hacer que se nos vayan más vitaminas al agua.
  • Ponle sal al agua. Así, la judía mantiene más sus nutrientes y no se los da al agua.
  • Si estás haciendo poca cantidad y vas a comerlas al momento y calientes, puedes prescindir de cortar la ebullición con agua fría. Escúrrelas y sírvelas directamente en el plato, bien esparcidas.

 

 

Te dejo con la receta, para que la disfrutes:

 

Ingredientes ensalada de fresas (para 4 personas)

 

  • 8 tazas de hojas de ensalada. Yo he usado 200 g de lechuga Maravilla, que estaba preciosa en el mercado). Le queda de vicio también las espinacas o rúcula.
  • 6 fresas
  • 3 rabanitos
  • 100 g judía verde
  • 2 c.s. semillas de calabaza
  • Para el aliño de limón y apio: 10 cm apio fresco cortado a juliana fina, 3 c.s. zumo de limón, 6 hojas de menta, ½ c.c. sal marina, 7 c.s. AOVE, 1 c.s. uvas pasas, una pizca de pimienta negra recién molida.

 

Elaboración

 

  • Limpiamos todas las hojas verdes, judías, fresas, apio y rabanitos.
  • En una cazuela con abundante agua hirviendo y una pizca de sal marina, hervimos las judías verdes, cortadas por la mitad longitudinalmente, durante 3 minutos. Escurrimos y pasamos por agua fría.
  • Preparamos el aliño. Ponemos todos los ingredientes en un recipiente alto y trituramos con la ayuda de la batidora de brazo. Reservamos.
  • En un bol, introducimos todos los ingredientes de la ensalada: la lechuga de base (a mí me gusta cortarla un poco con las manos), las fresas laminadas, los rabanitos laminados también, la judía verde y las semillas de calabaza. Mezclamos un poco y servimos con el aliño.

 

 

Para esta receta, te puede interesar…

 

Batidora Bamix Classic

Una batidora de vaso tipo Bamix. Las batidoras de vaso son perfectas cuando necesitas preparar cantidades pequeñas: salsas, vinagretas, mayonesas… Y para el aliño de la ensalada de fresas, es ideal.

La batidora Bamix Classic es muy interesante porque el acero inoxidable usado es de la mejor calidad y, además, te aseguran que se trata de un producto de gran calidad y que te va a durar años. Te dejo el enlace aquí para encontrarla en Conasi y recuerda que, por venir de mi parte, tienes un descuento del 5% en tu primera compra utilizando el código CNS-NATURALMENTE.

Centrifugador de lechuga de acero inoxidable

Un centrifugador de lechuga es de lo más útil para dejar secas las hojas de lechuga y otras verduras, después de lavarlas. Este de Conasi que te enlazo aquí está fabricado con acero inoxidable y materiales libres de BPA y tiene una manivela para activar el mecanismo.

Set mezclador para ensalada de madera de olivo

Esta cuchara y tenedor son de madera ecológica de olivo, cuidadosamente elaborados y con un acabado precioso. Perfectas para tus ensaladas y para servir un montón de platos. Aquí te enlazo a este set en Conasi.

Y, si te ha gustado esta ensalada de fresas…

Aquí te dejo con más ideas para ensaladas y aliños:

 

¿Compartimos?

Crackers sin gluten con semillas

Hoy te traigo una receta que hacía mucho tiempo que quería compartir porque es una de aquellas elaboraciones que siempre triunfan en fiestas y celebraciones especiales: estos deliciosos crackers sin gluten con semillas, perfectos para acompañar todo tipo de salsas y patés vegetales.

Hacía bastante tiempo que andaba buscando una receta de crackers (o tostaditas o galletas saladas) bien rica. Con semillas, pero también con algo de harina: que no fuera al 100% semillas y que tuviera harinas ecológicas sin gluten. Y es que, si queremos elaborar masas sin gluten y queremos que nos queden bien amalgamadas, nada mejor que aprovecharnos del poder de semillas como la chía o el lino (y el psyllium para panes, por supuesto), para lograr ese efecto aglutinante que tanto nos interesa.

Esta receta, inspirada en los crackers de maíz y semillas de Blueberries and Olives, ha sido una auténtica revelación. Y, la verdad, es tan rica que cuando preparo estos crackers en casa, simplemente vuelan.

A mí me encanta acompañar los patés vegetales con crudités vegetales (los bastoncitos de zanahoria, apio y calabacín son mis favoritos) y, de hecho, creo que son la opción más saludable. Pero también es cierto que, de vez en cuando, el cuerpo – o la familia o la celebración misma – requiere algo con una base más nutritiva, más rica en cereales y grasas de buena calidad. Y estos crackers con semillas son una deliciosa solución, tanto para untar como para picotear.

También puedes utilizar estos crackers simplemente como snack, para merendar o a media mañana, cuando tienes antojo por textura crujiente. Y, como son caseros, elaborados con ingredientes sin refinar, de origen vegetal y ecológicos, son 100% saludables y una buena fuente de minerales y grasas de buena calidad, en especial de omega-6 y omega-9.

En esta receta, he utilizado harina de arroz integral y harina de trigo sarraceno, una combinación que me encanta para elaborar masas sin gluten. Pero puedes cambiar la harina de trigo sarraceno por otra harina de tu elección. Queda muy bien con maíz, pero también puedes servirte de harinas como la de mijo, avena o quinoa, por ejemplo.

Para elaborar estos crackers, sólo necesitas una batidora de vaso (tipo Vitamix, mi favorita, o Thermomix) o un procesador de alimentos, y un horno. Una vez hechos, puedes conservarlos hasta 4 días en un tarro hermético de cristal. Y, si se han reblandecido, simplemente les das un toque en la tostadora antes de consumir y listos. De todos modos, no creo que aguanten tanto tiempo, porque ¡realmente son de vicio!

Para la receta, necesitarás:

Ingredientes (para una bandeja de horno)

  • 125 g harina de arroz integral
  • 125 g harina de trigo sarraceno
  • 2 c.s. pipas de girasol
  • 2 c.s. sésamo
  • 1 c.s. semillas de chía
  • 1 c.s. lino
  • 130 g agua
  • 1 c.c. sal marina sin refinar
  • 50 g AOVE

Elaboración

  • En el vaso de la batidora, incorporamos todas las semillas y la sal. Trituramos hasta que queden solamente algunos grumos. A mí me gusta que quede un poco de textura y que se noten un poco las semillas.
  • Añadimos las harinas y el aceite y mezclamos a velocidad media. Finalmente, vamos añadiendo el agua poco a poco, hasta obtener una consistencia espesa, de masa. Reservamos 10 minutos, para permitir que las semillas de lino y chía suelen todo su mucílago.
  • Mientras tanto, calentamos el horno a 200ºC (sin ventilación). En una mesa de trabajo, colocamos un papel de horno con la masa encima. Cubrimos con otro papel de horno y estiramos con un rodillo, hasta que la masa esté bien extendida por toda la superficie. Si sobra masa por algún lado, podemos sacar la masa sobrante y colocarla en las esquinas o donde necesitemos más masa, de manera que al final tengamos cubierto todo el rectángulo de papel de manera homogénea.
  • Sacamos el papel de encima. Pasamos la masa con el papel de abajo, con cuidado, a la bandeja del horno.
  • Con un cuchillo, cortamos la masa dándole la forma de crackers. Podemos hacer rectángulos (como en la foto), cuadrados o triángulos. También podemos no cortarlos en este punto y hacerlo después del horno, manualmente, rompiendo la masa crujiente, y así quedarán con una forma irregular.
  • Horneamos durante 18 a 20 minutos, hasta que estén dorados y crujientes. Iremos mirando que no se nos quemen los laterales.
  • Sacamos del horno y dejamos que se enfríen. Los partimos por las líneas y los guardamos en un pote de cristal, donde aguantarán crujientes un par de días. A partir del tercer día, si están blandos, puedes calentarlos un poco en la tostadora antes de consumir.

 

Para esta receta, te puede interesar…

Lámina de silicona para hornear

La solución para no tener que usar papel de horno cada vez. Sin duda, será una de mis próximas adquisiciones. Es perfecta como base para nuestra receta, para que nuestra masa no se enganche a la bandeja del horno.

Te enlazo a esta que puedes encontrar en Conasi. Y recuerda que, si es tu primera compra, tienes un descuento del 5% por venir de mi parte con el código CNS-NATURALMENTE.

Vitamix Ascent 2500i

La verdad es que una buena batidora Vitamix es perfecta para esta receta, porque necesitas una batidora potente para poder triturar semillas pequeñas como las de chía o lino.

Puedes encontrarla en Conasi aquí. Recuerda que, con el código CNS-NATURALMENTE, tienes un 5% de descuento en tu primera compra.

Rodillo de amasar

Perfecto para aplanar nuestra masa de manera uniforme. Este me gusta mucho, por su acabado profesional. Además, está fabricado en Francia con madera maciza de haya, sin tratar y antiadherente natural. Su diseño ergonómico lo hace fácil de usar e ideal para dar forma a las nuestra masa y a cualquiera que se te ponga por delante. 

Puedes encontrarlo en Amazon siguiendo este enlace.

Y, si te ha gustado la receta…

Puedes acompañar estos crackers con nuestros patés y untables:

Y, si te apetece experimentar con masas sin gluten, ¿qué te parece este pan de trigo sarraceno sin gluten? Es fácil de hacer y no lleva ni harinas ni levaduras.

 

¿Compartimos?

Enchilada de frijoles vegana

[RECETA PATROCINADA POR CONASI]

La enchilada es uno de los platos mexicanos más populares del país y existen un montón de variantes: verdes, rojas, suizas, de mole, potosinas, etc. Hoy te propongo esta enchilada de frijoles, también conocida como enfrijolada.

La peculiaridad de esta enchilada es que la salsa en que se sirve está elaborada a partir de los famosos frijoles, triturados con una batidora tipo Vitamix y reducidos hasta obtener una salsa espesa. Es muy frecuente rellenar la enfrijolada con queso o pollo, pero nosotros vamos a hacer una versión vegana y rellenarla con coliflor en adobo, para aprovecharnos de esta maravillosa crucífera de temporada que casa tan bien con las alubias. Así, tendremos una maravillosa enchilada de frijoles vegana.

 

Me encanta este adobo, con su ligero toque picante y con el tahini, porque le da un gusto muy rico y nutritivo, muy similar al de la carne. Y la salsa, suave y cremosa, envuelve la enchilada a la perfección. Además, es una manera muy original de cocinar la coliflor, que seguro te va a sorprender por lo rica, cremosa y saciante que resulta.

Esta receta es perfecta para viajar con el paladar a México sin salir de tu casa 🙂 Si la acompañas con un poco de ensalada o verduras verdes blanqueadas, tendrás un menú muy saludable y completo.

 

Si quieres descubrir estas increíble enchilada…

 

…donde te enlazo con la entrada de la receta en el blog de Conasi.

¡Ah! Y recuerda que, si te apetece comprar algo en la página web de Conasi, tienes un descuento del 5% en tu primera compra, utilizando el código de descuento CNS-NATURALMENTE.

 

 

Y si te gusta la comida americana…

Quizás te resulten interesantes estas recetas inspiradas en el continente americano:

 

¿Compartimos?

Bizcocho de chocolate

Se acerca San Valentín… Y, con él, llega el momento perfecto para deleitarnos con elaboraciones más cuidadas, de esas que nos hacen la vida un poquito más dulce y nos estimulan en todos los sentidos. Como este delicioso bizcocho de chocolate. Que, además de saludable, no lleva gluten, es vegano y está libre de harinas y azúcares refinados.

Es la primera receta de bizcocho de chocolate que publico. Aunque, la verdad, hacía ya mucho tiempo que quería compartir contigo este tipo de receta 😊

Existen miles de versiones increíbles, por supuesto. Pero lo que hace especial a esta que te comparto hoy es que está elaborada con ingredientes que harán subir la temperatura de los comensales. Así, aprovechamos:

  • Todo el potencial del cacao, estimulante que potencia la secreción de endorfinas y dopamina.
  • Los beneficios del plátano, conocido desde antaño por su forma fálica como un potente afrodisíaco.
  • El poder revitalizante y nutritivo del trigo sarraceno, cereal integral que equilibra elemento agua, reforzando los órganos sexuales.
  • El color rosado que aporta la remolacha, símbolo de pasión y ternura.
  • La dulzura y cremosidad de la almendra, alimento asociado con la fertilidad de la mujer.
  • Y el poder afrodisíaco de las fresas.

Así que sí, este es el pastel perfecto para culminar una cena romántica.

Pero, de hecho, no creo que necesitemos demasiadas excusas para disfrutar de este bizcocho de chocolate, porque sencillamente ¡está riquísimo! Y querrás tomarlo a todas horas, independientemente de si vas a disfrutarlo sol@ o acompañad@ 😉

A mí me encanta porque:

  • Es cremoso, denso y se deshace en la boca.
  • Tiene el dulce perfecto, ni demasiado ni demasiado poco.
  • Es rico en chocolate y su sabor es intenso.
  • No lleva gluten.
  • Es saciante.
  • Está elaborado con productos de origen 100% vegetal: un postre totalmente vegano.
  • Es mil veces más saludable que los bizcochos elaborados con ingredientes refinados.
  • Es reconfortante y te transporta a tu infancia.
  • Lleva una deliciosa cobertura de remolacha, rosa, cremosa y aromática.

Pues bien, sin más preámbulos, te dejo con esta delicia para que disfrutes como más te apetezca 😉 En la fotografía tienes la receta completa (salen unas 12 raciones). Pero si te apetece, puedes hacer la mitad de cantidad, te saldrá de un tamaño perfecto si en casa sois pocos.

 

Ingredientes

Para el bizcocho de chocolate

  • 1 taza (150 gr) harina de trigo sarraceno
  • 2/3 taza (100 gr) harina de arroz integral
  • ½ taza (50 gr) cacao puro en polvo
  • 2 c.p. levadura en polvo ecológica
  • 1 c.c. bicarbonato de sodio
  • 1 pizca de sal marina
  • ½ taza sirope de agave (130 gr)
  • ¼ taza aceite de coco (50 gr)
  • 1 y ½ taza (375 gr) leche de avena sin gluten (o la bebida vegetal que quieras)
  • 1 c.p. vinagre de manzana
  • 2 plátanos muy maduros (170 gr)
  • 2 c.s. lino + 6 c.s. agua
  • Fresas o frambuesas para decorar

 

Cobertura rosa de remolacha

  • 1 taza anacardos (100 gr) puestos a remojo
  • 2 c.s. remolacha cruda rallada
  • ¼ taza de leche de coco o la leche vegetal que más te guste
  • 2 c.s. sirope de agave
  • 1 c.p. crema de almendras (opcional)
  • 2 c.s. aceite de coco ecológico

 

Elaboración

  • Precalentamos el horno a 180ºC.
  • En un bol, mezclamos todos los ingredientes secos: harinas, cacao, levadura, bicarbonato y sal. Mezclamos bien.
  • En el vaso de la batidora, introducimos todos los ingredientes líquidos: agave, aceite de coco, bebida de avena, vinagre, plátanos a trozos, lino y agua. Trituramos hasta obtener una crema bien fina.
  • Añadimos los sólidos a los líquidos, en el vaso de la batidora, y mezclamos suavemente, a baja velocidad, permitiendo que se integren bien los ingredientes.
  • Untamos un molde con aceite y lo cubrimos de harina. Esparcimos bien la harina por toda la superficie, quitando el exceso si es necesario. Echamos dentro la masa del bizcocho. Horneamos entre 50 y 60 minutos a 180ºC. Sacamos del horno.
  • Mientras se enfría, preparamos la cobertura. Colamos los anacardos y los colocamos en un recipiente alto, apto para triturar, junto con el resto de los ingredientes. Con la ayuda de la batidora de brazo, vamos triturando todo hasta obtener una crema bien fina y homogénea. Reservamos.
  • Una vez el pastel esté frío, lo desmoldamos y colocamos sobre un plato plano. Servimos con la cobertura rosa por encima y las fresas o frambuesas por encima.

Para este bizcocho de chocolate, te puede interesar…

Molde de silicona platino

El molde perfecto para hornear tus tartas, mucho más cómodo en silicona que los rígidos. Te enlazo a este de silicona platino, de la marca Lurch, que da muy buen resultado. Lo puedes encontrar en Conasi aquí. Y recuerda que tienes un 5% de descuento con el código CNS-NATURALMENTE al realizar tu primera compra.

A2500i_Ascent_green-front

Vitamix Ascent 2500

Para triturar todo lo que se te antoje, ideal para la receta de hoy, porque te deja la masa bien triturada. Incluso tritura las semillas de lino, si lo dejas más rato.

Puedes encontrarla en Conasi aquí. Y recuerda que, con el código CNS-NATURALMENTE, tienes un 5% de descuento en tu primera compra.

Bol de acero inox

Me gustan los boles de acero inoxidable para cocinar porque son libres de tóxicos y mucho más cómodos de manejar que los de vidrio. Por eso, para cocinar uso boles de acero inoxidable, como estos de “A slice of green”, fabricados en acero inxocidable de la mejor calidad — los puedes encontrar aquí. Y, para servir, prefiero un bonito bol de cristal, como este de aquí.

Y, si te ha gustado este bizcocho de chocolate…

Quizás te interesa echarle un vistazo a estas deliciosas recetas donde el cacao, chocolate o algarroba son los auténticos protagonistas:

¿Compartimos la receta?

Coles de Bruselas asadas

Estamos en plena temporada de coles de Bruselas. Así que sí, ahora es el momento perfecto para aprovecharnos de esta maravillosa crucífera e introducirla en nuestra cocina. ¿Y qué mejor manera que hacerlo con esta deliciosa receta de coles de Bruselas asadas?

Las coles de Bruselas, como cualquier tipo de col, son unas crucíferas interesantísimas por sus propiedades, vitaminas y compuestos antioxidantes. De hecho, antiguamente las coles se utilizaban para aportar al cuerpo la dosis de vitamina C necesaria, en un momento en el que no teníamos acceso a las frutas u otras hortalizas. Además, son depurativas, remineralizantes, desinfectantes y protegen contra el cáncer.

En particular, las coles de Bruselas son más intensas de sabor. Al ser más pequeñas que otras variedades, su sabor está también más concentrado, al contener menos agua. También fortalecen el aparato digestivo.

¿Cómo cocinar las coles de Bruselas?

Por su pequeño tamaño y su intenso sabor, son perfectas como picoteo o como guarnición, utilizadas como protagonistas. Aunque también se pueden utilizar como una verdura más o elaborarlas en salsa (como con una rica bechamel vegana, por ejemplo).

Si alguna vez te ha pasado que las has encontrado amargas, es porque están demasiado maduras o pasadas. Es mejor comprarlas más frescas, guardarlas en la nevera y consumirlas a los pocos días.

Para cocinarlas, sólo tienes que cortar el rabillo, sacar las capas exteriores, limpiarlas y utilizarlas en la elaboración que más te guste. Hoy te propongo que elaboremos las coles de Bruselas al horno, asadas, con un aliño de naranja, vinagre balsámico y jengibre. Una propuesta simple y fácil de elaborar, pero con un toque de complejidad de sabores gracias al aliño. Un aliño que refresca y aromatiza un plato ya de por sí delicioso.

Esta receta me encanta porque:

  • Es una manera fácil y rápida de introducir las verduras de temporada.
  • Resulta dulce,
  • Balsámica,
  • Aromática,
  • Con un toque picante,
  • Antiinflamatoria,
  • Crujiente y jugosa a la vez,
  • Con aromas frutales
  • Y con una paleta de sabores muy bien conseguida.

Aquí te dejo con la receta:

Ingredientes (para 3 personas)

  • 3 vasos de coles de Bruselas limpias (500 gr antes de limpiar)
  • 1 c.c. tomillo
  • ½ c.c. sal
  • Una pizca de pimienta negra
  • 1 c.s. AOVE

Para el aliño:

  • 1 c.p. jugo de jengibre.
  • Ralladura de ½ naranja y 4 c.s. de su zumo
  • 1 c.p. vinagre balsámico ecológico
  • 1 c.p. sirope de ágave

Elaboración

  • Calentamos el horno a 250ºC (sin ventilación) o a 225ºC (con ventilación).
  • Cortamos el rabillo a las coles, les quitamos las hojitas más superficiales y pochas. Partimos las coles por la mitad y las ponemos a remojo en un bol con agua, para limpiarlas. Removemos bien las coles, las frotamos un poco y escurrimos bien, que queden lo más secas posibles.
  • Las colocamos en una bandeja de horno cubierta con papel parafinado o una esterilla de silicona. Salpimentamos, rociamos con un chorrito de AOVE y el tomillo. Mezclamos bien con las manos y disponemos lo más extendidas posible. Horneamos durante 20 minutos, dándoles la vuelta a los 10 minutos.
  • En un bol pequeño, mezclamos el jugo de jengibre, el vinagre balsámico, la ralladura, el jugo de naranja y el sirope de ágave. Para extraer el jugo de jengibre, sólo tenemos que rallar un trozo de jengibre fresco, pelado, con el rallador fino. Tomamos la pulpa que sale y la estrujamos con la mano. Ese jugo que sale es lo que estamos buscando. Añadimos la mezcla a las coles una vez salidas del horno. Mezclamos bien y horneamos 4 minutos más. Servimos.

 

Para esta receta, te puede interesar…

Cuchillo puntilla

Una puntilla te será muy útil en esta receta para cortar el rabillo de las coles y partirlas por la mitad. Te enlazo a este de Wüsthof de 9 cm, que podrás encontrar en Conasi. De la mejor calidad, un buen cuchillo para toda la vida.

Y recuerda que tienes un descuento del 5% en tu primera compra en Conasi con el código CNS-NATURALMENTE.

rallador microplane

Rallador Microplane

Para rallar la ralladura de naranja y el jengibre, la mejor opción es un rallador del estilo Microplane. Con él, además de evitarte la parte blanca del cítrico – y su amargor asociado -, consigues un rallado fino y aromático.

Encuéntralo en Amazon aquí.

Lámina de silicona para hornear

La solución para no tener que usar papel de horno cada vez. Sin duda, será una de mis próximas adquisiciones.

Te enlazo a esta que puedes encontrar en Conasi. Y recuerda que, si es tu primera compra, tienes un descuento del 5% por venir de mi parte con el código CNS-NATURALMENTE.

Y, si te ha gustado la receta…

Quizás te interese echarle un vistazo a estas propuestas con verduras de temporada:

 

¿Compartimos?

Batido verde

Batido verde de invierno

Esta semana quería compartir contigo una de mis recetas favoritas para el desayuno: este delicioso batido verde, elaborado con frutas y verduras de la estación y con chute extra de vitamina C.

Si bien es cierto que los batidos suelen apetecer más de cara a primavera y verano, a mí últimamente el cuerpo me pide depurar un poco y, como mis intestinos están volviendo a digerir bien el crudo, muchas mañanas me levanto con antojo de una de estas preciosidades.

El batido verde es, sin duda, una gran opción para nuestros desayunos saludables. Lo conseguimos triturando las frutas junto con alguna verdura verde, que le aporta este bonito color. También añadimos agua o alguna bebida vegetal y, opcionalmente, podemos incorporar semillas, frutos secos, especias (como canela o jengibre), superalimentos (del estilo hierba de trigo, matcha o espirulina, por ejemplo) o incluso copos de avena, para hacerlo aún más completos nutricionalmente.

A mí, personalmente, me gusta mantenerlo simple. Por eso, en la versión de hoy, verás que el batido sólo lleva frutas, kale y agua. No le pongo bebida vegetal porque he optado por incorporar naranjas. Y siempre que escojo frutas ácidas para mis batidos, me gusta más añadir agua que leche, cuestión de gustos.

El batido verde es una fantástica opción para familiarizarte con las frutas y las hojas verdes. Y me encanta porque:

  •  Es fácil y rápido de preparar.
  • Incorporas un montón de vitaminas y minerales a tu cuerpo.
  • Activa y despierta, perfectos para tomar en ayunas o antes de la comida del mediodía.
  • Es hidratante y diurético, perfecto para combatir los excesos y la retención de líquidos.
  • Frena la acción de los radicales libres, al ser súper ricos en antioxidantes.
  • Te da un chute de energía, perfecto para empezar el día con buen pie.

La propuesta de hoy es muy especial porque, por una parte, es la primera receta de batido verde que publico (¡increíble que aún no hubiera publicado ninguna! jeje). Y, por la otra, porque desde que la elaboré en casa de mi mejor amiga una mañana de noviembre, con kale de su propio huerto, se ha convertido en una de mis versiones favoritas. Y la preparo religiosamente cada semana.

Así que, sin más dilación, te dejo con esta belleza para que la disfrutes:

 

Ingredientes (para 2 personas)

  • un plátano maduro
  • 2 naranjas
  • un kiwi
  • una pera
  • un vaso de col kale limpia
  • una c.s. perejil fresco (opcional)
  • ½ vaso de agua

Elaboración

  • Pelamos el plátano, el kiwi, la pera y las naranjas y ponemos todas las frutas, a trozos, en el vaso de la batidora. Es importante que sacar bien la piel blanca de la naranja. De lo contrario, nuestro batido será demasiado amargo.
  • Añadimos la col, limpia, y el perejil, picado. Batimos bien y vamos incorporando el agua poco a poco, hasta obtener la consistencia deseada.

Observaciones

  • Si no tienes batidora de vaso y quieres hacerlo con tu batidora de brazo, tendrás que cortar todos los ingredientes a trozos más pequeños. Empezar a triturar el agua con la naranja, y poco a poco ir añadiendo los demás ingredientes.

Contraindicaciones

  • Para las personas con colon irritable, enfermedad de Chron o alteraciones gastrointestinales.
  • Si presentas síntomas de debilidad, estás muy delgad@, con mucho frío interior y con dificultades para digerir, es mejor optar por batidos de frutas y verduras cocidas, especialmente en las estaciones más frías.

 

Para este batido verde, te puede interesar…

Cuchillo puntilla

Una puntilla te será muy útil en esta receta para pelar y cortar todas las frutas. Te enlazo a este de Wüsthof de 9 cm, que podrás encontrar en Conasi. De la mejor calidad, un buen cuchillo para toda la vida.

Y recuerda que tienes un descuento del 5% en tu primera compra en Conasi con el código CNS-NATURALMENTE.

A2500i_Ascent_green-front

Vitamix Ascent 2500i

Para triturar todo lo que se te antoje, ideal para la receta de hoy, porque te deja el batido súper bien triturado. Es la batidora, con diferencia, que más finos deja los batidos 😉 Puedes encontrarla en Conasi aquí.

Y recuerda que, con el código CNS-NATURALMENTE, tienes un 5% de descuento en tu primera compra.

Tabla de madera de olivo

Para cortar las frutas y verduras, una tabla de madera me resulta de lo más cómodo y orgánico. Por eso, es un básico en mi cocina 😉

Esta de Conasi me encanta porque está elaborada con madera de olivo ecológica, maciza y sin tratar. Acuérdate que tienes un 5% de descuento en la primera compra con el código CNS-NATURALMENTE.

Y, si te ha gustado este batido verde…

Quizás te interesan estas recetas de batidos, smoothies o elaboraciones con col kale:

 

¿Compartimos la receta?

Coliflor al horno

¡Muy buenas! ¿Cómo va todo?

Hoy quiero compartir contigo una receta que no puede faltar en mis días de finales de otoño e invierno y es perfecta para introducir la verdura en tu vida de una manera rica y saludable: la coliflor especiada al horno.

Se trata de una receta súper sencilla, crujiente y deliciosa, en la cual le damos protagonismo a esta preciada crucífera. Cuando empieza la temporada de la coliflor, y aprovechando el frío exterior, me encanta cocer la coliflor al horno, pues es muy cómodo. Y no deja ese olor desagradable que ocurre cuando la cocemos hervida, jeje.

Además, con la técnica que voy a contarte, conseguirás que la coliflor quede crujiente, manteniendo así muchas más vitaminas que si dejáramos la verdura blanda.

Mi truco, para esta receta, está en las especies. Le pongo una buena cantidad de curri. Le da ese toque oriental que tanto me gusta 😉 También el pimentón ahumado le da un punto especial, ya que combina a la perfección con la coliflor.

El resultado es una receta un tanto festiva, ideal para celebraciones. Puedes usarla como como elemento protagonista en una buena ensalada templada. Añádele espinacas crudas, granada, unos piñones y una vinagreta a base de mostaza y tendrás una ensalada fenomenal. Pero también funciona de maravilla como guarnición de cualquier plato principal.

En la fotografía, la he acompañado con arroz rojo, pepino, salsa de yogur de coco y falafels (¡delicioso!).

La coliflor es una verdura muy rica en vitaminas, fibra, antioxidantes y tiene un gran poder saciante. Además, a nivel gastronómico es muy versátil, pues puedes utilizarla en un montón de recetas:

  • Como sustituto del arroz y del cuscús. Simplemente tienes que rallarla y servirla cruda o macerada con el resto de ingredientes.
  • Como base para pizzas. Se ha puesto muy de moda en dietas libres de gluten y, sin duda, es una idea de lo más saludable. Aquí te dejo con la propuesta de Danza de Fogones.
  • Hervida unos pocos minutos y en vinagreta de mostaza, perfecta como ensalada. A mí me encanta así, porque queda suuuper crujiente.
  • Gratinada con una bechamel vegana y sin gluten (te dejo el enlace aquí a mis canelones veganos, donde encontrarás la receta de la bechamel de mi abuela).
  • Como base para purés, cremas de verduras y salsas para pasta. ¿Sabías que puedes hacer unos deliciosos espaguetis al estilo Alfredo usando esta crucífera como base? Te enlazo aquí una receta de ElaVegan que te va a chiflar 😉 (está en inglés).

En definitiva, que la coliflor es una maravilla (se nota que me encanta, ¿verdad?). Pero vayamos al lío y te dejo aquí con mi versión de la receta de coliflor al horno. Para chuparse los dedos…

Ingredientes (para 4 personas)

  • 1 coliflor mediana
  • 3 dientes de ajo
  • 2 hojas de laurel
  • Una pizca de sal
  • 4 clavos de olor
  • 2 c.p. curri
  • Pimienta negra recién molida al gusto
  • 1 c.c. pimentón dulce ahumado
  • Otras especies de tu elección: cilantro en polvo, jengibre en polvo, nuez moscada…
  • 1 c.c. sal marina sin refinar
  • 2 c.s. AOVE

Elaboración

  • Calentamos el horno a 220ºC (con ventilador) o a 250ºC (sin ventilador).
  • Mientras tanto, limpiamos la coliflor y la cortamos a florecitas. Podemos darle un toque más rústico si separamos las flores manualmente, sin cuchillo.
  • Preparamos la bandeja del horno cubriéndola con papel parafinado y vamos disponiendo la coliflor encima.
  • Salpimentamos y vamos echando todas las especies, además de un chorrito de AOVE de buena calidad.
  • Masajeamos la coliflor y la dejamos bien esparcida en la bandeja. Este punto es importante, porque queremos que la coliflor quede crujiente, y para ello es importante que ésta ocupe la máxima superficie posible.
  • Introducimos la bandeja al horno, y horneamos durante 15 minutos (con ventilación) o durante 20 minutos (si no disponemos de ventilación en el horno).

Observaciones

  • Masajear las verduras, además de terapéutico, es esencial en esta receta, porque conseguiremos que las especies se mezclen bien y se integren en la coliflor. Además, ¡le ponemos nuestra energía!

 

Para esta receta, te puede interesar…

Lámina de silicona para hornear

La solución para no tener que usar papel de horno cada vez. Sin duda, será una de mis próximas adquisiciones (si no me lo traen los Reyes, claro 😉 ).

Te enlazo a esta que puedes encontrar en Conasi. Y recuerda que, si es tu primera compra, tienes un descuento del 5% por venir de mi parte con el código CNS-NATURALMENTE.

cuchillo-pelador-wusthof-9cm

Cuchillo puntilla

Una puntilla te será muy útil en esta receta para cortar la coliflor en flores. Te enlazo a este de Wüsthof de 9 cm, que podrás encontrar en Conasi. De la mejor calidad, un buen cuchillo para toda la vida.

Y recuerda que tienes un descuento del 5% en tu primera compra en Conasi con el código CNS-NATURALMENTE.

Y si te ha gustado la receta…

Échale un vistazo a estas propuestas de temporada:

 

¿Compartimos la receta?

Turrón de Suchard vegano

Hoy quiero compartir contigo una receta ideal para estas Navidades: el turrón de Suchard. En una versión más que interesante: con ingredientes ecológicos, vegano, sin lácteos ni azúcares refinados. Y, además, el resultado es tan rico que va a hacer las delicias de toda la familia e invitados. Te lo aseguro: éxito asegurado. Estuvimos probando este turrón en uno de los cursos de cocina navideña y ha sido una locura. Este turrón de Suchard es DELICIOSO.

La Navidad es una época que suele asociarse con un montón de excesos. Excesos, precisamente, de todo aquello que no nos resulta tan adecuado para fomentar nuestra salud: demasiadas grasas, demasiados hidratos refinados, demasiada proteína animal, demasiado alcohol y azúcar… Con lo cual, nuestras digestiones se vuelven más pesadas y solemos acabar las fiestas con algún que otro kilito de más.

Pero no entremos en pánico, porque voy a ayudarte 😉 Mi misión es acompañarte a tener unas fiestas con más consciencia, más saludables, e igual de sabrosas. Porque las fiestas están para compartir y disfrutar, ¿verdad?

Por eso, he empezado con este delicioso turrón de Suchard, elaborado con ingredientes ecológicos, vegano, y con todo el amor del mundo. Para que endulces las fiestas más saludablemente y con un resultado espectacular.

Si nunca te habías propuesto preparar tus propios turrones, este turrón de Suchard es el turrón perfecto para empezar. Necesitas unos pocos ingredientes bastante fáciles de encontrar y, además, la elaboración no podría ser más sencilla y rápida. Sólo necesitarás unas horas para refrigerarlo, que adquiera consistencia y, ¡voila! Ya tendrás tu súper turrón.

Para esta receta, he utilizado chocolate negro ecológico con un mínimo del 70% de cacao. Sin embargo, el chocolate está endulzado con azúcar de caña. Un endulzante que, como probablemente sabrás, no me gusta nada utilizar, ni que sea ecológico.

Normalmente prefiero usar chocolates endulzados con sirope de ágave u otros endulzantes menos refinados, pero he estado haciendo pruebas con el chocolate endulzado con ágave y hay un pequeño-gran problema: no se funde al baño maría, más bien adquiere una consistencia de pasta.

Estoy segura de que, con un poco más de estudio sobre el tema, voy a ser capaz de elaborar un turrón 100% saludable a partir de manteca de cacao, cacao en polvo y con el endulzante que más me guste.

Pero de momento, esta ha sido la primera aproximación y creo que es muy interesante porque:

  1. Los ingredientes son fáciles de encontrar en cualquier tienda bio y
  2. Es un turrón perfecto para quien decide elaborar su primer turrón.

No hace falta que lo diga, pero, por si acaso: este turrón es para tomar con moderación 😊 Sí, ya sé que va a ser muy difícil de llevar a la práctica el consejo (¡¡es absolutamente irresistible!!). Pero es importante recordar que, los dulces, con medida.

Bien, te dejo con la receta de esta delicia:

Ingredientes

  • 150 gr chocolate ecológico negro (mínimo 70% cacao)
  • 50 gr chocolate ecológico con leche vegetal (se puede sustituir por 50 gr chocolate negro ecológico)
  • 30 gr arroz integral hinchado natural (sin ingredientes añadidos)
  • 60 gr mantequilla de frutos secos natural (ideal: de almendra o avellana tostada)
  • 30 gr sirope de ágave (sólo en el caso de utilizar un chocolate con más del 70% de cacao)

 

Elaboración

  • En un recipiente al baño María, deshacemos los chocolates, mezclando bien.
  • Sacamos del fuego y añadimos la mantequilla de frutos secos. Y el ágave, si es que estamos utilizando un chocolate súper amargo y potente. Volvemos a mezclar bien con la ayuda de las varillas.
  • Mientras tanto, untamos un molde para turrón con un chorrito de AOVE.
  • Añadimos el arroz hinchado a la mezcla del chocolate y mezclamos con una espátula.
  • Extendemos el turrón en el molde y dejamos enfriar 6 horas en la nevera (o 2 horas en el congelador).
  • Una hora antes de servir, lo sacamos de la nevera, lo desmoldamos y dejamos que se atempere un poco.

 

Para este turrón de Suchard, te puede interesar…

molde turrón

Molde de turrón

Este molde de turrón me gusta mucho porque, al ser de silicona, resulta muy cómodo a la hora de desmoldar. Puedes encontrarlo en Amazon a través de este enlace.

Si no te apetece comprar un molde sólo para los turrones, puedes hacerlo también con un molde alargado para pan de molde, o bien con un tetrabrik partido por la mitad longitudinalmente.

Varillas de silicona platino

Este batidor de varillas de silicona platino, de la marca Lurch, es una gran opción, porque el material es seguro, y es muy cómodo de usar y limpiar. Lo puedes encontrar en Conasi aquí, y si es tu primera compra, tendrás un 5% de descuento con el código CNS-NATURALMENTE.

batidora-vitamix-ascent-2500i-blanco

Vitamix Ascent 2500i

Vitamix es una batidora muy potente, ideal para la receta de hoy: para hacer tus propias mantequillas de frutos secos (te ahorrarás bastante dinero si la haces tú mism@ en vez de comprarla hecha). Te dejo con el enlace de afiliados a Conasi aquí, donde puedes encontrar la Vitamix.

Y, si quieres aprender a hacer una buena mantequilla de frutos secos, te dejo aquí este enlace a mi entrada para aprender a elaborar tahini y cualquier mantequilla de frutos secos.

Y si te ha gustado este turrón de Suchard…

Te animo a que le eches un vistazo a estas elaboraciones perfectas para tus fiestas navideñas:

¿Compartimos la receta?

Ideas para regalos conscientes

¡Buenas! ¿Cómo va todo?

Por estas fechas seguramente te estarás planteando qué regalar a tus seres queridos y si, además, quieres que tu propuesta sea sostenible y verde, esta lista de ideas para regalos conscientes te irá de maravilla 🙂

Sí, se acera la Navidad y no sé tú, pero yo voy a tope y tengo una lista infinita de cosas por hacer. Y es que, será por los regalos y/o por los preparativos de las comidas navideñas, que a menudo acabamos convirtiendo las fiestas en sinónimo de estrés (como mínimo los días antes), aunque no lo queramos.

Pues bien, como quiero hacerte la vida un poquito más fácil, y te quiero ahorrar algún quebradero de cabeza, he decidido que ya era el momento de crear esta lista de regalos conscientes, para que tengas ideas para regalar cositas bonitas, sostenibles y cuidadosas con el planeta. ¿Qué te parece?

En ella, encontrarás 7 ideas de regalos conscientes, para que, al dedicar ese regalo, contribuyas de un modo u otro a mejorar este mundo: ya sea porque apoyas a la investigación o al bienestar de personas más necesitadas, porque reduces el impacto medioambiental al minimizar el uso de plásticos o porque, simplemente, cambias hábitos e ingredientes y empiezas a cuidarte más gracias al regalo en cuestión.

Seguro que la lista podría ser muchísimo más completa, pero te dejo con lo que, para mí, son

las 7 mejores ideas de regalos conscientes:

1.

algún artículo solidario

Como esta bolsa de algodón orgánico solidaria. Que, además de ayudar a recaudar fondos en la lucha contra el cáncer infantil, es preciosa, te sirve para llevar la compra y así le dices adiós a las bolsas de plástico. Un regalo 2 en 1.

2.

algo hecho por ti

Sí, ya sé que si no dispones de tiempo esta no es precisamente una buena idea. Pero es un regalo cuidado, detallista y con todo el amor. Y quizás… sí que dispones de un par de horas para currarte algo por ti mism@, y la persona que lo reciba va a estar encantada. Seguro.

Este año se me ocurre: ¿qué tal si preparamos turrones con ingredientes naturales, ecológicos y sin azúcares refinados, los envolvemos con un papel bonito y los presentamos como regalo? ¿O unas galletas de jengibre en botes de cristal reutilizados quizás?

3.

cosmética natural

Cremitas hidratantes, jabones en pastilla, aceites ecológicos, un desodorante natural… productos con los que siempre quedas bien y que, además, son súper útiles, porque los utilizas en tu día a día y, encima, pensando en la persona que te lo ha regalado.

Al escoger productos cosméticos veganos, elaborados con ingredientes frescos y ecológicos, te aseguras la ausencia de tóxicos y un producto 100% exclusivo y respectuoso contigo y con el planeta.

ringana2

4.

para quien come fuera de casa

Si la persona a quien le quieres hacer el regalo se pasa largas horas fuera de casa (ya sea por trabajo y/o por estudios), es probable que le venga bien alguno de estos artículos:

Una fiambrera de acero inoxidable para llevar la comida

Una bolsa de tela para llevar el bocadillo

Una botella térmica de acero inoxidable, para llevar el agua o cualquier otra bebida caliente o fría

Una pajita de acero inoxidable, para beber batidos o lo que te apetezca

5.

una experiencia

Un clásico para soñadores e idealistas. Sin duda, uno de mis regalos favoritos (a la hora de regalar y a la hora de ser regalada 😉). Piensa en esa persona, en lo que le gusta, en sus aficiones, y dedícale un día (o un fin de semana o los días que quieras) para sorprenderle con una actividad que le apasionará.

Por ejemplo: un fin de semana romántico en una casa rural, una cena para todos sus amigos con comida favorita, una actividad de aventura, un fin de semana surfeando en esa playa mítica, un billete de avión para ese destino soñado, un día de visita cultural a la ciudad, un día de alquiler de tablas de paddle surf para hacer una buena excursión por la costa…

6.

para jugar en la cocina

Para regalar a cualquier foodie, ¿qué hay mejor que un aparato con el que cocinar los mejores platos? Estos son los típicos regalos que, a mí, como buena amante de la cocina que soy, me fascinan:

Un rallador para cítricos

Un spirali, para hacer espaguetis de verduras

Un vegan milker para hacer tus propias leches vegetales

Un tarro germinador, para hacer tus propios germinados

Una batidora de calidad tipo Vitamix. El regalo de la vida.

Tienes más información sobre batidoras en mi artículo: cómo escoger la mejor batidora.

7.

un libro

Todo otro clásico. Piensa en la persona a quien le vas a hacer el regalo, en sus gustos y preferencias, y escoge un libro sobre esa temática. Un libro es un regalo que abre consciencias, culturiza, nutre. Es siempre una gran opción.

En cuanto a libros de cocina saludable, te dejo con el enlace a mi artículo de libros de cocina y alimentación saludable, donde encontrarás mis 22 libros favoritos de gastronomía y nutrición healthy con una detallada explicación 😉

libros

Y si te han gustado las ideas…

Seguro que vas a encontrar más inspiración en estos artículos:

 

¿Me ayudas compartiendo la receta?